Obesidad, la nueva epidemia.

- en Salud
  • Según el nuevo informe lanzado hace unos meses por la OMS, la obesidad es la responsable de 1,2 millones de muertes al año en Europa. Advirtiendo que 6 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños, ya tienen obesidad o sobrepeso en Europa, convirtiendo a nuestro continente, junto con el americano, en los más afectados por esta enfermedad que mata lentamente.

Es bien sabido que, a raíz de la pandemia, el problema provocado por la obesidad y el sobrepeso se ha ido agravando cada vez más. Al fin y al cabo, hemos tenido que estar confinados, teletrabajando y en general promoviendo hábitos que nos impiden salir de casa por “nuestra propia salud” durante estos últimos años.

Por desgracia, a pesar de que muchos puedan tener o haber adquirido algún tipo de máquina de ejercicio, en la que bajar unos kilitos durante la pandemia, muchos otros se han ido dejando llevar por su nueva rutina, convirtiéndola en un vicio muy peligroso.

Tal es así como lo muestran los resultados recientes sobre la obesidad en España. Donde el caso que nos ocupa, Castilla y León, mientras que no tiene los datos más alarmantes, esto no quiere decir que sean precisamente bajos. Para el 2021 la comunidad de Castilla y León mostraba datos graves, con el 36.5% de los habitantes mostrando sobrepeso, mientras que un 21.5% se encontraban padeciendo obesidad.

Cabe decir, para los que no estén enterados acerca de la gravedad de esta enfermedad, que la obesidad es la responsable directa de provocar más de 200.000 nuevos casos de cáncer al año, al igual que diabetes, problemas cardiacos, respiratorios, discapacidad… por no hablar de las consecuencias psicológicas que sufren los afectados debido al estigma social.

La obesidad no únicamente se ve provocada por los malos hábitos alimenticios, también se sabe que hay una relación significativa entre el nivel socioeconómico y el tamaño del hábitat. Donde, a menor nivel socioeconómico y menor saturación poblacional del hábitat, se observa una mayor concentración de individuos obesos o con sobrepeso.

Este tipo de relación es la que se viene observando desde hace décadas en países con una predominante clase baja, y reducida repartición de la riqueza. Como México, que lleva durante años siendo uno de los países que más padecen y sufren esta enfermedad.

De este modo, es innegable que, al contrario de cómo quieren creer ciertos sectores de la política española, los que se están poniendo gordos no son los ricos en su mayoría, sino los más pobres.

Respecto a los grupos de edad que más se encuentran afectados por esta enfermedad. Destaca la tercera edad, que según las estadísticas presentadas por la “Sociedad Española de Geriatría y Gerontología”, nos confirman que un 35.5% de los hombres y un 40.8% de las mujeres de más de 60 años en España, padecen obesidad.

Adicionalmente, durante los últimos años, se ha estado observando un fuerte incremento de esta enfermedad en niños y preadolescentes a lo largo de toda España. En el caso de Salamanca, los pediatras calculan que en torno al 30% de los jóvenes en edad pediátrica, están por encima o muy por encima del peso adecuado.

El problema con los niños es realmente grave, puesto que no depende solo de ellos, sino de los propios padres. Se debe tener en cuenta, que la pandemia ha hecho bastante daño, sobre todo a este grupo poblacional, que debería pasar la mitad del día al menos al aire libre jugando con amigos. A mayores, se ha de tener en cuenta también que los malos hábitos de compra se traducen en malos hábitos de consumo, sobre todo para los niños, que no cuentan con la autonomía suficiente como para regular lo que consumen.

Padres que optan por la salida fácil, dándole a los niños lo que quieren, o comprando comida congelada o precocinada para poder relajarse un poco tras volver del trabajo, no suelen darse cuenta de cómo esas “comodidades” proporcionadas por la vida moderna, pueden afectar a sus hijos en el largo plazo.

Al fin y al cabo, el cerebro, sobre todo el de un niño pequeño, mientras que es capaz de acostumbrarse rápido a nuevos hábitos, si estos se llegan a mantener en el largo plazo, pueden resultar muy difíciles de redireccionar.

Por último, cabe decir que el problema de la obesidad y el sobrepeso se ha visto opacado por problemas más apremiantes, tanto a escala nacional como internacional, como lo son la inflación, los incendios, la subida de temperaturas o la Guerra de Ucrania.

Como conclusión, en España tenemos dos grupos de riesgo principales, la mediana edad, y más recientemente los niños. La pandemia ha agravado la incidencia de la obesidad y el sobrepeso debido a los malos hábitos, mientras que las cifras en España son bastante altas y no parecen dar señales de ir bajando.

La visibilización de este problema se ha visto opacado por otros más recientes a escala nacional o internacional, a pesar de que cada año hay más muertes relacionadas con la obesidad.

Todos los datos utilizados se han recabado del Estudio Nutricional de la Población Española.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios