Embarrados

- en Deportes
atletismo vitigudino

Así acabamos el domingo en Vitigudino, pero también volvimos contentos por cómo se habían desarrollado las pruebas de la tercera jornada de campo a través de juegos escolares.

Un desplazamiento largo para llegar a la localidad, pero que hacíamos gustosos porque se estrenaba circuito y además teníamos a mano las instalaciones de las pistas de atletismo (qué envidia) y de la piscina para poder ir al servicio, cambiarse y en este caso además poder tomar un chocolate calentito gentileza del municipio y del que dimos cuenta para aplacar la sensación de frío. Algunos de hecho debían tener mucho frío, o eran muy golosos, porque hicieron más de un viaje hasta el bar de la piscina para tomarlo y les tuve que advertir que a ver si les iba a dar algo con tanto chocolate. Cuando a la vuelta no paraban de hablar en el autobús comentaba con Manoli y Juan (el conductor) que eso era efecto de tanto chocolate.

Llegamos un poquito justos de tiempo debido a que algún atleta se retrasó, pero nos dio tiempo a montar la carpa, recoger algún dorsal nuevo y que nos hicieran otros que no habían sido capaces de encontrar en casa. Rápido a calentar (gracias desde aquí a los padres que me echaron una mano con la carpa y el calentamiento de los primeros) y entonces es cuando nos dimos cuenta de que íbamos a salir de allí de barro hasta las orejas porque si con el frío que hacía en esos momentos pisabas y el suelo estaba muy blando, no te quiero contar en cuanto el sol calentara un poco, como así fue.

Pero bueno, es campo a través, es invierno, ha llovido mucho por esa zona, el terreno ya no admite más agua y todo está encharcado, como pudimos ir viendo a los lados de la carretera en el viaje.

Las carreras se fueron sucediendo y en mi caso aproveché las de la categoría benjamín, de las que no llevábamos ningún atleta, para ir a por un chocolate calentito y relajarme unos minutos, antes de que comenzaran las pruebas cadetes y juveniles.

En cuanto a los resultados he de decir que fueron buenos y volvimos contentos, aunque también hay que decir que faltaron muchos atletas de otros equipos que ya están clasificados para la final y no quisieron ir a la prueba.

Deberían intentar solucionar eso, porque todas las temporadas disminuye mucho la asistencia en esa tercera jornada al ser solo obligatorio participar en dos. Una solución podía ser que en la final tuvieran preferencia en el puesto de salida quienes hubieran hecho las tres, pero es solamente una idea, porque sé que es algo difícil, pero habría que solucionar la falta de atletas a la tercera prueba, aunque no es nuestro caso porque `obligo´ a todos a ir.

Por cierto, a la vuelta y antes de entrar en casa ya me encargué de pegarme un buen manguerazo a las zapatillas y el pantalón porque si Ana me ve no sé si me deja entrar. Ya lo siento por el autobús, pero a Juan le tocó barrerlo bien y casi es lo menos porque a un par de autobuses los tuvieron que sacar arrastrándolos con una pala porque se quedaron `clavados´ en el césped humedo.

Y ya estamos preparados para la primera jornada de pista cubierta el próximo fin de semana. Esta temporada no han dividido las jornadas por categorías sino por pruebas, así que en las dos jornadas clasificatorias iremos con todos los integrantes. A ver si es la solución a las largas mañanas en las pistas y de esa manera podemos llegar a casa a una hora prudencial para comer. De todas formas como en pista cubierta se está a gusto y calentito, tampoco es que sea un problema muy grande llegar a comer más tarde de lo habitual.

Y de cara a esa jornada estamos entrenando lo mejor que podemos porque para peso y salto de longitud el terreno está muy húmedo y comprendo que es incomodo hacerlo en esas condiciones, pero no hay otra.

Me ha gustado la idea que han tenido las chicas cadetes y juveniles y es que el viernes por la tarde se van a acercar a Salamanca para entrenar en las pistas del puente romano.  Ya os he comentado en algún otro artículo que esta temporada el ambiente es buenísimo y han hecho `equipo´ de verdad. Ese es uno de los objetivos que buscamos en la escuela de atletismo, que se lleven bien.

Por lo demás, la semana deportivamente hablando ha sido normal. La única variación y que no es poca es que el sábado estrené sillín para la bici de montaña y por lo menos de momento se han acabado los dolores de culo (más exactamente en el isquion derecho) que estaba sufriendo desde hace algún tiempo. No daba con el motivo porque pensaba que no era el sillín ya que no es que tenga mucho tiempo y solo me pasaba en la parte derecha, pero el caso es que llevaba unos meses que acababa con dolor y tardaba días en recuperarme del todo. Así que este sábado acabé con sensación de alivio a pesar del frio y la niebla. Al llegar ajusté un poco la puntera, bajándola un par de grados, y probaré en la próxima salida si todo continúa bien.

Autor

Corredor, ciclista y nadador aficionado. Técnico de la Escuela de Atletismo de Alba de Tormes, impulsor del grupo de iniciación a la carrera promovido por el ayuntamiento de Alba de Tormes y monitor de gimnasia para mayores. Entrenador auxiliar de natación, socorrista acuático y monitor de gimnasia en el agua. Formación como monitor de socorros y emergencias por Cruz Roja. Miembro desde sus orígenes del club Alba Running, del Club Ciclista de Alba de Tormes y desde hace un año del Club Deportivo Cádiz Costa de la Luz.