Lluvia

- en Firmas
42
Lourdes Francés

Por fin llegó torrencial y pura a la ciudad arrastrando a su paso polvo, pólenes y telarañas.

Anega los sumideros, refresca el ambiente y nos hace creer como ingenuos que seguimos en invierno aunque la primavera esté llamando a nuestra puerta con impaciente repicar desde hace varias semanas.

Ojalá esta lluvia de marzo benigna y deseada esponje mi corazón agostado y reseco para que retoñe de ilusión y esperanza pleno; que reverdezca nuestra pasión y con ella nos ahogue.

Ni la ardiente sequía que me consume hoy ni la ausencia de tu amor por mí podrán borrar de la memoria compartida aquellos días del pasado en que juntos soñábamos construir un mundo mejor.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios