Nueve de cada diez españoles se sienten indefensos ante las subidas de las eléctricas

- en Hogar
36
  • El 97% opina que esta modificación en las tarifas solo beneficia a las compañías eléctricas y no a los consumidores
  • Uno de cada tres consumidores cree que no hay ninguna alternativa
  • El 84% considera que el uso de ciertos electrodomésticos en horarios valle supondrá problemas con los vecinos por el ruido

Junio de 2021 va a marcar un hito en el recibo de la luz, y es que se ha producido un cambio drástico en las tarifas con discriminación horaria que incrementa aún más el importe de la factura. Pese a que recientemente se anunciaba la orden que fija los precios de los cargos del sistema eléctrico y de los pagos por capacidad, así como a los precios de los peajes de transporte y distribución fijados por la CNMC, ésta permite la entrada en vigor de la nueva estructura del recibo de la luz a partir del 1 de junio que se estima que afecta a unos 11 millones de hogares. Así, los ciudadanos ven como cada vez la luz sube más con total impunidad.

De hecho, nueve de cada diez españoles se sienten indefensos ante las subidas de las eléctricas, según una encuesta realizada por SotySolar, compañía especializada en energía procedente del sol y en autoconsumo eléctrico. De este estudio se desprende también que el 97% de los encuestados considera que esta modificación en las tarifas solo beneficia a las compañías eléctricas y no a los consumidores.

Por lo general, los encuestados se muestran descontentos con los cambios o confusos sobre cómo les va a afectar. Se repiten las críticas al gobierno, Europa y las eléctricas, así como la desinformación respecto al tema. Hay otros que prefieren esperar a que les llegue la primera factura para opinar o muestran opiniones encontradas, en el sentido de ver un interés ecológico general y un perjuicio individual, especialmente para los más vulnerables. Por otro lado, unos pocos encuestados responden que no tienen miedo al cambio, ya que utilizaban una tarifa de discriminación horaria previamente y no tardarán en adaptarse a los nuevos tramos. O los que ya utilizan energía solar y no ven demasiado perjuicio en los tramos más altos, ya que están cubiertos por su producción fotovoltaica, salvo la noche”, destaca Edgar Imaz, cofundador de SotySolar.

La nueva normativa afecta a los contratos con una potencia inferior a 15kW, es decir, la gran mayoría de los hogares. Así, todos los consumidores que estén acogidos a discriminación horaria (entre un 20 y 40% del total de consumidores con la potencia inferior a 15kW), afectando principalmente a vivienda residencial y pymes, tendrán que adaptar los consumos eléctricos a las horas donde menos cara sea la tarifa de la luz para que no se dispare el recibo de la luz.

Es por ello por lo que, según la encuesta llevada a cabo por SotySolar, el 43% manifiesta que modificará mucho sus hábitos de consumo, el 48% un poco y el 9% nada. Además, el 84% considera que el uso de ciertos electrodomésticos en horarios valle para no incrementar la factura de la luz supondrá problemas con los vecinos por el ruido.

Así, algunos de los encuestados manifestaban que “el consumidor siempre está indefenso ante las facturas de las grandes empresas eléctricas. El cambio perjudica a la gran mayoría de usuarios y beneficia al interés general ya que reducirá el consumo eléctrico” o “Sí, me siento indefenso ante las nuevas tarifas por tramos, pues me obligan a modificar mi ritmo diario, y eso no siempre se puede hacer, especialmente los ciudadanos que dependemos de unos horarios laborales que coinciden con los tramos más caros”.

Análisis de la nueva tarificación que afecta a 11 millones de hogares

SotySolar ha realizado un análisis sobre la situación nueva en la tarificación, y aporta unos consejos sobre cómo se pueden proteger los consumidores ante estas subidas del recibo.

El principal cambio en la factura de la luz es que disminuye el término fijo en torno a un 10% pero aumenta el término variable, que son básicamente los peajes y el consumo en las horas punta, lo que se traduce en un incremento total de entre un 20% y un 50% del recibo. La facturación se hace en base a tres periodos horarios diferenciados (punta, llana y valle), subiendo el precio de la luz en las horas de más consumo, de 10 de la mañana a 2 de la tarde y de 6 de la tarde a 10 de la noche.

¿Cómo puede protegerse el consumidor?

Pese a que uno de cada tres consumidores cree que no hay ninguna alternativa, para que ese aumento de precio en la factura no sea muy pronunciado, desde SotySolar recomiendan adaptar muy bien los consumos, sobre todo los más exigentes, como lavadora, el horno o el aire acondicionado, para que no coincidan con el pico más caro de la discriminación horaria.

“En las tarifas anteriores podías tener un precio constante para el término variable (energía que consumes), o una factura con discriminación horaria en la que había 2 o 3 precios distintos según la hora. A partir del 1 de junio tenemos siempre 3 precios distintos: el de las horas punta (más alto), uno intermedio y otro más bajo, generalmente llamado “valle” que será de 12 de la noche a 8 de la mañana, y todo el día en fines de semana y festivos. Los consumidores con discriminación horaria deben controlar su consumo para que no se encarezca demasiado la factura a final de mes. Asimismo, deben tener toda la información en su mano para poder tomar sus propias decisiones de manera eficiente, ya que se augura una complicada segunda parte del año con precios medios por encima de los 60 €/MWh”, señala Edgar Imaz cofundador de SotySolar.

Con este escenario, la ya resentida economía doméstica en España sufre aún más, ya que se trata de un gasto familiar difícilmente prescindible. Asimismo, la pandemia y el teletrabajo hacen que los ciudadanos pasen más tiempo en casa y, por lo tanto, a consumir más.  Ya en los meses de marzo y abril se ha experimentado un aumento en la factura de la luz muy desorbitado, llegando a ser el precio más alto de los últimos 10 años.

Instalar placas solares permite ahorrar un 60-70%

La energía verde ya no es solo mejor para el medioambiente, sino para la economía familiar. Con estos cambios en el recibido de la luz y gracias a que ya existen multitud de alternativas, instalar placas solares es una solución apta para todos los bolsillos que, además, permiten mantenerse de cara al futuro al margen de las subidas de las eléctricas.

“Instalar placas solares en viviendas particulares, pymes o comunidades de vecinos ya está al alcance de todos los ciudadanos. Desde 34€ al mes son una realidad con todas las garantías. La energía fotovoltaica permite ahorrar hasta un 60-70 % en la factura. Es más, sabrán desde el momento que tengan los paneles solares en casa, el precio de los kWh que producirán dichos paneles en los próximos 25 años. La energía solar sustituye precisamente ese término variable que ahora se está encareciendo, es decir, que, si adaptas los consumos y usas energía solar, evitarás el incremento que supone la nueva normativa”, apunta Imaz.

Con los recientes cambios del sector, la instalación de placas solares permitirá reducir de forma drástica la dependencia de compañías de suministro y sus vaivenes en los precios. “Consumes la energía que producen tus paneles y te olvidas de sustos desagradables. Asimismo, prácticamente todas las comunidades autónomas tienen en marcha programas de subvenciones y las financiaciones disponibles hacen que esté al alcance de todos”, anota Imaz.

Uno de los particulares con placas solares instaladas manifestaba en el estudio: “la verdad es que me importa poco la factura de la luz desde que tengo instaladas las placas. Antes ya estaba contento con ellas, pero con este vuelco de la factura de la luz, más contentos estamos”.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios