Feliz Año Nuevo y larga vida a NOTICIAS Salamanca

- en Firmas

Nochevieja, noche de contrastes, de idas y venidas. De ‘holas’ y ‘adioses’; de balances; de buenos deseos; de besos; de champán; de ‘glamour’; de uvas; de campanadas; de cariño; de familia; de cotillones; de bailes; de música; de programas de variedades en la tele; de escachar nueces y aplastar polvorones; de ser felices; de recordar a los que no están; de cambiar sonrisas por llantos pensando en cómo les gustaría vernos. Es el último día del 2021, un año particular por la situación en que vivimos, por una pandemia que ha convertido nuestras vidas en una ruleta rusa cuyos mandos parecen accionados por el enemigo. Como diría José Mota: “¿Ahora? Ahora sí. ¿Antes? Antes no. O sea, ahora sí, antes no”. Pues eso es lo que parecemos vivir, pero lo cierto es que ninguno de nosotros tenemos la solución, así que habrá que ser, cuanto menos, prudentes y precavidos.

En mi caso, después de las muchas ‘turras’ que os he dado os pido un último esfuerzo pues voy a aprovechar para hacer un pequeño balance y expresar mi deseo para el 2022.

2021 ha sido un año de subidas y bajadas en lo personal, de malos y buenos momentos, pero ha sido un año en el que aprendí a conocerme más y mejor y eso me ha permitido seguir avanzando en mi camino y abrir unas puertas donde se cerraban otras. Me ha servido para descubrir que hay gente que me quiere mucho y que me tiene en sus pensamientos, pero que, por encima de todo, me tienen en sus obras. La verdad es que me gustaría hablar de algunos de ellos, gente maravillosa que comparte mi peregrinar, estemos donde estemos, Pero voy a hablar sólo de una de ellas y que me perdone el resto. Algunos la conocerán, pero otros muchos no sabrán quién es y, les voy adelantando, seguirán sin saberlo cuando terminen de leer este artículo. Porque imagino que es de esas personas que, si quiere brillar, tiene luz suficiente para ello y, si quiere salir, levanta la cabeza sin necesidad de apoyarse en nadie. Creo que fue por el mes de mayo. Un servidor, ‘culo inquieto’ por naturaleza, recibió la llamada de una amiga que le ponía en conocimiento de que un nuevo medio de comunicación podía ser una estación de tren para un servidor o, incluso, un destino definitivo. El caso es que no era lo que uno se cree que hace bien, eso de escribir, sino que se trataba de reforzar la estructura de ese medio para ponerlo en el mercado. Y así es como conocí a la persona de la que les hablo. Le gustó mi currículo y me contó su proyecto, pero… sólo podía ofrecerme ser comercial. Uno, que tiene los ‘anillos’ bien puestos, cogió el toro por los cuernos y allí se puso, teléfono en mano, a buscar apoyos en los que basar el proyecto.

Los comienzos nunca son fáciles y éste no iba a ser menos. Sin embargo, descubrimos también una gran cantidad de gente empática, agradecida, sensible y educada que, aunque no podía en ese momento ayudar sí veía el proyecto como un soplo de aire fresco en un panorama mediático que, cada vez mengua más su oferta. Y acabó siendo una gran experiencia, sobre todo, porque traté de trasladarle lo que esa persona me transmitió. Que www.noticiassalamanca.com no era un diario al uso. Que era una plataforma al servicio de los salmantinos, su directorio de empresas, sus ofertas de trabajo, ese maravilloso y apasionante paseo que en las últimas semanas está realizando Begoña Luis por el comercio y por los restaurantes y bares de Salamanca, sus importantes firmas colaboradoras… Y es que, al final, los hijos acaban siendo el reflejo de los padres y las obras, el de los obreros, por lo que, seguro que el medio terminará siendo lo que quieran sus lectores y sus anunciantes, pero siempre con el sello de su editor y esa ambición, ganas y enorme esfuerzo personal que me supo trasladar desde la primera vez que hablamos y que demuestra tener cada día.

Al poco tiempo, mi labor comercial se convirtió en una labor periodística. Volvíamos a la primera línea, pero, de nuevo, la libertad y las facilidades para abordar el trabajo fueron una constante. Después de más de dos décadas en la profesión, por fin he podido desarrollar mi faceta más libre y personal que se ha traducido en escribir cómo y cuándo quiero, sin la más mínima cortapisa exterior ni la más mínima autocensura, esa que va intrínseca en la labor del periodista cuando trabaja para un medio. Y os puedo asegurar que el camino está siendo fantástico. Me siento mejor persona y eso, a cierta edad, no veáis lo importante y necesario que es para uno. Porque, al final, ese proceso se ha convertido en terapia.

Durante todo ese tiempo me he topado con mucha gente que conoce a esa persona. Supongo que él también se habrá encontrado con mucha gente que me conoce y tengo claro que tanto unos como otros habrán hablado para bien o para mal de nosotros. Sin embargo, hace tiempo que aprendí a juzgar y a valorar a las personas por mí mismo y hoy quiero dar las gracias a esa persona por su compromiso con su trabajo y con mi persona. Durante estos más de seis meses siempre me ha tendido la mano, siempre me ha alentado a iniciar nuevos retos y siempre ha estado a mi disposición para ayudar. Ahora que, con el cambio de año, mi vida da un nuevo giro, quiero mirar a los ojos a este 2021 y quedarme con aquello que me va a servir para el futuro y él, sin duda, ha sido muy importante para mí este año.

Nuestros caminos espero que sigan siendo paralelos. Vamos, no lo dudo, pero lo que tengo claro que tiene mis mejores deseos para él y, sobre todo, para esta locura que es www.noticiassalamanca.com. Deseos de larga vida, deseos de libertad, deseos de disfrutar el camino.

A todos ustedes, por supuesto, darles las gracias por acompañarme a mí, a él y al resto del equipo, Desearles todo lo mejor para el 2022 y que nos sigamos leyendo.

Feliz Año Nuevo

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios