Síndrome de Asperger

- en Salud

Fue en el año 1943 cuando Hans Asperger, un físico austriaco, publica un informe que habla de niños de inteligencia y desarrollo del lenguaje típico con interacciones sociales y capacidades comunicativas deterioradas. Es así como el término «Asperger» fue definido por la American Psychiatric Association (APA). 

Se considera un concepto distinto y separado al trastorno autista. Lo que los distingue son sus propias características y la ausencia de retrasos del lenguaje. Los niños con Síndrome de Asperger poseen habilidades en el habla y una inteligencia promedia.

Los niños autistas a menudo son percibidos como distantes, y sin interés hacia los demás. Sin embargo, los individuos diagnosticados de Asperger desean ser aceptados e interactuar socialmente con los demás, pero a veces no saben cómo hacerlo. Pueden presentar dificultades a la hora de comprender las normas sociales y demostrar la empatía. Muestran contacto visual limitado, pueden parecer desinteresados en las conversaciones y no entender el uso de gestos o lenguaje simbólico.

Mientras que un niño con autismo puede experimentar un retraso o falta total del habla, un individuo con Asperger no posee un retardo cognitivo clínicamente significativo en el desarrollo del lenguaje. De hecho, los niños con este síndrome frecuentemente tienen habilidades lingüísticas típicas pero utilizan el lenguaje de diferente manera. Por ejemplo, puede haber ausencia de algunas palabras, un sentido rítmico inapropiado en la conversación, un habla muy formal o informal, o un volumen muy alto. Pueden no entender matices del lenguaje como la ironía, el humor, el doble sentido, u otras formas.

Algunos individuos con autismo poseen discapacidades intelectuales, mientras que los casos diagnosticados de Asperger presentan un grado de inteligencia promedio. Esto no quiere decir que las personas con autismo presenten un retardo mental.

Lo que sí presenta el síndrome de Asperger es retrasos en la motricidad y movimientos torpes.

El diagnóstico de Asperger ha aumentado en los últimos años, sin embargo, aún no está claro si es más común o hay un mayor número de profesionales que han conseguido diagnosticarlo. El criterio detalla que es necesario que el individuo sostenga un impedimento severo en interacción social y en su desarrollo. Un patrón de comportamiento repetitivo y resistente de conducta.

Las personas con Asperger necesitan asistencia en el desarrollo de sus habilidades sociales y comunicativas. A día de hoy, tanto padres de familia como profesionales, pueden encontrar dificultades a la hora de encontrar material informativo sobre el Asperger debido a la falta de datos. Cuanto más se acepte este trastorno, más probabilidades hay de que la situación cambie.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios