La inclusión del óptico-optometrista en Sacyl “ahorraría costes al sistema y reduciría las listas de espera”

- en Salud
  • El nuevo decano del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León, Luis Ángel Merino, asegura que no se puede demorar más la incorporación de estos profesionales 
  • La nueva junta directiva de COOCYL apuesta por reivindicar la profesión, fortalecer las relaciones entre los colegiados y seguir fomentando una formación continua de calidad

“El óptico-optometrista debe formar parte de Sanidad Castilla y León (Sacyl) si queremos que la población tenga una atención sanitaria pública de la visión correcta y completa”. Con estas palabras, el nuevo decano del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León, Luis Ángel Merino, que tomó posesión el pasado 23 de mayo, pone de manifiesto la importancia de incorporar cuanto antes a estos profesionales al sistema público de salud, no solo para asegurar la necesaria atención de la salud visual de los castellanoleoneses, sino también porque su presencia en Sacyl supondría un relevante ahorro de costes al sistema, así como una disminución de las abultadas listas de espera para una consulta especializada en Oftalmología.

Así se desprende del informe entregado a la Consejería de Sanidad sobre la ‘Ampliación de cartera de servicios en salud visual: una aproximación de evaluación económica’, en el que se aplica una traslación de las cifras recogidas en un estudio nacional elaborado por el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas y la Sociedad Española de Optometría, teniendo en cuenta que la población de Castilla y León es el 5,13% del total de la española.

Tanto mediante el establecimiento de unidades de Optometría en ambulatorios o en el seno de los servicios de Oftalmología de los diferentes hospitales como mediante un acuerdo con entidades privadas (capitación), el ahorro para Sacyl que supondría esta ampliación de la cartera de servicios en salud visual sería considerable, no solo en términos económicos, sino también desde el punto de vista de la reducción de las listas de espera y el beneficio que recibiría la sociedad castellanoleonesa.

En concreto, de acuerdo con las derivaciones desde Atención Primaria, solo por problemas de agudeza visual –que se cuantifican en 74.000 personas al año en la población pediátrica y de 63.100 en la población adulta–, serían necesarias 16 unidades de Optometría en Castilla y León, con un coste anual de 59.309 cada una, lo que supondría un desembolso de 1.838.579 euros, casi la mitad de los 3.642.300 euros de coste estimado en la actualidad.

El ahorro sería igualmente considerable si se optara por un modelo de capitación, cuyo coste se estima en 2.467.800 euros, 1.174.500 euros menos que lo que se gasta actualmente.

“Llevamos muchos años luchando por la presencia de los ópticos-optometristas en Sacyl y no se nos ha escuchado, mientras la situación está cada vez peor para el paciente, con listas de espera interminables, escasez de profesionales, tratamientos individualizados inexistentes…”, añade Luis Ángel Merino, unas carencias que se han demostrado especialmente preocupantes en una situación de crisis sanitaria como la vivida este último año por la Covid-19, “con unas  estructuras sanitarias del siglo pasado que están siendo superadas de forma evidente y no responden a las necesidades asistenciales actuales, en gran parte por la falta de los profesionales sanitarios adecuados y necesarios”.

Para lograr este objetivo, COOCYL solicitará una nueva reunión presencial con la Consejería de Sanidad para avanzar con la base de los estudios económicos y de necesidades en la atención sanitaria pública de la visión que ya han sido entregados a la Administración sanitaria, y lograr, por fin, “que se nos escuche y que los pacientes de Sacyl cuenten con una atención optométrica de calidad”.

“No es normal que una comunidad autónoma con una Facultad de Óptica y Optometría en Valladolid no cuente con nuestro colectivo en su sanidad pública, cuando otras comunidades, sin ofertar estos estudios, ya tienen a los ópticos-optometristas formando parte de los diferentes servicios de Optometría en atención primaria o de los servicios de Oftalmología en atención especializada”, explica el decano de COOCYL, quien lamenta que, con este tipo de situaciones, “suframos la fuga de nuestros jóvenes o nuestro talento, compañeros que están bien formados y podrían aportar mucho a nuestra sociedad, pero tienen que irse a otras comunidades o a otros países”.

Nueva junta directiva

COOCYL ha iniciado una nueva etapa con Luis Ángel Merino al frente de una junta directiva en la que se apuesta por la continuidad y el buen hacer de la institución en los últimos años en favor del reconocimiento de estos profesionales como agentes sanitarios primarios de la salud visual.

Luis Ángel Merino, que afronta el cargo “con ganas, ilusión y responsabilidad”, considera que el Colegio debe seguir avanzando sobre “tres pilares básicos”. Por un lado, continuar reivindicando la profesión de los ópticos-optometristas como sanitarios ante las instituciones y la sociedad, con el objetivo primordial de lograr su inclusión en Sacyl. En segundo lugar, cree necesario fortalecer las relaciones entre los colegiados y aumentar la retroalimentación con el colegio para consolidar el futuro de la profesión. Y por último, garantizar una formación de calidad, conjugando tanto las sesiones presenciales como online, “para que seamos cada vez más importantes en el cuidado de la salud visual de la sociedad”, sin olvidar las continuas campañas de información a la ciudadanía, como la que actualmente mantiene COOCYL en redes sociales bajo el lema #VivePorTusOjos.

Tras las elecciones celebradas el pasado 19 de mayo para la renovación de varios cargos, concretamente los de decano, vicedecano, secretario general y vocal, la nueva Junta de Gobierno, que tomó posesión el 23 de mayo, es la siguiente:

  • Luis Ángel Merino Rojo, decano.
  • Ana Belén Cisneros del Río, vicedecana.
  • Lázaro Mínguez Gómez, secretario general.
  • Marisa Tesón Yudego, tesorera.
  • Guzmán Cuadrado Lázaro, contador.
  • Raúl Martín Herranz, vocal.
  • Ángel Viñas Barba, vocal.

Renovación en las delegaciones provinciales

El proceso electoral del pasado 19 de mayo también afectó a las delegaciones provinciales de COOCYL en Ávila, León, Segovia, Soria y Zamora:

Pilar Cuadrado repite al frente de la institución colegial de Ávila, mientras Amaia Villena sustituye a Ernesto Prada en León. También continuará en la delegación provincial de Segovia Amparo Martín Navas, y en Soria se estrena Sandra Romera, en sustitución de Pablo Jiménez. Por último, en Zamora continuará como delegada provincial Emma Laguna.

La representación de COOCYL a nivel provincial se completa con las delegaciones de Burgos, con Alejo Ruiz al frente; Héctor Diez Mocha, en Palencia; Mariano Luengo, en Salamanca, y Angélica Ramírez, en Valladolid.

“Quiero hacer constar la importancia de nuestros delegados y delegadas provinciales; han hecho una magnífica labor en la gestión de la vacunación de nuestro colectivo y de nuestros colaboradores. Su actividad es un pilar imprescindible en la gestión de COOCYL, al ser una región tan amplia; son ellos los que están más próximos al colegiado, siempre dan la cara y son personas realmente comprometidas con el colectivo”, asegura el nuevo decano para reconocer el trabajo de toda la estructura colegial en la Comunidad.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios