EL FARO DE ALEJANDRÍA: ¡Haz como la mariposa…transfórmate y vuela!

- en Firmas
mariposa naturaleza salamanca

Sin duda tú y yo, más todas las personas que conoces y que yo conozco, queremos creer que nos adaptamos fácilmente al cambio. Pero no necesariamente es así. Lo que te digo hoy es que si quieres sobrevivir en esta sociedad: ¡pues entonces cambia!

No te estoy diciendo que si no cambias te mueres. No te estoy hablando de tu supervivencia física, sino la que más daño puede hacernos en la vida: la mental y consecuentemente los estados anímicos derivados de estados emocionales afectados por el cambio.

Antes que nada, debes saber que el cambio en sí mismo es parte del caos

Quiero que entiendas qué significa el caos en la vida de las personas, que es parte natural del cambio y qué hace cuando te golpea. Por tanto, la pregunta que te formulo es: ¿alguna vez te has propuesto cambiar un aspecto de tu vida? Y a continuación también te pregunto: ¿has tenido buenas intenciones, estás comprometido y tomas acción, pero en lugar de mejorar las cosas empeoran? Porque si esto es lo que te ha sucedido o que te está sucediendo en este momento, entonces te doy la BIENVENIDO/A al CAOS DEL CAMBIO.

¡Pero como siempre te digo querido lector/a no te desanimes! Para eso estamos aquí hoy…para ayudar a clarificar tus ideas.

¿Qué es lo que dice la Teoría del Caos?

Esta teoría sostiene que incluso el sistema más desordenado tiene dentro de sí la semilla del orden. Y este principio también es cierto para las relaciones interpersonales, las familias, los ambientes laborales, las instituciones, los gobiernos y los sistemas políticos, o sea, en todo tipo de grupo y/o comunidad humana, y por supuesto para tu propia y compleja perspectiva personal.

¿Cuál es la clave de la teoría?

Lo que está funcionando hoy sin duda forma parte de la dinámica de las sociedades y países. La tecnología ha hecho mucho si miras desde el día de ayer hacia atrás para que estemos en la situación en la que nos encontramos hoy. Y no te imaginas aún cuál será la situación que habrá mañana, o el mes que viene, ni pensar en un nuevo año. Lo único seguro es que el cambio sigue operando, estamos en un estado de mutación permanente, en la vida de las sociedades y por supuesto en nuestra vida personal. El cambio forma parte de la vida. Resistirse al mismo, esto sí que es morir como te decía más arriba: no física pero sí mentalmente.

El caos que produce el cambio es que el antiguo sistema (el que estaba vigente hasta ayer) tiene que desmoronarse para que pueda surgir el nuevo orden desde dentro. Esta transformación aparece como un caos total. Pero una vez que comprendes que es parte de un proceso natural que se da por la propia evolución, el caos se convierte en una señal para ti de que el cambio está en camino. Es una advertencia clara que se te pone delante de tus ojos (te has percatado de ello…lo estás percibiendo), ves que algo está cambiando, aunque no sepas exactamente qué es y qué consecuencias va a tener para ti. Pero tu intuición te dice algo…que sabes que tienes que hacer algo al respecto.

Son muchísimas las personas que tratan de evitar el cambio, porque cuando ven que se va desmoronando el viejo sistema, lo perciben como algo incierto, que mete miedo en el cuerpo, a veces es del todo frustrante y para algunas de las personas que son más susceptibles (también un poco más temerosas) les resulta abrumador. Sienten que les sobrepasa, que van a pasar de ello. ¡Craso error!

Pero no puedes conseguir lo que quieres a menos que cambies

La razón por la que aún no lo has hecho, es porque con un alto grado de probabilidad, no eres  la persona que está lista para hacerlo en ese que es tu mundo…tus vivencias…tu entorno. Pero es el mismo entorno el que te está diciendo que para que te sigas sintiendo persona con tus derechos y beneficios de los que hasta este momento has disfrutado, no tienes más remedio que cambiar.

Emociones más salvajes por el cambio

Cuando te decides a pasar por cualquier tipo de cambio, habrá emociones que también podrás catalogar como salvajemente cambiantes y un período en el que te sentirás como si todo se estuviera desmoronando. ¡Pero no debes desesperarte! Es el momento de la paciencia y la reflexión. Mirar a tu alrededor, porque si piensas que estás solo enfrentándote al peligro del cambio…te equivocas. La gran mayoría de personas tienen este sentimiento, la cuestión es que también un amplísimo porcentaje oculta sus sentimientos.

Debes ser como la mariposa

¿Te has puesto a pensar que una mariposa no puede desarrollar la fuerza que necesita para batir sus alas si no lucha para salir del capullo y entrar en su nuevo orden? Y la fuerza que la impulsa es descomunal. Es la naturaleza…que quita y da. Al igual que el cambio, el que derrumba los estándares del pasado e impone los nuevos.

¡Debes apelar a tú carácter! Ese que incluso desconoces que tienes, porque jamás te has visto en una situación similar. Esa predisposición, esa actitud, realmente nunca desaparece, porque también nuestro propio instinto de supervivencia (en este caso vuelvo a insistirte en tu actitud vital desde tu mente), es el que te sacará a flote, ya que las partes atascadas están ahí para ayudarnos a aprender y crecer. Como el momento previo al primer aleteo de la mariposa.

Sin ese impulso no va a poder presumir ni de su vuelo, ni su belleza y colores llamativos. Se quedaría en el capullo. Como tú y yo que no podremos pasar al siguiente nivel cuando el cambio ya se ha desatado, porque nos habremos quedado sin fuerzas, sin ese ánimo que nos nutre la actitud de vencer. ¡De adaptarnos o morir!

El antiguo sistema tiene que desmoronarse para que pueda surgir el nuevo orden desde dentro

Esta transformación aparece como un caos total, pero que una vez que comprendas esta teoría, el caos es una señal de que el cambio está en camino. No puedes evitar el proceso de pasar de lo viejo a lo nuevo.

Prosperando en el caos: gestionar el cambio en tu vida

¿Eres de los que piensa que hoy es igual que ayer y que el día de mañana no va a ser diferente? ¡Pues te equivocas! Una cosa es que no te des cuenta, que no lo percibas, por lo que no puedas anticiparte al mismo cambio. Otra muy diferente, es que siempre ocurre, por lo que ni ayer ni hoy ni mañana serán iguales.

Por si no te queda claro te pido que me respondas a las siguientes preguntas:

– ¿Cuáles son las cualidades inherentes del cambio?

– ¿Por qué cambian las cosas y cuál es el impulso o la causa del cambio en nuestras vidas?

En primer lugar, todos nosotros experimentamos los efectos del cambio todos los días. Por tanto, en cuanto a las características inherentes del cambio no tienes más que abrir los ojos y ver a tu alrededor:

– Las computadoras portátiles.

– Los teléfonos inteligentes.

– Los relojes inteligentes.

– Los coches híbridos.

Esto es para citar algunos ejemplos, pero son miles los inventos que a diario nos mejorar nuestras vidas.

En segundo lugar, seguro que muchos de estos avances tecnológicos que ahora los consideramos como algo normal, caso de una APP en el móvil, unos años atrás los veíamos como ciencia ficción. Ahora los usamos todos los días y con naturalidad.

Y, en tercer lugar, todos estos grandes cambios se filtran en nuestras vidas y cambian nuestros viajes, nuestra salud y la forma en que hacemos el trabajo junto con muchas otras cosas de nuestra vida cotidiana. Forman parte de nosotros desde que nos levantamos por las mañanas hasta cuando ya caes en un sueño profundo por la noche. No puedes prescindir de ellos, es algo contra natura.

No reconocemos cuánto cambian constantemente las cosas debido a este efecto de goteo

Gracias a las NT’s es más fácil comprender que este mismo impulso y aceleración que tiene la innovación tecnológica, es la que induce al cambio de manera natural, casi automática. También comprendo que para ti es todavía difícil en el momento presente captar la realidad del cambio y su impacto en ti personalmente, porque, como decíamos, parece que hoy es lo mismo que ayer y mañana no será diferente. Y ahí es dónde subyace el error que podemos cometer en no reconocer el cambio, menos aún en qué nos afectará.

Cómo respondemos a la crisis

Para comprender cómo prosperar en el caos del cambio no deseado, ese que no te imaginabas que ocurriría, lo primero que debes hacer es comprender cómo vas a responder a la crisis personal que te ha provocado, y especialmente debes ver cómo utilizar este conocimiento para gestionar el cambio en tu vida de manera constructiva.

Las 3 vías de salida

Siempre tenemos tres opciones:

– Aceptar el cambio cómo es, o sea completamente.

– Influir en él de manera de que podamos ayudar a modificarlo en lo que respecta al impacto personal que nos afecte.

– Rechazarlo de plano y negarnos a cambiar.

Saber que tenemos una opción en realidad elimina parte del estrés de enfrentarnos a una oportunidad involuntaria, caso de los cambios producidos por la pandemia en la cual nos vimos obligados al uso de mascarilla y practicar el distanciamiento social, desde ya que en el peor momento del Covid, el confinamiento.

Con suerte, todos tomamos decisiones que tienen pocas consecuencias negativas para nosotros mismos o para los demás. Es por ello imprescindible que identifiques tus opciones, esas que crees que tienes, porque entonces estarás minimizando esa lucha interna que seguro experimentas cuando sientes que estás perdiendo el control de tu vida.

No siempre tendremos la libertad de elegir hacer lo que queramos hacer. Es normal que así sea. Pero lo importante que debes aprender de tu propia vida, es que siempre tendremos la libertad de elegir hacer lo correcto. Porque en la medida que tengas opciones, te aseguro que tendrás el control. De hecho, hay muchas cosas que podrás controlar.

Hay una serie de cosas que podemos hacer para gestionar el cambio en nuestras vidas, especialmente en medio de un cambio caótico.

Para que tengas en cuenta lo que puedes hacer

– Debes creer en ti mismo.

– Si no cambias tu mentalidad sobre cuándo debes reaccionar, puede que hacer el cambio para ti sea demasiado tarde.

– El proceso del cambio internamente no te será fácil pero tampoco es imposible.

– Debes quitarte la vieja estructura mental a la que estaba sujeta tu vida, trabajo, costumbres, etc. y comprender cuál es el nuevo paradigma en el que debes moverte.

– Debes orientar tu mentalidad siempre dirigida hacia cosas concretas y tangibles, de manera de poder medir el éxito de tus acciones.

– Tenemos un exceso de información y no filtramos lo suficiente para diferenciar la buena de la mala, para analizarla, depurarla y convertirla en decisiones que vayan en la dirección correcta.

– Es importante quién forma parte de tu entorno laboral, profesional y de amistades, cuidando mucho en las elecciones en las que puedes terciar, y adaptándote lo más que puedas en aquellas que no puedes controlar, como es un jefe.

– Deja de pensar que solo son ideas y convierte tus percepciones, la nueva visión que tienes del entorno, en posibles acciones que no te dejen fuera del proceso de cambio.

– Lo que hoy nos va muy bien, puede que mañana no sea así. Y no te conviertas en esa persona que dice “pero si ayer esto funcionaba” porque hoy ya no es así.

– Incluso para las tareas más operativas, esas que dominas en tu actividad, también podrás encontrar formas más eficientes de hacerlas.

– Tener ese espíritu de aceptación del cambio es contar con la predisposición al aprendizaje permanente.

– Debes formar parte de la solución no del problema. No puedes esperar a que las cosas sucedan, sino anticiparte cuando ya sabes que han empezado a ocurrir. No es necesario que el barco se hunda para que te salves. Hay opciones para sobrevivir mentalmente y también para salvar el barco.

Llegados hasta aquí, entonces te pido que no solo te preocupes por anticiparte cada día al cambio por venir, sino que te insto a que seas influyente en el mismo. Conviértete en una especie de mensajero que lo anuncia, porque te aseguro que te cambiará (valga la redundancia) ese propio cambio al que estás gestionando, especialmente cuando hay otras personas de tu entorno más personal que serán las beneficiadas (o también las perjudicadas) de cómo lo orientas, cómo lo gestionas y de qué manera lo vives.

Autor

Vicepresidente del FORO Ecofin y director de www.ecofin.es , CEO de www.demuestra.com, Presidente del Instituto Ecofin de Liderazgo, coordinador académico de la Red e Latam del grupo Media-TICS. Puedes enviarme comentarios y consultas a jzunni@telefonica.net