Más vale solo…que quedarse en casa

- en Deportes

En cuanto a la semana deportiva hay que decir que ha sido la semana de practicar deporte en solitario. Solo he salido a correr, lo que no es una novedad porque así es casi siempre, salvo en la actividad de iniciación a la carrera y poco más, y solo he salido también con la bici de montaña.

En carrera lo que sí que ha cambiado es el entorno y el paisaje. La semana pasada, el jueves y el domingo salí a correr por la zona de Los Montalvos. En las dos ocasiones comencé todavía de noche y amaneció mientras corría entre encinas y con el fresquito de la mañana.

Experiencias distintas porque hay que adaptarse a cada momento. Y he de decir, que a pesar de lo que hay detrás, me ha gustado el entorno para correr. Me ha quedado la `espinita´ de un camino de tierra que enlaza la carretera de Matilla de los Caños con la de Vecinos por el que corrí un poco el jueves (otro que enlaza con Aldeatejada lo conozco de ir hasta `el pirulí´ en bici), pero es que no había otro momento que empezar de noche y correr a oscuras, aunque hubiera sido con el frontal, por un camino que tiene unos 4 kilómetros y que no conozco no era muy aconsejable. Pero sigo viendo ese camino desde enfrente y quién sabe si algún día haya otra oportunidad.

Por ahora no, porque este lunes después de dos semanas de `vacaciones y descanso´ había que regresar al trabajo, aunque el sábado pasado ya me tocó un pequeño extra en el teatro porque el compañero que se iba a encargar de ello está confinado por COVID y había que echar una mano al chico que desde hace un par de meses nos hace los refuerzos cuando alguno de los dos habituales no podemos.

En cuanto a la bici la verdad es que no me compliqué mucho, o mejor dicho nada de nada. El viernes pregunté si alguien se animaba a salir un rato por la tarde, pero reconozco que era mala hora y nadie estaba disponible, así que solo de nuevo, repetí la ruta de la semana anterior.

En esta ocasión sin ningún incidente (aunque el pinchazo de la semana anterior no llega en realidad ni a la categoría de incidente, más bien anécdota) y por lo tanto llegando antes a casa para después dar un paseo con Ana porque estas semanas `ni nos vemos ni nos sentimos´ entre unas cosas y otras.

El lunes ha tocado retomar la actividad de la Escuela de Atletismo. Hay que volver a la normalidad cuanto antes porque en dos semanas tenemos la tercera prueba de campo a través, en esta ocasión en Peñaranda, y es la última para puntuar para la final. Además en nada, si no hay cambios por la situación epidemiológica, comenzará también la modalidad de pista. Así que lo dicho, a coger ritmo rápidamente después de estas semanas de parón.

El martes, el día que sale publicado el artículo, también retomaremos la gimnasia de mayores y a lo largo de la semana el resto de actividades para coger de nuevo `velocidad de crucero´ y a tope hasta el parón que tengamos en semana Santa, pero para eso todavía queda bastante.

Desde la víspera de reyes no salgo de mi asombro. Todos habréis visto la que se ha liado con el oso del cuello partido en la cabalgata de Cádiz. Muchísimos de los gaditanos que conozco y sigo en las redes sociales se lo han tomado con humor, a `chirigota´ y cachondeo, como tiene que ser, pero hay algunos, y no pocos, que han despotricado y les ha parecido una afrenta y hasta una humillación que los de fuera nos riamos de la tontería del oso y por la cantidad de `memes´ que han circulado sobre el tema.

¡Alucino!, que en la tierra del carnaval, del reírse hasta de su sombra, de no dejar `títere con cabeza´, haya quien se ha rasgado las vestiduras por lo que se ha reído la gente de fuera con el oso tiene mucha, pero que mucha guasa. Hasta pidiendo la dimisión de la concejala de festejos por el oso. No sé por otras cosas, porque no vivo allí, solo voy de visita, y por lo tanto de otras cosas no puedo opinar, ¿pero por el oso? O hay quien tiene muy poca gracia, `desaboríos´ que les dicen por allí, o parafraseando al `último de la fila´, `cuando la política entra por la puerta el humor salta por la ventana´, que también puede ser… ¡Qué pena! Con lo que ha dado de sí y nos hemos reído a cuenta de la tontería del oso.

Para acabar. Qué vergüenza lo de Novak Djokovic. Qué alguien como él, que tendría que dar ejemplo, haya hecho la `mamarrachada´ de quererse saltar todas las normas por creerse por encima de los demás o según alega él, que habiendo sido positivo hacia 20 días siguiera haciendo vida normal, como se ha demostrado, dice muy poco, o mejor dicho, mucho y malo de él. Impresentables, por ser fino, los hay en todas partes, famosos o no.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios