PSOE: «La Junta sigue retrasando y sin acometer las obras necesarias para atender a los reclusos en el nuevo Hospital»

- en Salud

El PSOE de Salamanca denuncia que Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, sigue a la espera desde hace más de un año para que la Junta de Castilla y León acometa las obra y corrija las deficiencias de construcción que existen en el módulo penitenciario del nuevo Hospital Clínico Universitario para la atención sanitaria a los reclusos de la prisión de Topas, y de esta forma, poder ponerlo en marcha instalando las medidas de seguridad pertinentes que permitan la prestación de asistencia médica y la hospitalización de este colectivo de personas “con total garantía y condiciones” para los profesionales sanitarios, el resto de los pacientes, y los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado que se encargan de la custodia y los traslados, y  tal y como marca la normativa y los convenios vigente que son de obligado cumplimiento.

En una reunión convocada para abordar este asunto en el mes febrero por parte del Gobierno en la que estaban presentes todas las partes implicadas se reconocía por parte de la Junta de Castilla y León que la Unidad de Custodia Hospitalaria (UCH) del nuevo Hospital de Salamanca no podía entrar en funcionamiento, a pesar de haberse finalizado el traslado del antiguo Hospital Clínico al nuevo edificio, porque dicho módulo no tenía las medidas de seguridad que solicitaba la Administración Penitenciaria.

Las medidas de seguridad requeridas por parte de Instituciones Penitenciarias a la Junta, y que llevan siendo reclamadas mediante diversos contactos, comunicaciones y encuentros con la administración autonómica desde el mes de abril del año pasado, se centran principalmente en los fallos y carencias en el diseño y los materiales utilizados para la construcción de dicho módulo, en concreto, y entre otra muchas cuestiones, las sustitución de las paredes y los muros de pladur por otros de ladrillo u otro material consistente tal y como marca la normativa de seguridad en este tipo de instalaciones, “obras que son competencia de la Junta y que siguen sin acometerse a pesar de los sucesivos requerimientos efectuados”, obras que ya tienen presupuesto, por un importe de 346.409,14 euros, pero que siguen a día de hoy sin licitar por parte del ejecutivo autonómico “que está obligado y es el competente para ello”.

El último requerimiento por parte de Instituciones Penitenciarias, pidiendo celeridad a la Junta, y acometer las actuaciones necesarias de carácter técnico y de ocupación concretas para la puesta en marcha del módulo penitenciario del nuevo hospital, así como algunas modificaciones al Convenio de colaboración, se remitieron a la Gerencia del Complejo Hospitalario el día cinco del mes pasado, “sin que se haya obtenido respuesta alguna por parte de dicha Gerencia o por los responsables sanitarios de la Junta

En este mismo sentido, el portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Interior del Congreso, y diputado por el PSOE de Salamanca, David Serrada, recuerda que la Junta decidió “de manera unilateral” el cierre del antiguo Hospital en el que se disponía de una unidad para atención de reclusos adecuada para los internos procedentes del Centro Penitenciario de Topas, así como, para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pudieran ejercer su labor de traslado y custodia de este tipo de pacientes con total garantía de seguridad, “lo cerró sin plantear ninguna alternativa, sin tener en condiciones ni habilitadas de forma pertinente y reglamentaria este tipo de dependencias en el nuevo hospital, y sin tener en cuenta las consecuencias negativas que ahora este hecho y esta decisión está provocando y produciendo”, de manera especial para los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los profesionales sanitarios en el hospital salmantino, y los reclusos del Centro penitenciario de Topa “que son pacientes, con los mismos derechos  que cualquier otro, y que tienen que ser  trasladados a los hospitales de Ávila y Valladolid, para recibir atención hospitalaria

Desde el PSOE se añade que los datos y los hechos en este sentido  son conocidos por todas las partes implicadas, y también por los diputados del PP por Salamanca, según consta en un informe que se les ha hecho llegar por parte de la Comisión de Interior del Congreso en respuesta a una petición registrada por ellos mismos pidiendo al Ministerio del Interior la apertura de la Unidad de Acceso Restringido (UAR) en el Hospital Universitario de Salamanca, y donde se puede comprobar y se demuestra de forma documental que, “los problemas para la apertura  de dicha unidad en cuestión no vienen provocados por el Ministerio del Interior sino por  la Gerencia del Hospital y la Junta de Castilla y León”.

Los socialistas reclaman y echa de menos “sería de justicia y de agradecer por el bien y el interés de Salamanca y de todos los afectados” que desde el PP de Salamanca se instara al gobierno regional para que hiciera todo lo posible por solucionar este problema, lamentando “que una vez más” desde el PP y sus cargos públicos se quiera utilizar esta cuestión “de forma torticera, mezquina y partidista, faltado a la verdad, con la intención de manipular y engañar a los salmantinos”.

En esta misma línea, desde el PSOE de Salamanca también se ha hecho público que las negligencias, las carencias y los defectos de construcción cometidos por parte de la Junta de Castilla y León en el proyecto del nuevo hospital de Salamanca “no solo se terminan y son visibles en el módulo penitenciario” sino que se acumulan en “prácticamente la totalidad de sus dependencias”“ originando de manera constante complicaciones como consecuencia de la pésima ejecución y el mal estado de las nuevas instalaciones”  tal y como ya advirtió y denunció en un Pleno del Ayuntamiento de Salamanca la concejala del Grupo Municipal Socialista, María García, quien calificó el proyecto “como una verdadera chapuza a pesar de los más de diez años de retraso, que continúa ser inaugurado a día de hoy, y las continuas modificaciones presupuestarias que han encarecido el presupuesto inicial en 69 millones de euros de momento”.

Defectos en la construcción, achacan los socialistas, por no contar en su momento por parte de la Junta con los profesionales adecuados, “como en el caso del módulo penitenciario”, y por la falta de celo o vigilancia a la hora de controlar los trabajos.

En este sentido, se indica que no se han dejado de tener que realizar reparaciones, subsanaciones y rectificaciones, además de cambios de piezas por material defectuoso. Entre los problemas más habituales provocados por una construcción defectuosa  se enumera goteras por filtraciones de agua, sistemas de climatización o quirófanos que han tenido que ser modificados por un mal diseño, el levantamiento de suelos y techos tras comprobar que era imposible el acceso a algunas dependencias con los aparatos radiológicos móviles necesarios.

De igual manera, los techos no cumplen con la normativa vigente en este tipo de instalaciones en la mayoría del edificio, la obligación de cambiar adjudicaciones a nuevas empresas para adaptar el sistema eléctrico “ya montado” porque no funcionaba correctamente, que provocaba, por poner algún ejemplo, la activación de las alarmas de forma habitual “sin motivo aparente”.

Constantes problemas de refrigeración en las nuevas cocinas, que tienen que estar siendo resueltos por el personal propio del centro, a pesar de que su mantenimiento está concertado a una empresa concesionaria a la que se paga por dejar todo en perfecto estado de funcionamiento sin que se le exija hacer esa labor.

Y un Helipuerto no operativo porque no están o carece de los permisos y la señalización lumínica al igual que el aparcamiento para los usuarios, han concluido desde el partido socialista.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios