Un Salamanca UDS sin reproches y sin reproches no debe haber dudas

- en Deportes
salamanca uds bembibre

Lo fácil en este mundo del fútbol es lo decir que no hay rival fácil, que aquí todos juegan, que esto es Tercera, que Bembibre es un campo difícil. Pero aquí nunca elegimos lo fácil y el nivel de exigencia lo ponemos siempre en lo más alto. Entre otras cosas porque es lo que hemos ‘mamado’. Cuando veamos esos carteles que anuncian los partidos, que a nadie se le olvide que en Salamanca hemos visto al Real Madrid y al FC Barcelona, al Atlético de Madrid y al ‘Súper’ Depor, al Valencia y al Sevilla, al Athletic y a la Real Sociedad, al Betis y al Espanyol. Y así seguiríamos con cualquier histórico de nuestro fútbol.

Por eso, ver los carteles del Salamanca UDS y verlo ante rivales que, con todos los respetos, son carne de regional, casi hace sangrar los ojos. Pero es lo que hay y una vez que se sabe lo que hay no queda otra que ‘apretar el culo’ y tirar ‘p’alante’.

Después de varios años dando tumbos, la confección de la plantilla de este año comenzó siendo espectacular. Digo espectacular por el nivel de esos ocho o nueve jugadores de los que hemos hablado en artículos anteriores que son un auténtico lujo para la categoría, y digo que comenzó siendo porque hubo un momento en la pretemporada que todo se paró y, en mi opinión, ya manifestada, le faltan un par o tres de piezas para conseguir un motor que aspire a ganar el Mundial de la Fórmula 1 que, en nuestro caso, es ascender por la vía rápida.

Aunque esas dos o tres piezas no llegaran, el motor sigue siendo para aspirar a todo. De hecho, es el mejor motor del circuito, pero por lo que sea, hay curvas en las que parece griparse. Le pasó el primer día y le pasó el otro día en Bembibre.

La pregunta ahora es si deben asaltar dudas. La respuesta es que no debería. Que el equipo el otro día, aunque no ganó, fue superior al rival, que aunque no marcó, generó suficientes ocasiones para marcar más de un gol, y que, además, el equipo sigue manteniendo su portería a cero otro partido más, lo que demuestra que está sólido defensivamente.

Este domingo, ante el Real Ávila, llega un partido importante, muy importante, pues marcará el devenir inmediato ya no en la trayectoria del Salamanca UDS, que, en cualquiera de los casos, puede virar hacia el lado contrario pues la temporada es largo, sino en la fiabilidad del motor. La fiabilidad es importante y eso es lo que el motor blanquinegro tiene que cuidar este domingo ante uno de los equipos llamados no sólo a meterse en ‘play-off’ sino también a discutirle al resto de rivales el primer puesto. A pesar de la categoría, este es un partido de esos que podrían considerarse ‘grandes’. Hay que tener el motor preparado, elegir bien los neumáticos, estar al cien por cien en los boxes para cualquier contingencia, y luego elegir el momento para coger la curva por dentro o por fuera. Ahí se demostrará si el motor es alemán o si, por el contrario, es de esos baratos que al poco tiempo de estrenarlos empiezan a dar fallos.

Así que es hora de ponerse la gorra y acudir al circuito para asistir a una de esas carreras de prestigio, de ‘glamour’, como si fuera el GP de Mónaco. El resto es cuestión de nuestros pilotos. Escuchemos el ruido de los motores y, esperemos que estos no gripen. Hasta ahora no ha habido dudas ni se ha podido reprochar. Que siga así.

Autor

Periodista y comunicador. Licenciado por la Universidad Pontificia de Salamanca.