Nada en la nevera

- en Deportes
nevera vacia

Pasa la vida y no has notado que has vivido cuando… pasa la vida”. Así reza la letra de la canción que popularizaron los Pata Negra. Pues así pasa el verano y lo malo no es que pase es que todavía no hemos sido capaces de llenar el frigorífico. Es más, llevamos varios días sin nada en la nevera. Bueno. Esa afirmación no es del todo cierta, ya que Unionistas anunciaba dos futbolistas el otro día de una tacada y el Guijuelo, tras fichar a un portero, hoy hacía oficial la incorporación por enésima vez de Pepe Carmona, que regresa al club donde fue feliz después de la mala experiencia del año pasado en el Salamanca.

Sin embargo, precisamente el Salamanca UDS es el que se presenta con la nevera más vacía de lo habitual y eso, a las alturas a las que estamos ya no sabemos si es bueno o si es malo. En realidad, nos parece malo, pero todos queremos pensar con que es bueno, con que esta tarde, o mañana, va a empezar la retahíla de incorporaciones y que van a ser ‘cracks’ (lo serán para sus aficionados) y que de nuevo el ascenso será más real y que “volver a ser grandes” dejará de ser simplemente un eslogan.

De hecho, uno todavía escucha por ahí que tienen atados a Mansour y a Valentín, que siguen sin equipo, que quieren mucho a Salamanca, que están deseando volver y que caen bien entre la afición. Que están fichados y que están esperando para anunciarlos en plan estrellas.

Uno no deja de pensar que son habladurías, que es porque nuestro mercado a veces es tan limitado, que sobredimensionamos lo que conocemos, aunque tanto uno como otro serían jugadores que aportarían, y no poco, a un Salamanca UDS en Tercera RFEF. Sí, en Tercera RFEF, que no se nos olvide que el equipo va a jugar en una categoría de tinte más bien regional.

Quizá esa sea una de las claves de la falta de movimiento o de la lentitud en las oficinas del Helmántico, que muchos jugadores, por mucho que tengan cariño al Salamanca UDS o que quieran venir, apuran sus opciones para militar en categorías mayores. Triste realidad, pero realidad, al fin y al cabo.

Todo indica que no hay nada en la nevera blanquinegra, y mira que estoy convencido de que María y Lozano están barajando múltiples opciones pero que ya no depende todo de ellos, porque a las alturas a las que estamos, con plena campaña de abonados, todo lo que sea motivar a la afición sería lo normal o, al menos lo lógico.

Lo cierto es que si, finalmente, el equipo empieza a trabajar el lunes habrá que ir corriendo a Mercadona, a Gadis, al Leclerc, al Lupa o a donde sea para poder llevar algo más a la nevera, paso previo para preparar una mesa con estilo y de cierto nivel. Porque volvemos al artículo de hace unos días. Que queda tiempo, seguro, pero que cada vez queda menos también es cierto y en los últimos años lo de comenzar las pretemporadas con múltiples ausencias, no ha sido a la postre beneficioso para el club, así que estaremos atentos al teléfono, a la radio, al digital de turno o a lo que sea para conocer novedades que vengan a saciar el hambre de esos cientos de aficionados incondicionales y de esos otros que necesitan un empujón para subirse al barco. Y sin dejar de mirar de reojo a la Copa RFEF que puede ser un buen escaparate para el equipo y una lanzadera para cotas más importantes.

Autor

Periodista y comunicador. Licenciado por la Universidad Pontificia de Salamanca.