Salamanca punto de encuentro para la formación y capacitación empresarial

- en Empresas

No es ninguna presuntuosidad pretender que Salamanca sea uno de los más importantes puntos de encuentro para el aprendizaje empresarial y ejecutivo. Desde un emprendedor hasta un directivo que tiene toda la madera para convertirse en un líder. Y decimos que es posible, porque si “escarbamos un poco” (dicho coloquialmente), basta con una referencia universal única que tiene la ciudad y la región de Salamanca: una de las universidades más antiguas de Europa fundada en 1218, lo que sin duda tiene un valor especial en cuanto a la tradición para la educación, el aprendizaje y la cultura en general.

La vida cotidiana de una ciudad se fragua no sólo por las realidades socioeconómicas

Sin duda, en el origen de cualquier ciudad, siempre ha existido una necesidad económica y social, pero al poco tiempo de su establecimiento, en la historia universal de las ciudades del orbe, las costumbres y la idiosincrasia de los pueblos, mezclado junto a los recursos de los que disponían (cosechas, ganados, etc.) fue configurando una cultura característica, única e irrepetible.

Hoy día, toda ciudad que respete su impronta cultural y su historia termina siendo un reflejo de aquella herencia de generaciones que le dieron personalidad, y que, en el presente, los ciudadanos lo mínimo que tienen que exigir a sus gobernantes, es que también gracias a esa tradición y permanencia en el tiempo durante siglos, sepan construir un tejido de futuro y de posibilidades para sus ciudadanos.

Y es entonces cuando entra en juego la política cultural que tiene que establecer una dialéctica triangular (gobierno local, ciudadanía y agentes sociales) que se preocupe por ser un aglutinante transversal. De esta manera, las instituciones locales tienen la responsabilidad de plantearse la cultura desde la estructuración social más allá de las programaciones y el intercambio de espectáculos.

Ahora, en pleno siglo XXI, hay que esforzarse en comprender la multiculturalidad y considerar a la cultura y la educación como pilares de la cohesión social. Pero es que, además, se convierte la formación y capacitación empresarial, como el principal agente del cambio porque genera conocimiento y de este se logran hitos de crecimiento económico. Sin ese “saber” no se puede crecer. Y la herencia que tiene Salamanca tiene que tener un gran peso en la aplicación del conocimiento, con la finalidad de que la región no solo viva del pasado, sino que esté día a día construyendo un futuro promisorio para las generaciones de los próximos cien años.

Este es el desafío al que se enfrentan las clases dirigentes actuales. Y esto es por lo que debemos luchar para no solo estar todos los días hablando del horizonte 2030, los proyectos y empresas sostenibles, neutros al medioambiente, flexibles y adaptados a las políticas de inclusión e igualdad, etc., sino también al tejido empresarial y social que conforman todas y cada una de estas preocupaciones sin son bien atendidas.

Compartimos los desafíos a los que nos enfrentamos en el presente, lo que no necesariamente vamos a poder consensuar, es el cómo hay que hacer las cosas.

Sabemos el por qué hay que hacerlo. Porque sin capacitación y formación no hay ni desarrollo, ni crecimiento económico ni progreso social. La cuestión es cómo hacerlo en el ámbito empresarial. Cómo potenciar a los nuevos emprendedores regionales. Cómo crear una clase dirigente que ponga a las empresas de la región en la pole junto a otras empresas nacionales e internacionales.

Vamos a concentrarnos en el cómo y no en el por qué

Por tanto, imaginemos por un momento que hay una coincidencia programática entre autoridades municipales y autonómicas en cuanto a que es imperativo impulsar la formación y capacitación de emprendedores.

¿Qué es lo que proponemos?

Y es aquí entonces, donde volvemos a la casilla de salida: a explicar la importancia de lo que implica el punto de encuentro.

Salamanca nos da una mejor posición. Es como si fuese una carrera de atletismo de cien metros lisos en la cual partimos en la salida desde el suelo un metro por delante del resto de competidores. No en vano, el famoso dicho de que “Lo que natura no da Salamanca no presta” indica a todas luces el prestigio de esta ciudad.

De ahí que a través de este extraordinario medio que es Noticias Salamanca, creemos que es posible hacer un punto de encuentro en los términos descritos, que no se agotará en una sesión ni en un programa. La idea, por ello lo hemos definido como “punto de encuentro permanente”, es que empresarios, sean pymes, grandes empresas, autónomos, profesionales liberales, directivos, etc. podrán reciclarse a través de programas de actualización y especialmente, en cuanto a los procesos actuales de digitalización al que tanto empresas como la sociedad en su conjunto estamos sujetos.

Hay que tener en cuenta que no solo la tecnología cambia cómo consumimos y cómo hacemos las cosas en nuestro trabajo. También influye decididamente y por supuesto que cambia, nuestra forma de pensar.

Los conocimientos adquiridos hace quince o veinte años, no es que no nos sirvan. Por supuesto que sí. Pero es como si un médico cirujano cardiovascular opera hoy mismo a un paciente con las técnicas quirúrgicas de hace doce o trece años y no las actuales. Seguramente, el paciente igualmente saldrá bien de la operación, pero lo que es seguro es que la cirugía no habrá sido lo mínimamente invasiva como la que se puede hacer hoy.

¿Por qué es posible? Porque el avance del conocimiento científico y tecnológico es imparable. También lo son los cambios en cómo enfrentamos las crisis (tenemos sobradas experiencias que nos han enseñado bastante en los últimos quince años) y especialmente, la forma en que hoy día aplicamos los conocimientos.

Las empresas de nueva creación, las llamadas start-ups, especialmente en el ámbito tecnológico, no pueden guiarse por políticas empresariales de hace veinte años. Las pymes no pueden seguir gobernándose bajo ese lema tan típico de la empresa española en que se dice “hace veinte años que las cosas las hacemos así y no las vamos a cambiar”. Y este tipo de sentencias es la que ha llevado a que muchas empresas tradicionales españolas en su tercera generación fueran vendidas a otras empresas que valoraban el valor de marcas tradicionales, pero que tenían lo que los dirigentes históricos no tenían: un conocimiento de cómo abordar el futuro. Esta es la premisa básica de cómo debe gestionarse el cambio.

Esto es lo que vamos a trabajar denodadamente desde este punto de encuentro. Ya iremos poniendo a disposición de nuestros lectores/as cuáles serán los programas que vamos a implementar a partir del próximo otoño, aunque a título de ejemplo vamos a explicar la metodología que aplicaremos, con uno básico sobre emprendimiento.

Curso “Cómo convertirte en emprendedor”

Objetivo: aprender los pasos necesarios para la creación de una nueva empresa, cómo aplicar el conocimiento al crecimiento del negocio que estás gestionando en la actualidad.

Los módulos de conocimiento se dividen en 5 áreas básicas: emprendimiento, mundo empresarial, diseño e innovación, negocios y habilidades directivas.

Este curso te brinda la oportunidad de aprender a usar herramientas necesarias para identificar oportunidades en el mercado e iniciar proyectos que compiten al más alto nivel. O, en caso de que estés inmerso en uno, re-direccionarlo hacia un camino de éxito.

El programa facilita a que los inscritos puedan hacer consultas sobre los proyectos en los que estén trabajando, así como desde el inicio ofrece la posibilidad de realizar proyectos, participar en retos y otras experiencias que tengan que ver con el mundo emprendedor.

El programa en detalle

1º) Se adquirirán una serie de conocimientos sobre cómo debe ser el proceso de creación de una nueva empresa, pero explicando cómo deben ser puestos en práctica y hacer consistente la idea empresarial y elaborar y/o consolidar si tienes actividad, tu nuevo plan de negocio.

2º) Proporcionar a las personas con vocación emprendedora las competencias necesarias para implementar su idea/proyecto en un mundo de digitalización total, en el cual tendrán que aprender a mejorar sus competencias digitales y comerciales, así como las habilidades directivas, como es el caso de la mejora en las habilidades de comunicación, saber gestionar las micro-finanzas, aprendiendo a utilizar el comercio electrónico, el marketing mix, las políticas omnicanal, etc.

3º) Aprender a gestionar con eficacia el networking y las redes sociales.

4º) Emprendimiento Social y Sostenible.

El objetivo de estas acciones formativas es mejorar diferentes aspectos del emprendimiento social y sostenible en el marco de la transición a una economía verde e incorporar la Responsabilidad Social como compromiso, obligación y deber en todo tipo de negocio.

5º) Crear empresas responsables, economía social, otras maneras de entender el emprendimiento, la relación entre emprendimiento sostenible y responsabilidad social, así como eco-emprendimiento o emprendimiento verde.

Más información sobre el curso en el 623 22 06 10

 

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios