Revisemos nuestra comunicación

- en Empresas
Coach de comunicacion en Salamanca

Estamos en tiempos de revisión. Puede que no sea tanto porque nos apetezca más o menos hacerlo, sino porque lo acontecido en los últimos dieciocho meses nos ha avocado a cambios, reflexiones, ralentización de vidas y proyectos, parones laborales y, por supuesto, a reinvenciones naturales o forzadas, según el caso.

Uno de los sectores que más ha crecido, entre otros, junto con la venta de libros, las plataformas de entretenimiento y las de videoconferencias, ha sido el de la formación. Desde luego, en modo online, con el consiguiente esfuerzo de docentes y formadores, que hemos tenido que correr, unos más que otros, aunque diría que la mayoría, sin temor a equivocarme, para alcanzar un nivel de dominio de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) suficientemente competente.

Cada cual, en función de su propia idea, estrategia o necesidad, habrá escogido el área formativa que ligara mejor con sus gustos o que le sirviera para el fin propuesto. Mi recorrido, en este tiempo, se ha basado en explicar, en cuantos foros me ha sido posible, que la comunicación es una herramienta fundamental en el ámbito empresarial y también en el personal, porque uno y otro conviven sin solución de continuidad en las actividades humanas.

Ocurre que, cuando uno tiene una pasión, como es en mi caso por la comunicación, puede parecer que se trata siempre de convencer. O, peor aún, de imponer. Nada más lejos. Mi intención es despertar conciencias, como buen mentor y coach, con el único fin de que cada uno revise su cuadro general y vea qué parámetros no terminan de estar en orden, o en el orden que le proporcione la mejor salud posible, ya que estamos en tiempos donde el símil se acopla a la perfección, por desgracia para tantos, para todos.

Por si aporta algo, dejo por aquí algunas razones que pueden ayudar a realizar el autoanálisis, porque comunicar, comunicamos todos, sin excepción. Incluso sin querer, como explicó en su Teoría de la Comunicación Humana Paul Watzlawick. No hay actividad humana sin comunicación, incluidas las unipersonales, ya que la relación con uno mismo es igualmente comunicación. En cualquier caso, dejémoslo en un alto porcentaje y será suficiente para ver que la necesidad sigue siendo alta.

¿Dónde reside, entonces, el hecho de que no se sienta esa necesidad? En que la comunicación la recibimos de serie. Es innata en el ser humano. Eso hace que no seamos conscientes de ello, porque desde niños somos capaces de emitir mensajes que los demás entienden con la suficiente claridad como para que cubran nuestras demandas o necesidades básicas. Cuando un niño o niña llora, sus progenitores hacen todo lo que está en su mano, desde la comida al juego, pasando por la desesperación, llegado el caso, para contener el torrente de lágrimas y gritos entremezclados. Y así seguimos, en la mayoría de los casos, con esa comunicación primaria, sin ver que igual no es tan rica en matices como debería, para ser una comunicación ciertamente eficaz.

Entretanto, la vida avanza, y más en estos tiempos tecnológicos y de cambios, así que el reto es preguntarse, ¿sabemos realmente comunicar para conseguir cotas de éxito que nos resulten acordes al enorme esfuerzo laboral o empresarial que realizamos? En mi opinión, la respuesta es clara: no. Esa comunicación innata ya referida no siempre tiene todos los condimentos para hacer un guiso que sea sabroso, sugerente y equilibrado. Los nutrientes de la comunicación exitosa son la pasión, la presencialidad, la estructura, la gestación de mensajes potentes, que no son los que suenan bien, sino que son los que están emocional y estructuralmente bien construidos, y todo ello con ese equilibrio entre la fuerza y aquellos trucos de comunicador que no emponzoñen la esencia, que es el eje sobre el que generaremos la necesaria confianza como para establecer y hacer crecer relaciones fructíferas. Qué para eso estamos.

En fin, que sería bueno revisar cómo está nuestra comunicación, haciendo un examen de conciencia o consultando con profesionales del sector, aún a riesgo de no recibir el feedback que más nos gustaría. Porque, más allá de los beneficios que se obtienen de una formación en idiomas, finanzas, estrategia empresarial, emprendimiento,
coaching, PNL, marketing digital o redes sociales, el fin último, que debería ser el primero, aunque suene ventajista, es lograr que, con nuestra mejor comunicación, con los mensajes más potentes e impactantes, utilizando los canales más acordes y haciendo gala de una mezcla inverosímil de emoción y efectividad, nos terminen comprando el producto, esto es, a nosotros mismos. Porque esa es la venta que realmente nos acompaña en el día a día, todos los días de nuestra vida, sea con el fin de conseguir tener más amigos, pareja o clientes, que tanto monta, monta tanto, si de comunicación eficaz hablamos. Vendernos a nosotros mismos es la consecuencia de nuestra relación con el universo que nos rodea. Esto es, aceptar y explotar el hecho de que somos seres sociales.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios