‘Solo sí es sí’, el Senado regula la necesidad de que exista un consentimiento expreso y explícito en las relaciones sexuales

- en Nacional
  • Elena Diego: «Con el voto en contra a esta ley, PP y VOX quieren que regresemos a esa España en blanco y negro a la que la gran mayoría de este país ya no quiere volver»

El pleno del Senado aprobó este martes, con el apoyo de todos los grupos salvo PP y VOX, el proyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, también conocida como Ley del “solo sí es sí”, una norma que elimina la distinción entre abuso y agresión sexual, considerando que todo acto sexual sin el consentimiento de la otra persona será una agresión castigada con pena de prisión de 1 a 4 años. La ley, que ha contado con 151 votos a favor, 106 en contra y dos abstenciones, volverá al Congreso para su aprobación definitiva.

El texto contempla una nueva definición de consentimiento, elemento clave que determinará la existencia de una agresión sexual, y señala que “solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona”. El modelo de “solo sí es sí” deja claro que el silencio o la pasividad no significan necesariamente consentimiento.

La violación estará castigada con pena de prisión de cuatro a doce años. La pena máxima será de quince años en el caso de la violación y de ocho en el de la agresión sexual sin penetración cuando concurra alguna agravante, como la agresión en grupo, la violencia extrema o la especial vulnerabilidad de la víctima. Se introduce de forma expresa como agravante el que se anule la voluntad de la víctima con fármacos o drogas (sumisión química) y que entre la víctima y el agresor haya existido o exista una relación de pareja.

Castigo a la difusión de videos o fotos sin consentimiento

La nueva ley tipifica y penaliza el acoso callejero, castiga la difusión de fotos y vídeos íntimos sin el consentimiento de la persona afectada; las mujeres en situación administrativa irregular que hayan sido víctimas de violencia sexual tendrán derecho a permiso de residencia y trabajo; se crearán centros de crisis 24 horas para atender de manera integral a víctimas de violencia sexual mayores y menos de 16 años, y, entre otros, prevé campañas de concienciación para desincentivar la demanda de prostitución y pornografía que naturaliza la violencia sexual.

“Estamos ante una ley que la sociedad española lleva reclamando mucho tiempo; una ley que esperemos venga a subsanar una de las miserias del ser humano: las violencias sexuales contra las mujeres”, ha señalado la portavoz socialista de Igualdad y senadora por Albacete, Donelia Roldán.

El PP, de nuevo, solo con Vox frente a los avances

En su intervención, Roldán también ha criticado que esta ley salga sin el apoyo del PP alegando que es lamentable que un partido que aspira a gobernar se muestre en contra de que se regule “para evitar que las mujeres caminen con miedo por la calle por el hecho de ser mujeres, o que se les eche droga en la bebida para agredirlas sexualmente”.

“No queremos manadas ni para nosotras ni para nuestras hijas. La sociedad debe cambiar, y no solo con penas, también con nuevas actitudes, educación, formación a profesionales y, sobre todo, con apoyo a las víctimas y reparación. Y esta ley es un gran paso adelante en este sentido”, ha añadido Roldán.

“Esta ley supone avances muy importantes, y quienes no quieran que estos avances sean una realidad se están colocando en el retroceso de la sociedad y quieren que regresemos a esa España en blanco y negro a la que la gran mayoría de este país ya no queremos volver”, ha subrayado la senadora por Salamanca y ponente de la ley, Elena Diego, en relación con el voto en contra a la misma por parte de la derecha y la ultraderecha.

Una Ley para que las víctimas dejen de ser invisibles

En relación con el acoso sexual o sexista en la vía pública, “les pediría más responsabilidad”, ha dicho Diego, “esto no es una broma, esto no va de piropos, va de una cultura machista que impregna nuestra sociedad, nuestro lenguaje y nuestra educación y que nunca se ha preguntado a las mujeres y niñas cómo se sienten ante situaciones de acoso real, continuado y normalizado en nuestras calles en el día a día. Estamos hablando de algo más serio, estamos hablando de que no podemos permitirnos una sociedad en la que las mujeres no se sientan seguras yendo solas por la calle”.

Además, Diego ha hecho hincapié en que “la forma más execrable de ataque a los cuerpos de las mujeres, la forma más perversa y terrible que hemos sufrido a lo largo de la historia y siguen sufriendo muchas niñas y niños invisibilizados en nuestro país es la violencia sexual”. Por eso, esta Ley “tiene que servir para que dejen de ser invisibles, para que salgan a la luz, para que entiendan que pueden denunciar, para que entiendan que lo que les ha ocurrido no es normal, para que entiendan que siendo sobre todo mujeres y niñas no tienen por qué ser violentadas”.

La derecha pone objeciones porque las víctimas son mujeres

Por su parte, el senador por Bizkaia y portavoz socialista de Justicia, Txema Oleaga, ha reprochado al PP su oposición de manera sistemática “a cualquier avance en derechos y libertades para las mujeres”, o de las libertades públicas y derechos civiles en general: divorcio, interrupción voluntaria del embarazo, matrimonio entre personas del mismo sexo, eutanasia o, ahora, libertad sexual.

El portavoz socialista de Justicia ha recalcado: “Señor Feijóo: ¿Cuándo vamos a contar con una derecha homologable a nuestro entorno europeo? Las enmiendas que ustedes plantean parecen más excusas que otra cosa. Por ejemplo, el asunto de la presunción de inocencia. No sé quiénes son esos prestigiosos juristas a los que ustedes se refieren. Pero lo cierto es que ustedes aducen un argumento inaceptable jurídica y humanamente. ¿Alguien pide a la víctima de un robo que demuestre que emitió su consentimiento? ¿O a una víctima de un delito de lesiones o de homicidio?”.

Oleaga ha subrayado que “a las víctimas de los demás delitos se las protege, se las escucha y se procura castigar al culpable”. “Aquí, la derecha y la ultraderecha ponen objeciones. ¿Por qué? Porque se trata de mujeres, víctimas de agresiones sexuales”.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios