El centro de Conservación y Restauración de bienes culturales de Castilla y León entrega un libro restaurado a la biblioteca histórica de la universidad de Salamanca

- en Cultura
Libro

Esta intervención se ha producido debido a un programa de apoyo entre ambas instituciones que se mantiene desde 2006. El libro data de 1605 y presentaba graves alteraciones que impedían su consulta debido al complejo formato de pliegues. En su interior se observan dibujos de deidades egipcias.

El Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León ubicado en Simancas (Valladolid) ha hecho entrega de un libro restaurado a la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca. Esta nueva intervención, se encuentra dentro del programa de apoyo que se mantiene desde el año 2006 con la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, y que tiene como finalidad el asegurar la conservación del patrimonio bibliográfico vinculado a los fondos conservados en las Bibliotecas Históricas Universitarias.

El libro, editado en Venecia en 1605, Vetustissimae tabulae aeneae sacris aeyptiorum simulachris coelatae accurata explicatio: n qua antiquissimarum superstitionum origines, progressiones, ritus ad barbaram, graecam, romanamque historiam illustrandam enarrantur, & multa scriptorum veterum loca qua explanantur, qua emendantur, tiene un especial interés por su rareza, y es uno de los pocos que se conservan de esta edición. Fue propiedad de la congregación de los jesuitas y pasó a la biblioteca probablemente con la desamortización.

Su autor Lorenzo Pignoria (1571-1631), conocido como Laurentius Pignorius o Menippus fue historiador, filósofo, anticuario y sacerdote italiano. En esta obra, Pignoria identifica a las deidades egipcias representadas en la Tabla Isíaca, una placa de altar en bronce, de posible origen romano (siglo I) consagrada a la diosa Isis que apareció en Roma en el año 1527.

El estado de conservación del libro presentaba graves alteraciones que impedían su consulta, principalmente causada por la necesidad de plegar y desplegar. Con el tiempo se han ido marcado pliegues no coincidentes con los pliegues originales, arrugas, deformaciones, pérdidas e importantes roturas hasta llegar a fragmentarlos. Los segmentos que se encontraban unidos por una cola animal y, a medida que ha ido envejeciendo, han ejercido más tensiones e importantes cambios cromáticos.

Con los tratamientos de restauración se ha conseguido estabilizar los materiales realizando procedimientos de limpiezas en seco, desacidificación por vía húmeda, consolidación y unión de los segmentos. En todos, ha prevalecido el criterio conservativo priorizando el respeto y el mantenimiento de todos los elementos originales, ya que documentan el volumen históricamente. Por último, se ha procedido a su digitalización como herramienta de conservación preventiva y acceso a su consulta.

Características del libro y la labor de restauración

El ejemplar consta de un cuerpo con 53 hojas con el texto en latín, portada con la imagen del muelle de San Marcos y unos grabados finales que, en su conjunto, reproducen la totalidad de Mesa Isíaca, presentando unas dimensiones de 140 x 99 cm.

Los grabados que están impresos mediante técnica calcográfica, reproducen las secciones donde se representan las figuras de los dioses, con sus atributos entre pequeñas columnas de jeroglíficos. Otros, recogen una cenefa perimetral con pequeños elementos zoomorfos e híbridos, y el título, que originalmente no pertenece a la tablilla, se incluyó en esta edición.

Cada grabado está formado por segmentos adheridos, y se exhiben como una única imagen, envolviéndose en sí mismos mediante plegados verticales, hasta adquirir el formato del libro quedando atrapados en su interior.

Por factores diferentes, las hojas de texto y la encuadernación presentaban alteraciones muy desiguales. En las hojas, el papel presentaba acidez y en la encuadernación la problemática de la inclusión de los grabados con sus diferentes formatos. Además de deformaciones en la cubierta de pergamino, también se observaban desgarros de costuras y cabezadas deshechas.

Hay evidencias que demuestran que la encuadernación no está en consonancia con el lugar de la edición del libro. El ejemplar se encuaderna en un lugar distinto, posiblemente en el del destinatario. Con una envoltura de pergamino del “tipo flexible”, sencilla y económica y con unas guardas de papel distinto al resto según se ha podido apreciar a través de las filigranas. Además, se ha podido identificar un fragmento impreso ubicado en el interior del lomo, sobre un tratado religioso que comenta una obra de San Agustín.

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.