Salamanca UDS 0-2 Zamora CF: El ‘contraanálisis’ (ni técnico ni táctico)

- en Deportes

Cuando uno empezaba en este mundillo, había cronistas de la UDS que, sólo con su firma, elevaban de manera muy considerable los niveles de ventas de los periódicos o el número de oyentes de sus programas radiofónicos. Era gente que sabía de fútbol, que tenía una visión particular y que era valiente a la hora de analizar y, generalmente, era gente que procedía del fútbol más que del periodismo.

Con la invasión de los periodistas (cosa, por otra parte, lógica), fueron éstos los que empezaron a hacer las crónicas. Eran textos más pulcros, más ajustados a los cánones lingüísticos, pero en la mayoría de los casos dejaban carencias en lo futbolístico. Hasta yo me permití firmar alguna crónica hasta que un día me di cuenta que tenía poca idea de fútbol y menos de técnica y de táctica, así que, desde entonces, si no es obligado o forma parte de mi trabajo directo, intento analizar otros aspectos significativos a veces más importantes todavía.

Ayer asistíamos al primer partido de este nuevo Salamanca UDS. Era en el Estadio Helmántico, ante un Zamora que milita en una categoría superior, la Segunda RFEF, con ganas de subir a Primera y con algún viejo conocido de la parroquia charra como Juanan o Altube.

Después de darle muchas vueltas a la cabeza, al final, me tuve que quedar con el ‘ni fú ni fá’, o lo que es lo mismo, ‘ni chicha ni limoná’. Un partido sin más, muy soso durante los más de 90 minutos y donde el Zamora, más rodado, apenas tuvo que apretar el acelerador. Casi en su primer acercamiento a los 5 minutos ya se adelantaba y, en la segunda mitad, en un disparo cruzado ponía el segundo. No necesitó más y, me dio la impresión de que tampoco arriesgó más. Ante eso, el Salamanca UDS intentó, pero no logró. Como se suele decir, más corazón que cabeza y arreando cuando ya lo tenía todo perdido. Al final hablaba con un aficionado que me decía que le había gustado en la primera parte. A mí, en cambio, apenas me gustó unos minutos en la segunda mitad, cuando ciertamente pensaba que el equipo se iba a desplomar físicamente, pero, en cambio, se mantuvo con una gran dignidad. Probablemente eso les obligue a algunos jugadores a descansar y a hacer alguna pequeña variación en la preparación física, pero no debería alterar la pretemporada, pues fueran varios los futbolistas que jugaron los noventa minutos.

En lo que sí coincidía casi todo el mundo es en la aportación del 3, Gassama, en el lateral izquierdo. Yo es que como me quedé en que el primer gol llegó por su banda… Pero, como me decía ese aficionado, que es que hubo un rebote o no sé qué. Sí, pero llegó por su banda con el interior centrando a placer. Pero es cierto que el chaval estuvo de notable, con una voluntad y un trabajo enormes (tampoco le vamos a pedir que sea Superman). Esperemos que sea capaz de mantenerlo toda la temporada, porque seguro que se convierte en un jugador importante no sólo en el Salamanca UDS, sino en la categoría.

A mí, personalmente, me gustó el central Pablo, sobre todo al principio. Eso sí, no deja prisioneros y eso le va a pasar factura en algunos partidos. No en vano, el otro día, mientras observaba sus estadísticas descubrí que había temporadas en las que recibía bastantes tarjetas y eso, en ocasiones, por su posición, condiciona el juego de los equipos. Así que habrá que ver cómo se organiza para mantener la contundencia sin estar al borde de la expulsión. En la segunda mitad entró José Rodríguez tras firmar poco antes del comienzo su contrato. Se le vio con muchas ganas nada más salir, pero se fue diluyendo cual azucarillo. Da la impresión que todavía tiene que afinar un poco la forma para ser el central que fue y transformar esas ganas y esa ilusión en rendimiento. Será entonces cuando se saque provecho a su fichaje, porque por experiencia no va a ser.

Y del resto poco más, entiendo que es mejor no personalizar por si alguno sale mal parado. Por lo que había leído esperaba un centro del campo dominador y una delantera más incisiva, pero finalmente ni una cosa ni otra.

Nos quedaremos con los tópicos… “era el primer partido”, “el Zamora está más rodado”, “ellos son de una categoría superior”, “todavía nos faltan varios jugadores” … Bueno. Nos quedaremos con los tópicos y sin una competición que, ¿quién sabe? En una o dos rondas podría haber empezado a tener un interés mayor, pero es lo que hay, de momento.

En cuanto a la gente, pues ¿qué vamos a decir? Lo de siempre. Excepcional. Un bueno número, quizá más alto de lo esperado (también hay que tener en cuenta que había un nutrido grupo de seguidores zamoranos) con ganas de fútbol y de animar. De hecho, lo hicieron, en especial, el fondo sur.

En el recuerdo, nuestro amigo Nacho. Tuvo un emotivo recuerdo, pero el vacío que ha dejado es tan grande que todavía es pronto para asimilarlo.

Y en cuanto al césped y a las instalaciones, pues siguen a la espera de esa mejora que confiamos en que llegue pronto para que el estadio brille con luz propia.

Por lo demás, a seguir trabajando y a esperar que llueva menos.

*También importante el detalle del club sumándose al plan de ahorro energético y no encender la iluminación incluso cuando ya se empezaba a ver con dificultad.

1 1 voto
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios