Un paso adelante para la música creada en Salamanca

- en Cultura
Inspirados por la Mussa 36
  • Las jornadas sobre música salmantina han reivindicado la calidad y variedad de la creación musical de nuestra tierra, pero queda mucho por hacer.

Las Jornadas “Inspirados por la MusSa”

Recientemente se han celebrado las Jornadas sobre música creada en Salamanca “Inspirados por la MusSa”, organizadas por el videocast A Nuestro Ritmo (Radio Oeste, ZOES) en colaboración con la Biblioteca Municipal Torrente Ballester.

Un esfuerzo dirigido a dar a conocer al público salmantino la riqueza y variedad de la música de nuestra tierra, que no se limita al folklore charro, sino que es fértil en composiciones de rock, pop, jazz, soul, swing, rap, world music, fusión, punk, heavy metal, música electrónica, clásica y muchos otros estilos.

Desde que en 1988 varios músicos entusiastas creamos el fanzine El MES (Música En Salamanca) y el programa A Nuestro Ritmo en Radio Sol FM, ambos dedicados exclusivamente a la creación musical salmantina, y en sus reencarnaciones actuales tras un par de décadas de pausa, nuestro objetivo ha sido reivindicar la calidad del trabajo de nuestros compositores, intérpretes y letristas.

Una muestra que reivindica nuestra cultura musical

Y para ello, las Jornadas MusSa han incluido una fascinante exposición con 51 fotografías de músicos y grupos locales, obra de Miguel Ángel Montejo, Flora Salamanca, José Antonio Martín, Alfonso Barco, Carmen Borrego y FerCyborg, más una selección de 33 fotografías de pioneros del pop salmantino que nos ha cedido la asociación ExploraFoto 2008.

10 vitrinas recogieron más de 200 CDs de grupos locales que la Torrente Ballester pone a disposición de sus usuarios, y otras 22 vitrinas reunieron libros, artículos de prensa, carteles y folletos, discos de vinilo actuales y pioneros (desde 1972), todo ello exclusivamente dedicado a la música de nuestra ciudad y provincia.

Las páginas publicadas en los años ‘80 y ‘90 de Tribuna de Salamanca, El Adelanto y La Gaceta se complementan con los materiales más recientes que nos proporcionó el servicio de documentación de La Gaceta, y los recientes artículos que escribe Charo Alonso con las fotografías de Carmen Borrego en SalamancaAlDía.

Y qué decir de los 3 libros sobre música salmantina escritos por Juan Mari Montes y por Víctor González Villarroel, auténticos expertos en la escena musical desde 1959 hasta la actualidad, y del primer videoclip salmantino: “El flautista de Hamelín”, ¡grabado en 1971! por el Grupo 96.

La muestra se complementó con dos interesantísimas mesas redondas: “Malos tiempos para la lírica”, sobre la escena musical salmantina actual y “La unión hace la fuerza”, sobre las asociaciones musicales de nuestra ciudad, y la proyección del documental “Salamanca Rock” grabado en 1989 por alumnos de la Facultad de Bellas Artes con la colaboración de EL MES, que contiene entrevistas a músicos de la época, cuyas reivindicaciones no se distinguen de las actuales.

Tal fue la expectación creada por este reportaje, que se llenó la sala, y mucha gente se lamentó por no poder acudir. Por eso hemos programado una segunda proyección el miércoles día 6 a las 20:00 en la planta baja de la biblioteca Torrente Ballester. ¡Estás invitado!

En cambio, no fue posible prolongar la exposición, pero nuestra intención es repetirla en varios puntos de la provincia, y posteriormente, de nuevo en la capital.

Crear y difundir música propia es difícil

El arte es sumamente gratificante para sus creadores, ya sea en la literatura, el cine, el teatro, la danza, las artes plásticas, la música o cualquier otra disciplina. Pero para dedicarse a la creación, es necesario tener un soporte económico y promocional que no es fácil conseguir.

Mejorar su formación, comprar instrumentos, alquilar un local de ensayo, grabar un disco o un videoclip, y otras tantas tareas de los grupos y artistas, cuestan dinero que tienes que conseguir con trabajos convencionales, restando tiempo y energías a tu carrera musical. Muy pocos músicos salmantinos pueden ganarse la vida con la música.

Destacar tu trabajo en un mundo hiperconectado en el que tenemos millones de canciones a nuestro alcance en nuestros teléfonos móviles, es una tarea hercúlea que requiere constancia, esfuerzo, inversión monetaria y el apoyo decidido y continuo del público, el sector privado, las instituciones, los medios de comunicación y los divulgadores independientes.

Las grandes corporaciones de TV, radio y prensa han adoptado el estilo de la radiofórmula: si no pagas, no existes. Conseguir una entrevista en una revista musical de tirada nacional, o la reproducción de tus canciones en una radio comercial no es posible sin pasar por caja. Y aparecer en las recomendaciones de YouTube, Spotify, Facebook, Instagram y otras plataformas digitales cuesta mucho dinero en publicidad.

¿Cómo apoyar a nuestros músicos?

El primer paso para amar es conocer. Si no sabes de la existencia y el trabajo de los creadores e intérpretes, no puedes disfrutar de sus canciones. Los medios locales juegan un importante papel en la difusión de nuestras creaciones musicales: entrevistas, artículos, anuncios y notas de prensa dan a conocer a los grupos, los hacen presentes en la mente y el corazón de los aficionados.

Por eso, desde A Nuestro Ritmo, pedimos a nuestros periódicos, radios, TV y medios digitales que, como ya hacen Noticias Salamanca y algunos otros, estén atentos a la actualidad musical de nuestra tierra y ayuden a difundir su trabajo.

Las administraciones públicas

Las instituciones y los músicos no siempre se comunican; hablan diferentes lenguajes y tienen diferentes ritmos. Algunos músicos se vanaglorian de su pose antisistema pero a la vez piden más apoyo; otros se quejan de que “siempre tocan los mismos” o que falta transparencia en las contrataciones, pero no leen los medios que difundimos las correspondientes convocatorias.

Isabel Sánchez, programadora de conciertos de la Biblioteca Torrente Ballester y pieza fundamental en el éxito de las Jornadas MusSa, se sorprende de que reciben numerosas peticiones de músicos de toda España, mientras que las bandas salmantinas no les envían sus dossieres.

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes asegura que financia más del 90% de las actividades propuestas por artistas salmantinos, pero muchos de ellos ni siquiera conocen la existencia de la Fundación. Algo falla, y entre todos deberíamos solucionarlo.

El Ayuntamiento de Salamanca, a través de su concejalía de Cultura, desarrolla varios proyectos orientados a fomentar la música salmantina. Son destacables el programa de ayudas a alquiler de locales de ensayo y el Concurso Municipal de Bandas, además de la programación de actuaciones de grupos locales y la cesión de diversas salas de conciertos de titularidad pública.

El apoyo de la concejala María Victoria Bermejo y la Fundación Salamanca ha sido imprescindible en actividades organizadas por A Nuestro Ritmo, aunque varios de nuestros proyectos aún han conseguido la financiación y recursos necesarios para llevarse a cabo. Seguiremos intentándolo.

En mi etapa como presidente del Colectivo de Músicos, recibimos apoyo de la Junta de Castilla y León, de la Diputación de Salamanca y del INJUVE. Son otras puertas a las que hay que llamar, buscando sinergias por el bien de la cultura local y de sus artífices.

¿Qué pueden hacer los aficionados?

Desde luego, acudir a los conciertos de sus grupos favoritos, comprar sus discos CDs, vinilos y merchandising, escucharlos en las plataformas digitales y recomendarlos a tus amistades. También compartir sus videoclips, anuncios y publicaciones en las redes sociales, que ayuda muchísimo a dar a conocer su trabajo y mejorar su visibilidad en Google, YouTube, Spotify, Facebook, Instagram y otras plataformas.

Un simple clic en me gusta, en el pulgar arriba o el corazón es gratis y tiene efectos muy positivos; y compartir sus publicaciones en tu propio perfil más aún.

¿Un nuevo Colectivo de Músicos de Salamanca?

La mesas redondas sobre asociaciones musicales y sobre la escena local sacaron a la luz la conveniencia e incluso necesidad de unir a los músicos en organizaciones que les ayuden a promocionarse, a reivindicarse y a defender sus derechos. La asociación vecinal ZOES del Barrio del Oeste que acoge a nuestro videocast, es un claro ejemplo y modelo de cómo lograr grandes éxitos con su modelo de activismo ciudadano.

La fructífera experiencia de Amajazz, Alamisa, MUTE o el Colectivo de Músicos, llena de logros obtenidos gracias a un denodado esfuerzo de sus directivos y el apoyo de sus socios y/o instituciones, nos demuestra que juntos es posible conseguir más que por separado.

Yo he venido a hablar de mi disco” refleja una visión cortoplacista que te deja “sólo ante el peligro”. ¡Y así nos va!. Solo una acción conjunta, y empujar en la misma dirección pueden mejorar la situación del sector musical, tan golpeado por la infausta pandemia.

Las administraciones prefieren tratar con asociaciones antes que con personas individuales que en teoría sólo se representan a sí mismos, y hay muchos aspectos legales y económicos que no se pueden tratar adecuadamente sin el soporte de una entidad oficialmente constituida.

Por eso, algunos músicos y divulgadores queremos “resucitar” el Colectivo de Músicos, definir objetivos comunes, crear un equipo comprometido y unir esfuerzos para entre todos conseguir mucho más. ¿Te apuntas?

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios