Libro ‘Vida de ermitaño’ de Mario Pérez Antolín

- en Cultura
Portada Vida de ermitano

Mario Pérez Antolín lleva gestando esta novela desde hace años. Necesitaba contar una historia extensa, pero era necesario partir de una idea de arranque sugerente y novedosa. Cuando la idea llegó, no dudó en ponerse manos a la obra.

Aunque escribir una obra de un único personaje principal suponía un reto complicado, también daba al autor la oportunidad de experimentar con nuevos registros narrativos adentrándose en la innovación creativa sin dar la espalda, eso sí, a la literatura clásica española. La única forma de hacer esto fue colocar al personaje principal en una atemporalidad en la que lo contemporáneo y lo arcaico se mezclan. El resultado ha sido una novela donde se mezclan lo cervantino y lo vanguardista, con momentos tanto reflexivos como humorísticos que potencian una acción que salta de la realidad a la fantasía.

La novela cuenta la vida de un ermitaño en 37 capítulos breves. Emplea diferentes subgéneros y técnicas. Prioriza los aspectos formales, pues un personaje atemporal, como el que protagoniza este texto, obliga a pasar premeditadamente de lo arcaizante a lo contemporáneo sin solución de continuidad.

El ámbito geográfico es marcadamente rural. El planteamiento general de la obra tiende hacia lo fronterizo porque se intercalan, durante todo el desarrollo, la realidad y la fantasía, la acción y la reflexión, la poesía y la aventura. No faltan, en algunos capítulos, el humor y la ironía.

Es una novela que destaca por la creatividad del lenguaje. Tiene un estilo experimental, poético y meticuloso; combina humor, fantasía, introspección, aventura y crítica social; trata sobre la imposible soledad de un ermitaño en un tiempo indefinido y en un lugar indeterminado. El hombre frente al mundo, asumiendo sus defectos y sus virtudes: el destino trágico, cómico o heroico de la existencia.

Como un Quijote exiliado, la nobleza de las causas del protagonista y la pureza de su pensamiento chocan con las oscuridades del ser humano social, entresacadas por contraste hasta dejarlas desnudas al aire.

Sobre el autor

Mario Pérez Antolín (Stuttgart, 1964) es uno de los aforistas más importantes de nuestro país. Destaca su escritura fragmentaria y transversal. Sus libros en este género (Profanación del poder, La más cruel de las certezas, Oscura lucidez, Crudeza y Contrariedades) han recibido elogios de escritores tan eminentes como Eugenio Trías, Victoria Camps, Joan Subirats, Vicente Verdú, Jaime Siles o Ignacio Gómez de Liaño y se han convertido, por méritos propios, en lectura obligatoria para aquellos que prefieran la fusión de la buena literatura con una filosofía insumisa. Antólogo de Concisos, libro que reúne a algunos de los mejores aforistas españoles contemporáneos. Mención Especial en la 6ª  edición del premio «Torino in Sintesi» de La Associazione Italiana per L’ Aforisma.

Su poesía, publicada en cinco libros (Semántica secreta, Yo eres tú, De nadie, Esta ínfima parte de infinito y Cada vez que muero), destaca por la fuerza expresiva de las imágenes y por la profundidad reflexiva de las ideas, dando forma a un estilo muy innovador que tiene el reconocimiento de la crítica especializada dentro y fuera de España. José Luis Puerto y Juan Carlos Mestre prologaron algunos de sus poemarios. Es autor de la novela titulada Vida de ermitaño de la que aquí hablamos. Ha sido traducido al árabe, al italiano y al francés. Está incluido en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios