Construcción, el sector menos afectado por el absentismo laboral con una tasa del 5,1%

- en Empresas
Arquitecta Tecnica . construccion

Este jueves día 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Y en este marco, el Adecco Group Institute, el centro de estudios y divulgación del Grupo Adecco, presenta un análisis trimestral sobre el absentismo y la siniestralidad laboral que pretende mostrar una radiografía de cómo se encuentran estas variables en nuestro país, en cada sector y actividad económica y en cada comunidad autónoma.

Y la principal conclusión de esta entrega es que la tasa de absentismo en España para el cuarto trimestre de 2021 es del 6,6%. Esta cifra no ha variado con respecto al anterior trimestre de 2021 pero sí ha descendido 0,3 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo del año anterior. En cuanto a la siniestralidad laboral, la incidencia se sitúa en 222 accidentados por cada 100.000 habitantes en jornada de trabajo (+4% interanual) y en 35 para itinere (+20%).

En palabras de Javier Blasco, director del Adecco Group Institute: “La mayor incidencia del absentismo se da entre la población más joven, patrón que se repite en las ausencias por Covid-19, debiendo destacarse que los riesgos de la pandemia siguen estando ahí… la incidencia se ha reducido un 64% con respecto a 2020 pero se ha incrementado un 8% con respecto al trimestre anterior, por lo que sigue siendo un tema de calado. Por sectores, es la Administración Púbica donde las ausencias destacan, habiéndose duplicado las horas de ausencias en comparación con el trimestre anterior, y triplicado con respecto al segundo del año. Algunas voces apuntan que el PIB del final de año se podría haber incrementado en medio punto de haberse evitado este gasto público. Desde el punto de vista de la productividad y eficiencia, este problema cobra mayor dimensión si consideramos el sensible incremento de población funcionaria en los dos últimos años, y el hecho de que los salarios públicos superan en 1.000 euros/mes los salarios medios del sector privado”.

De cara a la siniestralidad laboral, Blasco señala que “la comparativa 2021 frente a 2020 viene distorsionada, a favor del ejercicio 2021, por el hecho de que el año de la pandemia vino marcado por una menor actividad productiva, la ralentización de la actividad económica, los ERTE o el uso generalizado del teletrabajo. La recuperación económica arranca con menor siniestralidad que en otros ciclos económicos y los accidentes con baja en 2021 suponen el segundo ejercicio con un nivel menor de siniestralidad de la serie histórica, tras el atípico 2020, donde sí se produjeron más accidentes laborales mortales, a buen seguro motivados en gran parte por la Covid-19 en determinados sectores (sanitario y sociosanitario), situación que en parte se prolongó hasta bien entrado 2021”.

Por último, y de cara a futuro, el director del Adecco Group Institute matiza que “esperamos que este 2022 nos permita seguir mejorando las cifras de siniestralidad a medida que la recuperación económica se vaya asentando y la estabilidad en los diversos sectores permita poner en valor planes de prevención y la adecuada protección de las personas trabajadoras. Por otro lado, no cabe duda de que harán falta medidas legales que permitan cambiar el rumbo de las preocupantes cifras de absentismo, sobre todo las referidas a la enfermedad común, ya que la inacción seguirá restando productividad y competitividad a nuestras empresas, y recursos a las arcas públicas”.

Tasa de absentismo y absentismo por IT

A la hora de definir qué es el absentismo, lo cierto es que no hay una definición unánime, pero surge un cierto consenso en cuanto a entender el absentismo como la ausencia de una persona de su puesto de trabajo, en horas que correspondan a un día laborable, dentro de la jornada legal de trabajo.

Un problema para el estudio y la gestión del absentismo es que las estadísticas oficiales no suelen proporcionar datos que lo midan de forma directa. Únicamente, en España hay una encuesta oficial (la Encuesta Trimestral del Coste Laboral) que ofrece información sobre el número de horas trabajadas y no trabajadas, desglosando estas últimas según motivos. Sobre esa base pueden estimarse las horas de absentismo, pero no existen estimaciones oficiales sobre los costes y la magnitud de este fenómeno.

La información desagregada del tiempo de trabajo permite calcular las horas pactadas efectivas mensuales. Este concepto surge de sumar, en primer lugar, las horas pactadas (en convenios colectivos o contratos de trabajo) con las horas extraordinarias que eventualmente se hubieran realizado. A ese total hay que restarle las horas no trabajadas por vacaciones y días festivos, y también las horas no trabajadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (en adelante, ERTEs). El resultado son las horas pactadas efectivas.

Además de las horas de trabajo por vacaciones y días festivos y por ERTEs, hay muchos otros motivos que provocan pérdidas ocasionales y que sí se consideran absentismo. El más importante de esos motivos es el de la Incapacidad Temporal (IT; enfermedad común, que analizaremos también como un fenómeno aislado). El absentismo es el conjunto de horas no trabajadas por motivos ocasionales.

Erróneamente, muchas veces se equipara el absentismo con faltas injustificadas. Aunque estas últimas son una parte del absentismo, no son la porción más importante. También se incluyen dentro del absentismo, por ejemplo, las horas no trabajadas por maternidad, por permisos remunerados y por conflictividad laboral.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios