Temporada de verano

- en Deportes

Ahora sí que ha empezado la temporada veraniega con la piscina como eje principal de mi trabajo. Todavía me quedan unos días para acostumbrarme totalmente, pero después ya centrado en ella y en los cursos de natación que comenzarán el próximo día 4 de julio.

Por cierto, se han sobrepasado todas las previsiones en cuanto a las inscripciones en ellos y tendremos que esforzarnos todavía más de lo habitual porque hemos tenido que aumentar las plazas disponibles hasta donde hemos podido debido a la altísima demanda. Supongo que el que no los hubiera hace dos años y que el pasado muchos padres no se atrevieran a inscribir a los niños, tiene gran parte de culpa de que este año la participación vaya a ser la más alta que recuerdo en mucho tiempo.

Y siguiendo con la piscina, después de dos años volvemos a su funcionamiento normal en todos los aspectos y por mi parte también a las sesiones de gimnasia en el agua tres días a la semana para todos los usuarios que lo deseen. Imagino que la asistencia volverá a ser tan alta como antes de la pandemia, pero ya lo iremos viendo cuando llegue julio.

Para mí, el cambio más importante derivado de la piscina es que cambian mis horarios de actividades deportivas y pasan a ser a primerísima hora de la mañana, cosa que además viene bien por el calor. Así que toca madrugar (más) a partir de ahora y con la bici además tendré que salir bastantes días solo, como lo llevo haciendo lo dos últimos sábados a las 7:30 de la mañana, porque los demás no tienen mis horarios ni la necesidad de salir tan pronto.                                                                                                                                                                                                                  Así que de nuevo a coger la bici de carretera y a hacer kilómetros por la provincia. Además así voy entrenando y volviéndome a familiarizar con ella de cara al triatlón de julio.

Ahora queda organizarme para nadar por lo menos un día a la semana. Sé que parece una incongruencia, estar en la piscina y no tener tiempo para nadar, pero es así. Estas últimas semanas no he podido ir a nadar por estar saturado de trabajo y ahora hay que retomar la actividad porque para el triatlón queda menos de un mes.

Y sí, también me queda pendiente bajar al rio un par de veces para aclimatarme a la temperatura del agua, pero me da muchísima pereza solo pensar en lo fría que está y como, además, este año el cruce de la bahía de Cádiz no me coincide en fechas tampoco es que tenga mucha necesidad de hacer entrenamientos largos y sobre todo de sufrir más de la cuenta. A lo mejor bajo un día, nado un rato y listo.

Antes del triatlón estará la carrera nocturna de Alba y si me quedan fuerzas la de Coca de Alba al día siguiente, porque aunque corra tranquilo las dos son más bien duras y no sé cómo voy a responder al reto. En un par de semanas saldremos de dudas.

Y hablando de carreras. El miércoles pasado me lié y me inscribí a la carrera de Larrodrigo. Y digo me lié porque de otra manera no se explica que me inscriba a una carrera con el calor que estaba haciendo esos días, por mucho que hubieran retrasado una hora la salida, con un recorrido duro y de 12 kilómetros.

De todas formas al día siguiente me llegó un correo de la organización avisando de la suspensión de la misma, así que ya daba igual. No sé el motivo exactamente, pero imagino que no había muchos insensatos como yo que hubieran decidido inscribirse.

Una lástima porque me la había propuesto como reto y había planificado la semana para ello.

Así que a partir del jueves de nuevo a la normalidad deportiva y el sábado repetí la ruta de bici de la semana anterior (por Peñaranda, Macotera y Valdecarros) aunque en esta ocasión con tramos en los que el viento soplaba fuerte y había que esforzarse más de la cuenta. Y el domingo algo más de una hora de carrera con un recorrido de los míos por caminos exigentes y así acumulando en los dos días para ir preparando el doblete del 2 y 3 de julio.

El resto de actividades ya han finalizado estos días. La última ha sido la de multideporte de los niños de Navales este lunes (foto) y ahora a que disfruten del verano, aunque a muchos de ellos los volveré a ver en los cursos de natación que a través de la diputación tienen lugar en la piscina cuando por las tardes acaba el horario de baño para el público.

Los pueblos de la comarca se organizan y es la manera que tienen de aprender a nadar los niños cuando no tienen piscina propia.

Y hablando de pueblos. Se retoma la actividad `depende de ti´ para dar sesiones de gimnasia. Han contactado conmigo para ello y por mi parte estoy disponible, pero lo que no sé es si julio y agosto son meses adecuados para dar gimnasia por el calor y porque en los pueblos tienen otras actividades y es en otoño-invierno cuando esas sesiones vienen mejor ya que no hay mucho más que hacer y la climatología es más benévola.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios