Dos jóvenes detenidos por la pelea con una catana del miércoles en plena calle

- en Sucesos
  • Uno de ellos causó cortes en una mano a otro tras citarse con tres personas para aclarar la desaparición de un anillo de su propiedad en su domicilio
  • El herido también ha sido detenido por insultos y amenazas a los agentes y por daños ocasionados en el vehículo policial al cual le dio patadas en el momento ser introducido en él

La Policía Nacional de Salamanca ha detenido, en la calle Licenciado Vidriera, a un joven de nacionalidad española, al cual le han intervenido una catana, como presunto autor de un delito de lesiones y amenazas graves, al haber causado cortes en una mano a uno de los participantes en la discusión del pasado miércoles en la calle Riaño.

También ha sido detenido, posteriormente y ese día mismo, en el aparcamiento de un centro comercial próximo, otro joven que iba sin camiseta y que huyó al ver a los policías que había participado en la discusión, por insultos y amenazas a los agentes y por daños ocasionados en el vehículo policial al cual le dio patadas en el momento ser introducido en él, después de ser asistido de las lesiones en el centro hospitalario.

Los funcionarios fueron comisionados inicialmente a la calle Riaño ya que en la misma se estaba produciendo una pelea entre varios jóvenes, de los cuales uno portaba una barra de hierro y otro de ellos una catana, estando uno de ellos sin camiseta. Una vez en el lugar no observan a nadie, siendo posteriormente comisionados a la calle Licenciado Vidriera en la que podría encontrase uno de los autores de los hechos.

Una vez en el lugar, un varón salió de uno de los portales y les manifestó espontáneamente que los ha visto y había bajado a abrirles. Que él era el autor de los hechos. También les manifiesta que había quedado con tres personas para aclarar el asunto de la desaparición de un anillo de su propiedad en su domicilio, después de que uno de ellos lo abandonara el día anterior al haber sido invitado por él. Que había ido a la cita con una catana ornamental de su padre ante el miedo de que le agredieran y que durante el encuentro se produjo un enfrentamiento entre él y uno de los otros jóvenes que resultó con cortes en una mano. Igualmente les hace entrega voluntariamente de una catana con su funda y proceden a su detención siendo trasladado a dependencias policiales.

El joven manifiesta a los agentes que con el chico que presenta heridas en una de las manos mantuvo una conversación previa a través del teléfono móvil, en el que éste le envía fotos del anillo que le han sustraído y le dice que no se lo va a devolver, enviándole también grabaciones de audio conteniendo amenazas de muerte.

Posteriormente es localizado en una de las calles próximas al lugar de los hechos otro de los jóvenes que participó en la reyerta, el cual iba sin camiseta y al ver a los agentes emprendió la huida, dándole alcance el funcionario en el aparcamiento del centro comercial al caer al suelo, observando que presenta un corte en su mano izquierda por el que sangraba abundantemente, motivo por el que solicitan urgentemente servicios sanitarios en el lugar, los cuales una vez se personan realizan una primera asistencia y trasladan al joven a un centro hospitalario para que sea atendido de las lesiones, precisando puntos sutura en la mano.

El agente que persiguió a pie al joven sin camiseta que huyó, pudo ver como éste tiraba un objeto debajo de uno de los vehículos estacionados, resultando ser una bolsa que contenía un trozo de sustancia vegetal de color marrón, al parecer hachís, ocho pastillas de color blanco y dos pastillas de color azul, un anillo  de color amarillo con una piedra, y un abrecartas. Preguntado el joven por el anillo, éste manifiesta que es de su abuelo en un tono agresivo y actitud violenta.

Este joven mantuvo en todo momento, tanto en el centro hospitalario mientras  esperaba a ser  atendido y mientras era custodiado por los agentes, una actitud agresiva y violenta insultando y amenazando a los funcionarios. Y una vez que fue atendido, tuvo que ser introducido en el vehículo policial para su traslado a dependencias policiales como detenido empelando la fuerza mínima imprescindible al presentar éste una actitud hostil y no colaborar con los agentes, ocasionando daños en el vehículo al dar patadas con el fin de no ser introducido en el vehículo.

 

Una vez finalizadas todos los trámites en dependencias policiales, los dos detenidos junto con los efectos intervenidos y lo actuado, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de esta ciudad.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios