La afantasía: el extraño trastorno que dificulta imaginar

- en Salud

¿Te imaginas cómo sería que te dijeran que pensaras en una playa, tu vida dentro de veinte años, o simplemente tu película favorita, y no fueras capaz de proyectar la idea en tu cabeza?

Afantasía es el trastorno que no permite a las personas que lo sufren visualizar imágenes en su mente. Al ser un descubrimiento relativamente reciente, aún no se tiene mucha información al respecto pero la tecnología avanza, y con ella, el conocimiento.

El término «afantasía» fue acuñado en 2015 por el neurólogo cognitivo y conductual de la Universidad de Exeter, Adam Zeman, que, tras una exhaustiva documentación e investigación, concluyó que es un trastorno más habitual de lo que pensamos. En torno al 3% de la población lo sufre.

Aunque ya se habla de un posible componente hereditario, la afantasía viene de la mano de una alteración de las conexiones de distintas áreas del cerebro, principalmente afectando a la corteza occipital. La ciencia asegura que la corteza visual primaria es más pequeña en personas que pueden experimentar imágenes visuales con mayor nitidez; por lo tanto, se sugiere que las personas con afantasía presentan un tamaño mayor en dicha área.

Y entonces, ¿cómo recuerdan, sueñan o se relacionan estas personas?

Es evidente que este trastorno puede funcionar como un obstáculo para la memoria, el mundo onírico o las propias habilidades sociales.

En lo que respecta a la memoria, las personas que sufren afantasía suelen tener disminuida la capacidad de recordar eventos específicos de la vida diaria, aunque tampoco son capaces de imaginar acontecimientos hipotéticos.

También afecta a la hora de relacionarse con los demás porque implica problemas para comprender mentalmente a los demás.

En relación al sueño, se ha concluido mediante diferentes investigaciones, que estas personas tienen menos conciencia y control sobre sus sueños.

Sin embargo, la afantasía no es considerada como una enfermedad y estos pacientes han aprendido a imaginar de otras maneras, como con la sinestesia.

Algunos personajes públicos que, además, se han dedicado a labores creativas, como el co-fundador de Pixar, Ed Catmull; el biólogo Carig Venter, que además fue la primera persona en secuenciar el genoma humano; o el creador de La Sirenita, Glen Keane, sufren este trastorno.

Actualmente existe la Aphantasia Network, una asociación sin ánimo de lucro que pretende ahondar en el tema en cuestión para descubrir sus posibles causas y poder encontrar soluciones.

Autor

Grado de Comunicación Audiovisual por la Universidad de Salamanca, Máster de Comunicación y Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela.

Noticias relacionadas

4 1 voto
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios