El Salamanca UDS espanta fantasmas con una trabajada victoria en Tordesillas

- en Deportes
salamanca uds tordesillas

En nuestro último artículo hablábamos de la importancia que tenía ganar que, en palabras de María, había sido lo importante en el partido del Helmántico ante el Bembibre. Decíamos que sí, que ganar al Bembibre era lo importante, pero también que ganar era importante siempre. También lo había sido en Los Dominicos o en el San Casto.

Por eso, era obvio que, si había un partido importante para el conjunto charro era el de este domingo en Las Salinas ante el Atlético Tordesillas. Y lo era por múltiples razones que enumeramos más adelante. Por eso el conjunto charro consiguió una victoria ‘importante’, pero de las importantes de verdad.

No vamos a hacer todavía ni castillos en el aire ni hojas de ruta distintas al partido a partido a partido, pero era obvio que dar un paso atrás en Tordesillas (que pudo ser, pero que aquí nadie regala nada) podía haber despertado viejos fantasmas y muchas dudas. El Salamanca tiene que estar arriba y punto. Y lo ideal sería ganar todos los partidos por goleada y ascender de forma directa en febrero, pero es que esto es fútbol y el fútbol, en realidad, es otra cosa, así que ahora lo importante es estar bien posicionado y en condiciones de luchar por todo y si el plan A no funciona, tener el plan B, que tampoco tiene que ser malo o inaccesible.

No haber ganado fuera de casa por tercer partido consecutivo habría sido una losa importante para los blanquinegros y habría servido para alimentar el ‘run-run’. Se ganó, se sufrió y a otra cosa, mariposa.

Decíamos que ganar era importante por múltiples razones. Una porque este equipo siempre tiene la obligación de ganar, por el escudo. Es obvio, pero que a nadie se le olvide, aquí los experimentos para los entrenamientos y poco más. En competición a morir. La segunda porque el Tordesillas se perfilaba como un rival directo. No ganarles habría servido para alimentar su ambición y tener un enemigo más de forma innecesaria. Importante ganar porque la Arandina y el Astorga parece que no están dispuestos a bajar el ritmo. Además, en las jornadas 11 y 12, es decir, en ‘cuatro días’ nos cruzamos con ellos. Imagínense la tensión y responsabilidad que sería afrontarlos con cuatro o cinco puntos por debajo de ellos. De esta forma, debe ser lo contrario, llegar a esos choques directos con posibilidad de luchar por el liderato y que esa tensión se convierta en motivación. Era importante ganar porque así se pone tierra de por medio en puestos de ‘play-off’.

Y, por último, era importante ganar por una afición entregada, que desplazó dos autocares y numerosos vehículos particulares. No voy a dar cifras, pero el número de doscientos ya les digo que se queda corto. Lo podemos confirmar porque allí estuvimos. La conexión con la afición parece irse recuperando y ese es el gran valor de cualquier club. Entradas asequibles, cercanía entre ambas localidades, domingo otoñal y hora adecuada, una mezcla perfecta para que la gente se animara y se animó y, lo que es importante, entre esa afición vimos caras que hacía mucho tiempo que no veíamos ni viajando ni enganchadas al equipo, y eso es un paso fundamental para seguir creciendo.

En cuanto al partido, no hay gran cosa que contar… o sí. Típico partido de Tercera donde el Salamanca fue superior en la primera mitad y se acabó llevando la recompensa del gol y una segunda parte donde el conjunto local se fue arriba. Pudo empatar, sobre todo en un remate a la madera nada más comenzar la segunda mitad, pero donde el Salamanca UDS supo mantener el tipo y aguantar el tanto de Gabri, que sigue sumando y convirtiéndose en el referente arriba en este arranque, algo muy importante para cualquier equipo.

El conjunto charro supo ‘fajarse’ cuando hubo que hacerlo y aguantar las embestidas locales y, también tuvo alguna ocasión para sentenciar. No lo hizo y, como no podía ser de otra manera, acabó sufriendo, pero para ganar a veces hay que sufrir.

Y, por muy importante que parezca la victoria, que lo era, el equipo charro sigue siendo tercero, con dos equipos muy potentes por encima, así que a seguir trabajando.

El Guijuelo, por su parte, vio frenada su trayectoria y encajó su primera derrota de la temporada, lo que no debe empañar su espectacular racha y su buen hacer.

Unionistas, como ya dijimos la pasada semana, sigue ‘picando piedra’. Dicen las crónicas que merecieron más que el empate en San Sebastián de los Reyes. La temporada es larga y unas veces se escapan puntos y otras llegan sin esperarlos. Lo que parece claro es que el equipo charro va a luchar cada balón y cada punto para lograr una salvación que, ahora mismo, tiene en su mano.

Y no nos olvidamos del Santa Marta que renacía con una clara victoria que le permite seguir en la lucha de la permanencia en Tercera. Lo importante después de caer es levantarse y los tormesinos demuestran un año tras otro que saben adaptarse a cualquier escenario y situación.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios