Viruela del mono: Síntomas, cómo se transmite y medidas básicas para evitar el contagio

- en Salud
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la viruela del mono como una emergencia de salud pública de carácter preocupante a nivel internacional

La viruela del mono es “un brote que se ha propagado por todo el mundo rápidamente, a través de nuevos modos de transmisión, sobre los cuales sabemos muy poco y que cumple con los criterios del Reglamento Sanitario Internacional” para declararla como emergencia, explicó el sábado el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Ghebreyesus ha añadido, además, que el riesgo de la viruela del mono es moderado a nivel mundial y en casi todas las regiones, “excepto en la región europea, donde evaluamos el riesgo como alto”. Se produce así un cambio significativo en torno a esta enfermedad, que hasta ahora no había sido considerada como emergencia mundial al no haber consenso entre los experto, pero que ha seguido sumando casos por todo el mundo, hasta llegar a los casi 17.000 infectados en 75 países del mundo, y cinco fallecidos.

El Ministerio de Sanidad ofrece información general sobre las agrupaciones de casos de viruela de los monos (Monkeypox) y ofrece respuestas a las preguntas más frecuentes:

  1. ¿Qué es la viruela de los monos o Monkeypox y cómo se diagnostica?

 La viruela de los monos o Monkeypox es una zoonosis viral (enfermedad que se trasmite de los animales a las personas) que es endémica en África occidental y central.

Los síntomas de la enfermedad pueden aparecer entre 5 y 21 días después de la exposición al virus y son similares a los que producía la viruela, aunque más leves.

El diagnóstico de confirmación de MPX solo puede hacerse mediante pruebas específicas de laboratorio.

  1. ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad y su gravedad?

En un primer momento, los síntomas son muy inespecíficos: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, cansancio y ganglios linfáticos inflamados. Entre 1 y 5 días después de la aparición de la fiebre, aparece una erupción que habitualmente comienza en la cara y se extiende a otras partes del cuerpo. Esta erupción consiste en lesiones cutáneas que inicialmente son lisas, luego se elevan, se transforman en vesículas con líquido, luego en pústulas y terminan con forma de costras que luego se caen y desaparecen.

Es muy típica la afectación de las palmas de las manos y las plantas de los pies, aunque no siempre ocurre.

Suele ser una enfermedad que desaparece por sí misma sin tratamiento y la mayoría de las personas se recuperan en varias semanas. Sin embargo, en algunos casos, puede producirse una enfermedad grave, sobre todo en niños, embarazadas, adultos jóvenes y personas inmunocomprometidas que pueden necesitar atención hospitalaria.

Las complicaciones pueden incluir infecciones bacterianas secundarias en las lesiones de la piel, neumonía, sepsis, encefalitis e infección de las córneas.

  1. ¿Qué está sucediendo con la viruela de los monos?

 Actualmente, hay un brote comunicado el 15 de mayo de 2022 por el Reino Unido que está en estudio. Son ya varios los países, entre ellos España, que tienen casos.

No es la primera vez que se diagnostican casos de esta enfermedad fuera de África, ni tampoco el primer brote.

El brote actual presenta una serie de características singulares que lo diferencia de anteriores eventos ya que la mayor parte de los casos detectados parecen estar asociados a relaciones en contexto sexuales de riesgo.

  1. ¿Cómo se transmite la viruela de los monos o Monkeypox?

 El virus de la viruela de los monos o Monkeypox se trasmite entre personas mediante el contacto directo con las vesículas o con el contacto prolongado y cercano con secreciones respiratorias. Además, puede transmitirse por contacto directo con objetos contaminados con fluidos corporales de una persona infectada como ropa de cama o ropa, toallas. También se ha documentado la transmisión de madre a hijo y entre parejas sexuales, debido al contacto íntimo durante las relaciones sexuales.

  1. ¿Cuál es el riesgo de infectarse?

Aunque, en general, el riesgo de contagio entre personas se considera bajo, el riesgo de infectarse después de haber estado en contacto con una persona infectada, depende de la naturaleza y la proximidad del contacto.

Los miembros del hogar, las parejas sexuales y aquellos que atienden casos confirmados, incluidos los trabajadores sanitarios que no utilizan equipo de protección individual (EPI) apropiado y otras medidas para el control de la transmisión, tienen un mayor riesgo de infección.

  1. ¿Cuáles son las medidas básicas para evitar el contagio?

Las personas enfermas deben estar en una habitación separada del resto de convivientes hasta que todas las lesiones hayan desaparecido, especialmente si son extensas o hay síntomas respiratorios.

Se deben seguir las normas básicas de higiene (lavado de manos frecuente con jabón o antiséptico) y evitar el contacto directo con fluidos corporales y lesiones cutáneas de la persona enferma, así como evitar el contacto con objetos que pudieran estar contaminados por esos fluidos.

Se debe evitar el contacto físico y las relaciones sexuales con personas sintomáticas.

  1. ¿Qué debo hacer si he estado en contacto con una persona enferma?

El protocolo de actuación contempla medidas para el seguimiento de aquellas personas que hayan podido estar en contacto con una persona diagnosticada con viruela de los monos o Monkeypox. En este caso, no hay que acudir a un centro sanitario sino LLAMAR al teléfono 112 o al número que tenga habilitado su comunidad autónoma, informando de la situación. Desde los servicios de emergencia / salud pública se valorará el nivel de riesgo y se informará a la persona de los pasos a seguir para que las medidas a adoptar sean más seguras para su salud y la de los demás.

  1. ¿Qué debo hacer si tengo síntomas compatibles con la enfermedad?

Si cree que puede estar infectado y los síntomas son leves, no acuda a un centro sanitario. Aíslese en una habitación en su domicilio y LLAME al teléfono 112 o al número que tenga habilitado su comunidad autónoma informando de la situación. Desde los servicios de emergencia/salud pública se le informará de los pasos a seguir para que las medidas a adoptar sean más seguras para su salud y la de los demás.

Si tiene síntomas graves que puedan requerir atención hospitalaria, acuda a su centro sanitario más cercano, si puede ser no utilice transporte público, y póngase una mascarilla quirúrgica. Informe a su llegada al personal sanitario de sus sospechas.

  1. ¿Existe un tratamiento o vacuna para esta enfermedad?

 Hay antivirales que pueden ser utilizados con cierta eficacia en caso de aparición de síntomas graves en personas con viruela de los monos o Monkeypox.

Existen evidencias de que la vacuna de la viruela reduce el riesgo asociado a esta enfermedad, sin embargo, no existe una indicación clara para su utilización de forma masiva.

  1. ¿Qué se está haciendo para contener el brote a nivel internacional?

 La Organización Mundial de la Salud ha recomendado que se tomen medidas de control con el objeto de minimizar el riesgo de diseminación internacional de la enfermedad.

En este sentido, las autoridades sanitarias nacionales están estableciendo protocolos para la detección precoz y gestión de los casos, así como para la identificación y seguimiento de los contactos estrechos.

Las autoridades sanitarias de los diversos países están trabajando de manera conjunta para estudiar la dimensión del brote e implantar medidas de contención efectivas.

  1. ¿Tienen riesgo los trabajadores sanitarios?

Los trabajadores sanitarios que atienden a enfermos de viruela de los monos o Monkeypox presentan un riesgo bajo de infección siempre y cuando se usen correctamente los equipos de protección individual.

  1. ¿Qué medidas está tomando el Ministerio de Sanidad en España?

 El Ministerio de Sanidad, en colaboración con los sectores implicados en la gestión de este tipo de eventos ha elaborado un protocolo de actuación frente a la viruela de los monos o Monkeypox, que recoge las recomendaciones de los organismos internacionales, para garantizar la detección y el diagnóstico precoz de un posible caso y adoptar de manera inmediata las medidas de control adecuadas.

Asimismo, se trabaja en estrecha colaboración y se siguen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y los órganos de la Unión Europea como el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios