Cambiando de perspectiva

- en Firmas
ciclismo alba de tormes

El viernes pasado tocó bici. Lo puse en el grupo de whatsapp del club Costa de la Luz y aunque era mal día quedamos para hacer dos horas saliendo desde Cádiz en compañía de Ana, a quien no conocía personalmente, para encontrarnos con Antonio, `culpable´ de que esté en el club de Cádiz, una vez pasado San Fernando.

Ya los tres hasta la rotonda del `meadero de la reina´, `barrio Jarana´ y la `carretera de las malas noches´ de la que en algún artículo de hace años ya hablé por lo curioso de los nombres y en dirección a El Marquesado hicimos unos kilómetros para volver de nuevo.

Antonio nos acompañó hasta Cádiz y allí hicimos una visita a Luisa (otra compañera del club) en la farmacia donde trabaja para recoger unas equipaciones pendientes. Ana se fue para casa porque tenía que trabajar y Antonio y yo nos dimos una vuelta por el carril bici hasta la zona del castillo de San Sebastián para ver cómo estaba debido a las mareas tan bajas de esos días y que dejan al aire partes que otras veces no son visibles.

Al acabar y como es costumbre por aquí, a desayunar y charlar un rato sobre lo divino y lo humano que se diría. Aprovechamos bien el viernes porque a partir de ese día daban previsión de mal tiempo y lo de salir en bici no iba a ser posible. Además de lunes a miércoles nos íbamos de viaje para hacer una visita turística a Granada y después a Almería para ver a la familia.

Volviendo a la ruta del viernes. Mira que iba pensando en algunos tramos que si en las carreteras de los alrededores de Alba fuéramos, como ese día, tan metidos en la cuneta, el pinchazo con algún abrojo estaba asegurado, pues a la llegada me fijé de que tenía uno clavado en la rueda delantera. Ni tocarlo porque se mantenía la presión y a ver si sigue así hasta que se acaben las vacaciones o por lo menos que solo tenga que dar un poco de aire. ¡Vaya racha que llevo! He pinchado en un mes más que en los 10 años anteriores.

Sigo con el tema del abrojo. Al final no pude menos que quitarlo después de haber visto que durante el fin de semana no bajaba la presión. Y por fin algo de suerte, solo estaba clavado de forma lateral y no ha afectado a la cámara o eso me ha parecido. A la vuelta del viaje saldré de dudas porque he quedado para volver a salir y habrá que comprobarlo por si hay que cambiar la cámara.

El domingo y como durante unos días no iba a hacer deporte salí a correr. Viendo las previsiones meteorológicas y que hasta las 11 no iba a llover así que me calcé las zapatillas y a ello. Cuando ya estaba acabando el recorrido, 10:45, me cayó una tromba de agua que llegué empapado a más no poder. Cómo será la cosa que a ver si a la vuelta tengo las zapatillas secas…(humor y exageración andaluza, sin que se moleste nadie).

Eso sí, el chapuzón fue de los buenos, no sé si salí a correr o a hacer un aqualón (nado más carrera) de esos que por aquí se llevan mucho. Por cierto, poco más agua ha caído en Cádiz capital durante la Dana, no sé si decir que nos hemos librado porque el agua hace falta muchísimo en todas partes.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *