La enésima hora de la verdad para el Salamanca UDS

- en Deportes
salamanca uds astorga

En realidad no sé cuántos artículos se habrán publicado bajo el título de ‘La hora de la verdad’. En el caso del Salamanca UDS varios y yo he sido autor de algunos de ellos, pero, si nos ceñimos, a lo deportivo, al césped, al pasto, al piso, al verde, es la enésima hora de la verdad con el arranque de los ‘play-off’ de ascenso a Segunda RFEF.

Parecía una tontería pero, así visto, en frío, se convierte en una ilusión para cualquier aficionado del equipo blanquinegro, sin ninguna duda. No es que la Segunda RFEF sea algo para tirar cohetes y, ni mucho menos, puede ser un fin último para un escudo como el que porta el Salamanca UDS, que debe estar infinitamente más arriba, pero sí es cierto que puede ser un punto de inflexión si va acompañado, como parece, de un cambio en la gestión.

La Segunda RFEF supone el abandono de las características de carácter regional, pues la Tercera División no es más que eso, un pozo, un fondo sin fin para equipos con aspiraciones a estar más arriba. No voy a dar nombres para no herir susceptibilidades, pero todo el mundo en el fútbol es consciente de las aspiraciones que, por historia, por masa social o por historia debe de tener cada equipo. Luego están los proyectos, que, en ocasiones, merecen crecer por lo que de apuesta y esfuerzo económico y social suelen suponer.

Quizá (y sin quizá) proyecto es lo que lleva faltando al Salamanca UDS desde hace años. Se sabe lo que se quiere y lo que se debe, pero el proyecto en sí, la estructura, acaba siendo errónea año tras año y de ahí el fracaso. Del viraje que pueda tomar hablaremos más adelante. Parece que está prácticamente hecho, pero vamos a esperar para conocer más a fondo en qué consiste, no siendo que “todo cambie para que nada cambie”. Parece una buena solución, y no hay duda del unionismo de muchos de los que participan, pero hay que esperar siempre al desarrollo y a la parte que tiene la sartén por el mango. Conocer el grado de independencia es fundamental. Porque que el club tiene un propietario y el estadio también es una premisa que los aficionados deben asumir, guste o no guste. Es el propietario y tiene derecho a hacer lo que él considere. Y no dudo que busque lo mejor aunque no siempre lo encuentre.

Bueno, pues volvemos a lo deportivo. En esta parcela toca el Astorga con todo a favor. Sólo basta nombrar: Villanueva, Navas, Cristeto, Diego Benito, Fassani, Caramelo, Alvarito, Amaro, Espina, Mati,… Poco más que decir o mucho. Helmántico, vale el empate…

Este fin de semana comienza la aventura y el equipo charro debería dejar encarrilada su clasificación y que pase el siguiente. Esperemos ver su mejor versión. Es cierto que es el momento de ganar por lo civil o por lo criminal, pero un equipo como el Salamanca UDS siempre tiene que dar más, sobre todo, si decenas de seguidores viajan hasta tierras leonesas para hacer lo que hacen siempre, darlo todo.

Es el momento de la verdad, el enésimo. Esperemos que sea el bueno.

Autor

Periodista y comunicador. Licenciado por la Universidad Pontificia de Salamanca.