Reflexiones sobre pintura: Julian Schnabel

- en Cultura
Julian Schnabel

Recientemente vi en Netflix un documental titulado Julian Schnabel: A private Portrait. Seguro que muchos de vosotros conocéis a Julian Schnabel, para los que no, Schnabel es un pintor y director de cine, pero también ha trabajado como fotógrafo, escultor o músico. Nació en el año 1951 en la ciudad de Nueva York. Es difícil olvidarlo una vez que lo has visto: un hombre fuerte con una gran mata de pelo y vestido muy a menudo con pijamas de seda, diseñados por su ex mujer, Olatz López Garmendia, española, nacida en San Sebastián.

Cuando yo era estudiante de Bellas Artes, descubrí a Schnabel a través de unos retratos en los que partía de un fondo lleno de trozos de platos pegados a un soporte, después, sobre ellos, realizaba un retrato del natural. Muchos atribuyen esta forma de trabajar a la influencia que ejerció el trabajo de Gaudí sobre él cuando este viajó a Barcelona en 1978, época en la que parece ser, empezó a pintar esos cuadros. Esto me hace pensar en unas palabras que se me quedaron grabadas hace años: En 1972 el pintor Willem de Kooning, declaraba

Ahora me siento como Manet, que dijo: “Sí, estoy influenciado por todos; pero siempre que meto las manos en el bolsillo, me encuentro con los dedos de otro.

Venía a decir que todos somos un poco eclécticos, somos esponjas de nuestro contexto. Cada pintor puede llegar a una meta diferente partiendo de la misma idea o al menos a mí me lo parece. Y esa diferencia, puede resultar fascinante. En más de una ocasión, hice dictados con amigos, se trataba de puro divertimento, les decía cuál era el siguiente paso que yo daría si estuviera pintando su cuadro, solo que yo no lo pintaba, lo pintaban ellos, y solo por ello, aparecían imágenes que nada tenían que ver con lo que yo tenía en mente. Sería estupendo que pudiéramos compartir más a menudo y de una forma sana nuestras ideas y procesos con otros compañeros… En relación con este intercambio de ideas, recuerdo que hace pocas semanas, en la ciudad de Salamanca, se realizó un día de puertas abiertas a los estudios y galerías de arte, el evento se llamó Open Studio Salamanca, qué bien que se hagan este tipo de propuestas.

Volviendo al documental de Schnabel, he de decir que tras verlo, tuve la sensación de que se me hinchaba la caja torácica, me asaltaban unas ganas tremendas por salir y pintar sobre telas gigantes. Schnabel pinta como si estuviera surfeando sus soportes, igual que si de agua se tratara. El soporte y él son uno mismo. Bien es cierto, que adora y practica el surf y que pinta mucho al aire libre, todo esto tendrá que ver. Pintura y surf se entrelazan en su vida y forman parte del mismo baile. Su pintura es muy física y contagiosa, su trabajo te gustará o no, pero verle trabajar provoca moverte del asiento, del mismo modo que un partido de fútbol o tenis pueden provocarte inquietud y ganas por tocar el balón o coger una raqueta de tenis.

Julian Schnabel: A Private Portrait documenta también, la relación de Schnabel con el mundo del cine, su trabajo como director es significativo, ha dirigido películas como, Antes de que anochezca (2000), La escafandra y la mariposa (2007), pero también otras íntimamente relacionadas con la pintura como, Basquiat (1996) y la más reciente; Van Gogh, a las puertas de la eternidad (2018) además, siempre arropado por un buen elenco de actores y actrices, donde aparecen nombres como Willem Dafoe, Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner, Javier Bardem, Gary Oldman, Mads Mikkelsen o Amira Casar. Me parece interesante que un pintor dirija una película sobre otro pintor, en el caso de Basquiat, el interés es aún mayor, pues ambos compartieron momentos juntos.

Su considerable dedicación al cine, invita a pensar que los soportes tradicionales de la pintura no son suficientes y necesita de otros medios o lenguajes para representar o contar sus ideas, con el cine puede añadir sonido y movimiento a sus imágenes. Puede que en este sentido, el nombre “pintor” se quede corto para definir su oficio y debamos cambiarlo por “artista”, palabra muy apreciada en este siglo XXI.

5 1 voto
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios