Universidad de Salamanca: Aula Fray Luis de León

- en Educación
Aula Fray Luis de Leon 2

El Aula Fray Luis de León es el aula más emblemática de la Universidad, pese a su arquitectura sencilla, con planta cuadrada y armadura plana sujeta por dos arcos pantalla. Conserva su fisionomía igual que la tenía en el último tercio del siglo XVI, cuando fue restaurada por Rodrigo Gil de Hontañón. El interés de esta dependencia radica en su mobiliario, presidido por la cátedra con su tornavoz decorado con gustos manieristas, rombos y ovas inscritos en cuadrados y rectángulos.

Adosado a la pared se conserva el escaño abalaustrado reservado para los doctores e invitados que seguían los actos académicos, como por ejemplo lo hizo el emperador Carlos V, que escuchó la lección del ilustre jurista Fray Francisco de Vitoria. Se completa el aula con las mesas y bancos para los alumnos, que son muy sencillos y albergan marcas realizadas por ellos.

En este Aula o general se enseñaba Teología y está dedicada a la figura del maestro agustino Fray Luis de León, quien desempeñó varias cátedras temporales, como la de Teología y la de Filosofía Moral antes de conseguir la cátedra de Biblia, que regentó entre 1579 y 1591. Por sus planteamientos en exégesis bíblica fue procesado y encarcelado por la Inquisición entre 1572 y 1576.

En ella explicó el maestro Fray Luis de León. Las puertas, que tienen una decoración típica de “pergaminos”, son características de fines del siglo XV, y sobre las mismas se observa una inscripción sobre fondo blanco, que era el distintivo de Teología. Se conserva su disposición primitiva, dándonos idea de las condiciones materiales y ambientales en las que se desarrollaba la enseñanza universitaria. Los bancos de madera son muy rudimentarios -vigas a modo de asiento y de mesa- , aunque en su momento supusieran una comodidad extraordinaria para los estudiantes, si se tiene en cuenta que en todas las universidades europeas los alumnos habitualmente se sentaban en el suelo.

Al fondo del aula, una cátedra para el profesor -en ella pronunció Fray Luis su famoso «decíamos ayer» al incorporarse de nuevo a su labor docente tras el encarcelamiento inquisitorial-, y debajo de la cátedra, un asiento más modesto, que utilizaba normalmente el lector. Las tribunas, o escaños, del lado derecho y del frente se reservaban para doctores o invitados distinguidos.

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.