Tendencias en decoración de salones para 2023

- en Empresas
sillas nordicas salamanca

A pesar de que el año 2023 ya está en curso, todavía es adecuado hablar de las tendencias que se pueden imponer durante los próximos meses en el apartado decorativo. Los expertos apuntan a que minimalismo y maximalismo conviven, no de manera conjunta, sino en diferentes espacios. A su vez, se suma el interés por “lo vintage” y continúan asumiendo protagonismo la naturaleza, la artesanía y las formas curvas. Vemos cómo implementar estas ideas en la decoración de salones.

Espacios imperfectos pero sutiles

La filosofía oriental wabi sabi en decoración aboga por utilizar pocas piezas pero bien escogidas, tomando como punto de partida, la imperfección, la humildad y la contemplación de la naturaleza.

Eso implica que van a ganar mucho interés materiales orgánicos al desnudo, como la madera maciza, el mármol de alto contraste, la piel, las fibras o los textiles naturales. Así se expresa el diseñador Manuel Delgado. Un ejemplo práctico de esta idea es apostar por las sillas nordicas, que tienen en la madera su principal material de fabricación, como hacen en Northdeco Shop.

Junto con la madera clara, el crudo, y la porcelana o el mármol rosa, el algodón orgánico también es una tendencia en textiles y mobiliario: cojines, cortinas, el borreguito en butacas y pufs o incluso en sillas tapizadas.

En lo que respecta a pavimentos, el terrazo vuelve con fuerza. Ya no es ese suelo asociado a públicos con bajo poder económico, pues se ha reinventado. Aparece desplegando cierto protagonismo también el cemento, pero nuevamente alejándose del tan viciado microcemento de los últimos años.

La cerámica y el barro, más allá de estar presente en baldosas y azulejos, se introduce en las casas con piezas hechas a mano. En este sentido, hay una tendencia que está adquiriendo mucha popularidad, la inclusión de productos de cercanía, de producción local y artesanal, pues esto ayuda a dotar los salones de más personalidad. Y todo ello sin buscar la simetría o la armonía, desde la imperfección.

Carácter mediterráneo al poder

Teniendo en cuenta todo lo anterior, en 2023 van a seguir brillando los espacios minimalistas y sostenibles. Los materiales orgánicos, de producción cercana, con bajo impacto ambiental y que pongan el foco más en la decoración global que en los detalles son los que van a triunfar.

Los colores neutros y claros, en sus diferentes gamas y siempre con acentos cálidos, serán los más relevantes en los próximos meses. El minimalismo también está muy de moda, de ahí la selección de estas tonalidades, que son las que más amplifican el espacio.

Los salones que apuesten por este estilo encontrarán la belleza en objetos ornamentales, pero solo a partir de pocas piezas y bien escogidas. La decoración mediterránea es una buena fórmula de conseguir este objetivo, con materiales naturales y locales, acabados al desnudo y con un minimalismo funcional y agradable en el que toda sirva y nada sobre.

Otra idea que causa sensación entre muchos decoradores es conservar antiguos muros, pilares o tabiques cuando sea posible, siempre que se respete cierta armonía visual. Sería algo así como traer el estilo industrial propio de los lofts de las grandes ciudades, pero a ambientes más relajados. La pintura efecto cemento y el uso de revestimientos naturales como la arcilla o el mortero de cal pueden impulsar esta tendencia. También lo hacen los muebles de obra.

Maximalismo ecléctico con elementos vintage

Y del minimalismo al maximalismo. Los extremos se tocan siempre, y en decoración no podía ser menos. Esta idea de espacios muy cargados comenzó a ganar popularidad a finales del año 2020, y más de dos años después continúa con mucha fuerza.

Para conseguir una estancia maximalista hay que incluir mucho color, antigüedades y un aparente gusto por lo ecléctico, lo que lleva al uso de piezas sin aparente conexión. Cada vez existe más afición por lo recargado, por el color, por el arte, las plantas y los patrones decorativos.

No se trata de convertir tu salón en un espacio barroco tipo rococó, pero sí añadir objetos que tengan valor sentimental y donde se acumulen texturas muy diferentes entre sí. La diseñadora Justina Blakeney es fiel defensora de esta propuesta.

A su juicio, es posible crear estancias bien definidas a partir de una mezcla de objetos de diferentes culturas, épocas y estilos. El interiorista Íñigo Iriarte comparte esta idea y va un paso más allá, no recomienda escoger objetos raros, sino elementos que sean diferentes, que generen impacto visual positivo. Por supuesto, esto no hay que hacerlo siempre invirtiendo mucho dinero, pues se pueden reutilizar o intervenir elementos muy económicos para obtener el resultado deseado.

Todavía hoy las tendencias en decoración siguen arrastrando el efecto postpandemia. La crisis del Covid 19 asoló el planeta durante casi dos años, y en lo que se refiere a este sector, el resultado es una explosión, del minimalismo que invita a la calma y el equilibrio personal; al maximalismo que apuesta más por la fusión de identidades.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios