Inma Cid, presidenta de ZOES: “No hay Universidad como la de la vida”

- en Gente
Los lápices del Barrio del OesteLos lápices del Barrio del Oeste

Nació en Ciudad Rodrigo. Recaló en el Barrio del Oeste hace 37 años y ese aterrizaje ha determinado su experiencia vital. Trabajadora Social y amante de la comunicación en general y la radio en particular.

Más de 44 años tiene ya la asociación, que muchos coinciden en definir como la asociación de vecinos más activa del panorama español, ¿cuál es la fórmula para conseguir un barrio como el vuestro?

Yo no sé si eso es así, pero,  somos todo lo activos que podemos, no tenemos capacidad para más. Te puedo garantizar que si tuviéramos más capacidad haríamos más cosas. Bueno, yo creo que es una trayectoria. Quiero decir, en realidad, a lo largo del tiempo siempre se ha caracterizado por ser una asociación bastante dinámica y es una especie de tendencia. Si te quedas parado cada vez te paras más y si haces, cada vez haces más. Si tienes mucho que hacer, cada vez tienes más capacidad y a la inversa, pero yo creo que eso es como una ley de vida  en el asociacionismo,  a todas las escalas: personal, particular, familiar, laboral etc…

En sus orígenes, y durante toda su trayectoria, parece que hicisteis de la necesidad virtud… partisteis de unas necesidades…

Sí, siempre ha sido así, es como suele ser precisamente. Imagínate en el 2013 nos planteamos mejorar el aspecto del barrio, porque no teníamos jardines, no teníamos centros culturales, no teníamos centros recreativos, no teníamos bibliotecas…, pero teníamos 504 puertas de garaje, entonces dijimos con estas puertas que es lo que tenemos habrá que hacer algo porque si queríamos un parque teníamos que derribar un edificio, o muchos edificios, y eso no estaba a nuestro alcance a ningún nivel, ni económico, ni de organización, ni de nada…entonces dijimos: con estas 504 puertas de garaje vamos a ver qué es lo que hacemos. Se nos ocurrió lo de la galería urbana. Quiero decir que un poco a todos nos ocurre eso, lo de la necesidad virtud.

Más de diez años como presidenta de la asociación dinamizando el barrio, aunque tú tienes otro trabajo, afrontas tu papel de presidenta de modo profesional, cuál es el secreto para conseguir un Barrio cómo el que vosotros tenéis…además del compromiso que ya lo damos por supuesto…

Sí, yo creo que es el compromiso y el trabajo, mucho trabajo. Sí yo no creo que haya ningún secreto. Cualquier persona, cualquiera asociación, cualquier barrio podría hacer muchas cosas si hubiera alguien que las hiciera. Entonces, la continuidad, la constancia, la persistencia, la confianza, el esfuerzo, el trabajo, la ilusión es fundamental. Y pasarlo bien mientras se hace, divertirse, eso es fundamental

Habéis promovido la creatividad, convivencia colaborativa el movimiento… todo esto ¿Desde qué punto?

Pues, desde el mismo para todos: el tratar de mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas que viven en el barrio. Ese es el objetivo no hay otro. Y van surgiendo ideas, van surgiendo iniciativas, propuestas y claro, lo intentamos. Y a veces lo conseguimos y a veces no. Nos proponemos muchas cosas y no siempre las conseguimos, o no siempre nos salen tan bien como nosotros quisiéramos.

¿Cuántos socios hay ahora mismo en ZOES?

Nosotros entendemos por socios las personas que participan directamente en las actividades, no alguien que paga una cuota y se desvincula. En este momento, en este instante con la pandemia, somos más de mil.

Debéis de estar muy contentos con estas cifras…

No sé, es que tampoco nos paramos a pensar en eso, es que no nos da tiempo.

Siendo un barrio que, en principio carecía de mucho atractivo, vosotros lo habéis convertido en un referente ¿Cómo lo habéis logrado?

Bueno, hemos ido haciendo cosas, hemos ido planteando una serie de iniciativas, que suponen un atractivo para otras personas.  Si esto es ser referente, bienvenido sea. Lo que hacemos nosotros no lo hacemos para nadie en concreto, sino para cualquier persona que desee ser partícipe de lo que hacemos.

La Galería Urbana es uno de los proyectos qué más éxito y repercusión ha tenido. ¿Cómo surge esta idea que ya tiene otros referentes en Europa, os fijasteis en algún lugar en concreto?

No, no teníamos referente. En ese momento no sabíamos ni siquiera lo que era el arte urbano, hay que confesarlo. Dijimos, bueno pues pintamos las puertas de garaje. Hacemos como un cuadro, y eso le va dar color, y no sólo eso, va a quedar más bonito. Luego, como la mayoría de esas obras las realizaran artistas, estudiantes de bellas artes, pueden atraer a sus familias, a sus amigos para que vengan a verlo. Ese era el plan.

Los artistas estarán muy agradecidos, porque les dais un espacio para exponer sus obras…

Claro sí, porque los artistas desgraciadamente no tienen muchos espacios en los que realizar sus obras. Nosotros hemos apostado mucho por los artistas nóveles. Los artistas poco experimentados, sin trayectoria, no tienen muchas opciones, entonces, en muchos casos, ha sido la primera obra de gran formato que ellos tienen oportunidad de hacer. De lo que estudiamos en la facultad a luego hacer eso, es diferente.

Vosotros tenéis en el barrio una convivencia de generaciones muy dispares…

Sí, es un barrio muy envejecido. Los primeros pobladores que son personas que se vinieron a vivir en los años sesenta o setenta, que afortunadamente permanecen, y jóvenes estudiantes. Es el barrio con mayor número de estudiantes universitarios de la ciudad. Hay una convivencia normal. Bueno, puede haber los problemas propios de una convivencia. Esto no es idílico, como un paraíso pero yo creo que ese roce, esa convivencia, genera ya  una relación normalizada. Y todos aprendemos unos de otros.

Supongo que estaréis desbordados con la repercusión que ha llegado a tener el barrio, tanto a nivel nacional, como internacional…

Bueno, no. Desbordados quizás no sea la palabra. Ahora ya nos resulta habitual que constantemente tengamos entrevistas para alumnos de la Universidad, profesores que estudian lo que aquí ocurre, o lo que puede ocurrir, periodistas… Eso es así, pero acaso hay que ser realista, a lo mejor estamos un poco sobredimensionados…

Incluso el barrio figura ya en los recorridos turísticos de la ciudad…

Sí, Sí… y más que va a figurar.

Cuéntame proyectos que tengáis en mente…

Bueno, no hay nada que adelantar en realidad, porque si no se le quitaría parte de la magia, pero decir que sí, que hay proyectos en cartera constantemente, pero porque siempre hay gente que los plantea, iniciativas… Me estoy acordando ahora, es muy curioso, de un chico que se ha venido a vivir aquí de otra comunidad autónoma, porque su abuela falleció, lamentablemente por el COVID, y él se ha quedado con la casa, y pasó por la asociación para ofrecer su colaboración. Y estamos pendientes de llamarle.

¿Sois partidarios del comercio de proximidad?

Claro, del comercio más próximo, más cercano, del comercio del barrio, por supuesto, y es fundamental, yo creo que es indispensable por muchas razones, porque da vida al barrio. No es lo mismo una calle en la que hay comercio que una en la que no, porque es parte sustancial de la economía. Aquí hay más de 400 establecimientos, y claro, eso se traduce en más de 600 personas trabajando en él, con lo cual estamos hablando de un número de puestos de empleo respetable. Pero no sólo eso sino que se convierten en un punto de encuentro. Ir a comprar en los pequeños comercios es mucho más que ir a comprar, es encontrarte con los vecinos, es que el dependiente de la panadería ya sepa cuál es la barra que más te gusta etc. Es una red social más.

En el Barrio del Oeste tenéis un plan estratégico de dinamización. ¿Puedes hablarme de él?

Eso no es más que tener organización y tratar de marcar unas líneas a seguir. Unas líneas que se van revisando y de las que algunas veces nos apartamos, porque la realidad te avoca a hacer otras cosas, o a hacer lo mismo de forma diferente a lo que pensabas, o a replantear los objetivos, pero al menos sabemos hacia donde queremos ir en el corto plazo.

¿Tenéis el apoyo del Ayuntamiento de Salamanca?

Sí claro hay apoyo, pero probablemente si nosotros fuéramos el ayuntamiento y tuviéramos un ZOES, lo apoyaríamos más, pero es lo que hay.

Las reivindicaciones que tenéis las plasmáis en todos vuestros actos…

Sí en todo lo que hacemos. A lo mejor no las expresamos con una pancarta, sino en un planteamiento más positivo, cognitivo…. Esa es un poco nuestra línea. Cuando hacemos el arte urbano,  reivindicamos la importancia del arte, de  la cultura, de la mejora de los espacios, de la calidad de vida, sin embargo estamos creando obras de arte. Se puede ver desde muchos puntos de vista. Todo lo que hacemos es poliédrico, tiene muchos ángulos.

¿Cómo habéis pasado la pandemia?

Supongo que como el resto de la humanidad. Con mucha preocupación porque de los vecinos mayores algunos se han marchado, como consecuencia de la pandemia. Un poco con la preocupación del después de la pandemia. Cuando esto pase, que no ha pasado, pero ya empieza a aflorar la parte de lo sanitario, lo económico…las secuelas que esto va dejar en lo mental por ejemplo. Eso tiene unas consecuencias muy difíciles de abordar, para la sociedad en su conjunto para las administraciones públicas y también para los vecinos y las familias.

Personalmente ¿Qué te ha aportado ZOES?

Yo creo que ser más sensible a lo común, la importancia de lo común, el valor que tiene lo de todos, de lo público, que lo pagamos entre todos, no es algo que salga gratis, el respeto por eso, y un aprendizaje permanente del contacto con muchas personas, de todas las edades, condición o ideología. Es un bagaje importantísimo. Se  aprende mucho más en la realidad. No hay universidad como la de la vida.

¿Qué destacarías de los más de diez años que llevas al frente de ZOES?

Tener claros los valores que apuestan por lo común, por lo comunitario.

¿Y qué dirías que ha sido lo peor?

Bueno, que  a veces no tenemos mucha conciencia, somos un poco egoístas y pensamos más en nosotros que en lo de todos. No tenemos esa conciencia de que si yo gano, tú ganas y ganamos todos, pero no tengo la sensación de que haya algo negativo.  Yo creo que de lo negativo, de los problemas, de los fracasos, de los desaciertos, siempre se saca algo. Es aprendizaje.

Y un deseo…

Que mantengamos siempre la ilusión, la salud, que tengamos la sensibilidad suficiente por apostar por lo mejor de todos nosotros, de todas las personas y de las instituciones, las entidades… Y que hagamos cosas juntos.

Muchas gracias Inma por hacernos un hueco en tu apretada agenda. Estaremos esperando vuestras sorpresas.

Inma Cid Presidenta de ZOES

5 2 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios