AESCO destaca la necesidad de formar al consumidor para identificar y evitar las falsificaciones online

- en Empresas
85
Teclado ordenador
  • En el Día Mundial Antifalsificación, la patronal de comercio quiere concienciar de los riesgos que supone la compra de falsificaciones a nivel económico, social y, por supuesto, para el propio comprador

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio (AESCO), integrada en CES, junto con la Confederación Española de Comercio (CEC), de la que forma parte, y la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) destacan la necesidad de formar al consumidor, especialmente a las nuevas generaciones, para que sepan identificar y evitar las falsificaciones online, y que sean conscientes de los graves riesgos que conlleva su consumo a todos los niveles.

Hoy, 8 de junio, se celebra el Día Mundial Antifalsificación y según los datos publicados por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea con motivo de este día, un 12% de los españoles reconoce que ha sido engañado alguna vez y ha comprado de forma involuntaria una falsificación. Además, un tercio de los europeos se ha cuestionado si un producto que habían comprado online no era auténtico. Y es que la distribución de las falsificaciones online es alarmante, llegan de todas partes del mundo y muchas veces en pequeños paquetes que son difíciles de detectar.

En este escenario, AESCO sostiene que se pueden minimizar los riesgos comprando en el comercio de confianza, “en el que se ofrece trato personalizado, cercanía, diferenciación…” y en webs conocidas. “Es importante desconfiar de los precios demasiado bajos, de las descripciones de productos o instrucciones que no están en español, y buscar que la información esté bien detallada, con los datos de la empresa que lo vende y que ofrezcan varias formas de pago”.

Para AESCO, la CEC y Andema el consumidor tiene que ser consciente de la existencia de productos falsificados, no solo en páginas web sospechosas, sino también en plataformas de comercio y en redes sociales. “Los niños y los adolescentes son los consumidores del futuro y para ellos comprar por Internet está en su ADN. Las redes sociales son sus escaparates y deberíamos como sociedad tratar de formarles para que sean conscientes de los riesgos que supone la compra de falsificaciones a nivel económico, social y, por supuesto, para el consumidor; y que puedan evitar, en la medida de lo posible, la compra de estos productos de forma involuntaria. Además, cuando compras por internet y adquieres una falsificación, estás dando los datos de tu tarjeta de débito o crédito a un ciberdelincuente que no sabes el uso que hará de ellos”.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios