Mindfulness: Una moda con muchos beneficios

- en Hogar
74
Mindfulness Salamanca

Seguramente hayas oído hablar de esta supuesta nueva moda del mindfulness y decimos supuesta porque para nada es algo nuevo. Mindfulness es una filosofía de vida, practicada desde hace más de 2.000 años por los monjes budistas y no hay que confundirla con la meditación, porque aunque esta última es una parte importante de esta filosofía, mindfulness es mucho más que meditar.

Tampoco hay que confundirse y pensar que al ser una práctica de los monjes budistas esté directamente ligada al budismo o a cualquier otra religión porque no es así, el mindfulness es, como ya hemos comentado, una filosofía de vida, orientada a mejorar la calidad de vida de las personas.

Dicho esto, conozcamos qué es, cómo se practica y qué beneficios nos aporta la práctica de esta técnica ancestral.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness es el vocablo inglés que se utiliza para traducir la palabra “sati” que proviene del idioma pali, que es el que se hablaba en la época de Buda. En español se ha traducido como “atención plena“.

Pero ¿Qué es exactamente el mindfulness? Seguramente alguna vez, en algún momento de enfado o de mucha tensión, te hayas dicho a ti mismo “respira, cuenta hasta diez y respira” y con los ojos cerrados hayas sido completamente consciente de esa respiración que te ha ayudado a calmarte un poco y a tomar una decisión un poco menos impulsiva. Pues eso exactamente es el principio básico de la atención plena, pero ojo, solo el principio básico, aunque nos sirve para entender un poco en qué consiste esta práctica milenaria.

Mindfulness consiste en concentrarse en la respiración y en las sensaciones del momento presente sin dejar que otros pensamientos nos distraigan. Sin darnos cuenta, nuestro cerebro va de un pensamiento a otro, del pasado o del futuro, impidiendo que nos centremos únicamente en el presente y tratando de hacer desaparecer las sensaciones negativas o de alargar las placenteras sin aceptar esas experiencias tal cual son en realidad. La práctica de la atención plena nos permite prestar atención de manera consciente y experimentar todas las sensaciones presentes, aquí y ahora, con amabilidad, aceptación y sin juzgar.

¿Cómo se practica?

El primer paso es encontrar el momento del día en el que puedas dedicarte a ti mismo, sin distracciones, unos diez minutos. Con ropa cómoda y en un lugar tranquilo, libre de ruidos y con una temperatura adecuada, te colocarás en una postura que te resulte cómoda, bien sentado con la espalda recta o tumbado sobre una esterilla.

Una vez colocado te centrarás en tu respiración, notando como el aire llena tu cuerpo de oxígeno y como vuelve a salir llevándose con él todo lo que es negativo. Al principio, algunos pensamientos te distraerán, pero debes desecharlos y volver a centrarte en el presente tantas veces como estos aparezcan. La meta no es dejar la mente en blanco, es centrarse en el presente sin dejar que la mente se distraiga, y dejar que las emociones y sensaciones presentes fluyan libremente sin analizarlas.

Alcanzar este estado no se logra de un día para otro, como cualquier ejercicio necesita de un entrenamiento. Practicando todos los días unos 10 minutos, lograremos alcanzar la atención plena sin apenas darnos cuenta.

¿Qué beneficios nos aporta?

Poner en práctica esta técnica para lograr la atención plena a nuestras sensaciones y de este modo conseguir reaccionar a las situaciones de forma menos compulsiva, nos aporta grandes beneficios y mejora considerablemente nuestra calidad de vida. Veamos algunos:

Ayuda a aceptar el dolor

En personas que sufren dolor crónico, el mindfulness les ayuda a reconocer y aceptar el dolor, percibiendo su intensidad en el momento presente y aprendiendo a conocerlo. Esta aceptación reduce considerablemente la frustración que sienten estas personas ante la constante lucha contra el dolor.

Mejora la calidad de sueño

Practicando esta técnica antes de dormir, conseguimos un estado de relajación profundo y sin preocupaciones, de modo que se logra conciliar mejor el sueño.

Mejora la memoria y el aprendizaje

Con la práctica continuada, se logra una mayor concentración y por tanto mejora la comprensión lectora aumentando la capacidad para memorizar y aprender nuevos conceptos.

Ayuda a controlar el estrés y la ansiedad

Con la práctica continuada, aprendemos a centrarnos en lo importante, que es el presente, dejando de lado pensamientos del pasado o el futuro que lo único que hacen es generar ansiedad por cosas que ya han ocurrido o que están por venir. De este modo conseguimos aliviar la ansiedad y el estrés.

Autor

Redacción
Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.

Noticias relacionadas

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios