El STE de Salamanca exige más seguridad en la vuelta a las aulas tras el aumento de contagios

- en Educación
  • Alerta de que la relajación del protocolo para poner aulas en cuarentena se va a traducir en un incremento de tareas para los equipos directivos y el profesorado

La Junta de Castilla y León considera que la vuelta a las aulas tras la sexta ola de contagios de Covid-19 se ha producido con normalidad y sin incidencias. Comenta que el número de docentes que han solicitado la baja por motivos médicos en estas fechas ha sido mucho más bajo que en enero del año pasado y presume de los mecanismos articulados para la sustitución rápida (las listas dinámicas). También ha anunciado que ya ha comenzado a aplicarse la última actualización de la guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos. Hay un cambio notable en el protocolo: las aulas de Infantil y Primaria solo se cerrarán cuando haya un brote con cinco o más positivos o una afectación del 20% del alumnado.

Desde el STE de Salamanca valoran el mantenimiento de las medidas anti Covid del curso anterior (mascarillas, distancias y ratios, aumento de la contratación de profesorado, ventilación, medición de CO2,  limpieza…) que han permitido mantener la presencialidad en los centros, aspecto fundamental para lograr una equidad en la educación y para que nadie quede atrás en el camino educativo. Pero no comparten esta extraña decisión de relajación en la cuarentena de las aulas que pretende dar normalidad a los centros escolares y evitar el cierre de clases.Más que una medida sanitaria parece una medida de guardería. Todo apunta a que las razones de este cambio no responden a criterios científicos o epidemiológicos contrastados, sino a los elevados costes sociales de las cuarentenas de las niñas y los niños, porque alguien se tiene que quedar cuidándoles”, comenta Teresa Vicente, portavoz de la organización.

Desde el STE de Salamanca alertan de que esta relajación de las condiciones necesarias para poner en cuarentena a una clase entera va a suponer un incremento de tareas y responsabilidad en los equipos directivos, saturados ya desde hace tiempo con toda la burocracia sobrevenida por la pandemia. El profesorado va a redoblar también su trabajo puesto que debe atender al alumnado que asiste a clase y al que no enviándole tareas mediante las plataformas digitales.

Por otra parte, el sindicato solicitó durante las vacaciones de Navidad un cribado masivo antes de la vuelta a las clases puesto que ha sido en el ámbito familiar donde se han producido la mayoría de contagios. “Esto hubiera evitado que el profesorado y alumnado llegara contagiado a los centros educativos, pero la Junta ha hecho oídos sordos”, comenta Teresa.

También exigen agilidad en la vacunación de mayores de 5 años (con el fin de aumentar la seguridad en sus aulas) e inmediatez en las sustituciones del profesorado que se pida la baja laboral para garantizar el derecho a una educación pública de calidad para todas las niñas y niños de la región.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios