¡Hasta siempre, Neme! (In Memoriam)

- en Deportes
neme

Nada más producirse el fatal desenlace me lo transmitió un amigo. Me pillo fuera de casa, así que dediqué el tiempo hasta mi regreso a buscar por las redes una noticia que todavía no salía en los medios. Había muerto Neme. Empecé a traer a mi cabeza todos los recuerdos que tenía de él, sus méritos. Mentiría si les digo que no me emocioné. Lo hice y mucho, porque Neme forma parte de mis primeros recuerdos en la profesión del periodismo.

Podría contarles su currículo (se lo dejaré debajo de todas formas), pero eso ya lo han hecho mis compañeros del resto de medios de comunicación, todos con cariño y algunos, incluso, de forma especialmente brillante y cariñosa. Merece la pena que le den un vistazo.

Pero entendí que lo más correcto era contarles mi experiencia, mis propias sensaciones, aquellos aspectos que conocí y los que intuí. Al fin y al cabo, podría recitar sus datos como futbolista, sus habilidades, pero no sería justo. Yo, por edad, no le vi jugar y no he tenido la oportunidad de ver vídeos. De hecho, dudo que haya suficiente material video gráfico.

Lo que sí tuve es la suerte de conocerlo en persona. Era el año 2000. Ya ha llovido desde entonces y recuerdo llamarle para que me identificara los futbolistas de uno de los equipos del Hergar, equipo donde energía de coordinador. Hasta entonces, mi conocimiento de Neme era el de entrenador del Salamanca en mi época de niño. Y eso no era gran cosa. Sin embargo, verlo entrar en la redacción de El Adelanto supuso un antes y un después. Por la puerta entró un señor, con todas las letras. Un porte elegante, un trato afable y cariñoso y, sobre todo, una persona humilde. Me he pasado horas dándole vueltas a la cualidad con la que le definiría y creo que esa, la de la humildad, es la que yo destacaría, al menos en lo que yo le conocí y fueron bastantes las ocasiones en las que posteriormente coincidimos. Respetuoso hasta el extremo conmigo, siempre correcto y magistral, dispuesto a ayudar. Su teléfono siempre estaba abierto para nosotros y todas esas veces, como digo, desde una perspectiva humilde.

Me sorprendió todavía mucho más cuando descubrí la pasión que desataba en Pontevedra. Allí es un auténtico ídolo que ahora pasa a ser leyenda, un mito para cualquier aficionado granate. No en vano fue uno de los máximos exponentes del mejor Pontevedra, el que se codeó en Primera División con los grandes. Aquel que había que ‘roer’ y que también este año despedía al capitán, Cholo. Y él tan tranquilo, tan humano, tan cercano. Me cruzaba todos los días con él enfilando la calle Toro. Yo iba hacia la redacción del periódico en Gran Vía y él, junto a Huerta y algún otro ex de la UDS hacía la ‘ronda’ a diario. Su presencia no pasaba desapercibida. Era, como dije antes, todo un señor. Algunas veces comentábamos de forma breve alguna cosa, otras, simplemente, nos saludábamos.

Aquella visita a El Adelanto es uno de mis primeros recuerdos en la profesión. Por eso su fallecimiento me ha hecho volver atrás y repasar toda mi vida. Recuerdo que, al poco de conocerlo, luego conocí a sus hijos, haciendo un reportaje al Bar Piloña, equipo que competía en las categorías llamadas ‘modestas’. Mantenían su sencillez. Hace años que me enteré que estaba enfermo. De hecho, la última vez que hablamos por teléfono (ha pasado una década) se le empezaban a notar las secuelas, pero aun así le sigue viendo muchos años con el porte con el que siempre le conocí. Imagino que la ‘procesión’ la habrán llevado sus familiares. Para ellos mis condolencias, mi respeto y mi cariño.

Su adiós me ha hecho pensar mucho en la Unión Deportiva Salamanca. En este tiempo de des-unión futbolística, recuerdo que la Unión era un nexo común para todos. Siempre transmitió su cariño hacia la UDS y siempre estuvo dispuesto a ayudar. No quiero olvidar lo que supuso para Salamanca que fuera el primer futbolista salmantino internacional con España. Esa internacionalidad también es la única de un futbolista del Pontevedra.

Estoy seguro que, a partir de ahora, el mundo será un poquito más pequeño y el cielo un poco más grande.

Descanse en Paz

 

 

Nombre completo: Nemesio Martín Montejo

Lugar y fecha de nacimiento: Sanchón de la Sagrada (31/12/1939)

 

TRAYECTORIA COMO JUGADOR

1962-63 Y 1963-64. UD SALAMANCA (Segunda División)

1964-65. PONTEVEDRA (Segunda División)

1965-66, 1966-67, 1967-68, 1968-69 y 1969-70. PONTEVEDRA (Primera División)

1970-71. PONTEVEDRA (Segunda División)

1971-72. UD SALAMANCA

1972-73. PONTEVEDRA (Segunda División)

1975-76. ALBACETE

  • 82 GOLES EN 250 PARTIDOS. 1 VEZ INTERNACIONAL
  • ENTRENÓ A Béjar Industrial, UD Salamanca (dos etapas), Manchego, Jaén, Alavés, Pontevedra, Albacete, Alzira, Avilés Industrial, Yeclano y Lorca.
  • El campo del Ispe lleva desde hace unos años su nombre. Allí juega el Hergar, equipo al que estuvo vinculado muchos años.

 

*Datos extraídos de la web bdfutbol.com

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Carlos de Dios
3 Meses hace tiempo

Descanse en Paz