Santo Domingo de Guzmán

- en Historia
Convento de las Duenas 25

Santo Domingo de Guzmán nació en Caleruega (España), alrededor de 1174.

Su padre, Félix de Guzmán, era noble acompáñate del Rey. Su madre era la Beata Juana de Aza de quien Domingo recibió su educación primera.

Cuando tenia seis años fue entregado a un tío suyo, arcipreste, para su educación literaria. A los catorce años fue enviado al estudio General de Palencia. El joven Domingo se entrego de lleno al estudio de la teología. En esta ciudad da muestras de generosidad y amor al prójimo en tiempo difíciles a causa de las guerras entre moros y cristianos.

A los 24 años de edad, Domingo fue llamado por el obispo de Osma para ser canónigo de la catedral. A los 25 años fue ordenado sacerdote.

En 1206 Domingo, con algunos compañeros, entre ellos el Obispo de Osma, se entrego de lleno a la vida apostólica, viviendo de limosnas, que diariamente mendigaba, renunciando a toda comodidad, caminando a pie y descalzo, sin casa ni habitación propia en la que retirarse a descansar, sin mas ropa que la puesta.

Comprendiendo la necesidad de instruir a aquellas gentes que calan en las herejías, determino fundar la Orden de predicadores, dispuestos a recorrer pueblos y ciudades para llevar a todas partes la luz del Evangelio.

Santo Domingo poco después fundo la rama femenina de su Orden en 1206.

La misión de los dominicos, predicar para llevar almas a Cristo, encontró grandes dificultades, pero la Virgen vino a su exilio. Estando en Fangeaux una noche, en oración, tiene una revelación donde, según la tradición, la Virgen e revela el Rosario como arma poderosa para ganar almas. Esta tradición esta respaldada por numerosos documentos pontificios.

El 22 de diciembre de 1216, el Papa Honorio III aprobó definitivamente la obra de Domingo, la Orden de los predicadores o Dominicos.

Murió en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

Fue canonizado por Gregorio IX en Julio de 1234. El Papa dijo:

‘De la santidad de este hombre estoy tan seguro, como de la santidad de San Pedro y San Pablo’.

Orden de Predicadores

El año 1206 es una fecha memorable que señala el comienzo de la Orden de Predicadores. Santo Domingo de Guzmán, creo la Orden, iniciándola desde la raíz; esto es, implanto en primer lugar la vida contemplativa en la localidad de Prulla (Sur de Francia): Aunque la aprobación de la Orden se realiza el 22 de diciembre de 1216 cuando el Papa Honorio III concede la Bula de esta aprobación.

Herederas de la primera ‘’casa de predicación’’ son las monjas contemplativas, hoy en día presentes en todo el mundo a lo largo de sus 800 años de historia. En Salamanca, presentes desde 1419 en el monasterio de Santa María de la Consolación, o ‘’Convento de las Dueñas’’, como popularmente se le conoce en la ciudad del Tormes.

Dedicadas a la contemplación, la liturgia y el trabajo, y desde la clausura y el silencio, las monjas dan testimonio de una vida sencilla y callada, consagradas al seguimiento de Jesucristo, desde una vida comunitaria.

A principios del siglo XXI, en el año 2004, la Santa Sede concedió la fusión en el Monasterio de la Encarnación de Lejona (Bilbao) con el de las ‘’Dueñas’’ de Salamanca. En mayo de 2013 se realiza una nueva fusión del Monasterio de Santa Catalina de Siena de Valladolid, uniéndose con este de Nuestra. Sra. de la Consolación.

De la recopilación de obras, figuras y textos de estos tres conventos, nace TEMPUS TACENDI (Tiempo de Silencio).

Un recorrido por el tiempo con piezas de épocas diferentes, que divulgan formas de expresión en función de la identidad del momento.

Un paseo por lugares, allí donde residen las personas. Objetos provenientes de rincones del mundo que aportan los matices de diversas culturas.

Un paseo por el silencio, conociendo instrumentos de contemplación y reflexión sobre la vida.

 

 

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.