Ciego por la Plaza Mayor (Capitulo IV parte II)

- en Historia

-El ron es licor también traído allende los mares de las tierras descubiertas, que a los marineros alegraba y reponía de sus fatigas de navegantes, pues es bebida recia y añeja como el vino.

Si el ron es rancio como el vino, al amo ha de gustar asiente el ciego y, dirigiéndose al atónito heladero, le dice: Póngame un ron con pasas.

-¿Cómo se lo sirvo, en tarrina o en cucurucho? le pregunta el heladero.

Póngaselo en cucurucho grande, que el amo, al usar bastón, lo tomará mejor de esa fina manera -interviene Lázaro.

Descolocado una vez más el ciego por las novedades de la modernidad, prefirió callar y hacer caso al consejo de su lazarillo.

-Yo quiero un helado de chocolate -continúa Lázaro, con la boca hecha aguas – Servido de igual modo en cucurucho gigante.

Antes de entregar los helados y todavía expectante de sus aspectos, el heladero les indicó:

-Son cuatro euros.

Con una llave, que colgaba de un cordel cobijado en su pecho, el ciego abrió la talega, y sacó con cierta parsimonia y cuidado cuatro monedas, que entregó al heladero. Y al momento recibió la delicada textura de un cucurucho, mas al disponerse abandonar la cola y encontrándose sin el faro de su lazarillo, pues con una mano agarraba su bastón tentando el camino libre de tanta gente muda y falsa que, perpleja, merodeaba alrededor, y con la otra sentíase algo apurado, portando aquella antorcha ridícula de ron y pasas, permaneció expectante y en silencio con la sagacidad de un ave rapaz, tomando como guía el cercano taconeo de las pisadas de Lázaro.

Una vez de vuelta al ágora de la Plaza, el travieso y follonero criado que impaciente, ya había dado el primer lametazo al chocolate, al ver que el desconfiado ciego no había comenzado todavía a saborear su helado, le dijo:

Comience en probar su helado, que va a derretirse con el calor.

-¿Qué es esto que llevo en mi mano?- pregunta el ciego, con cierta cautela, al desconocer lo que realmente tenía asido entre sus dedos y esperando a que Lázaro le explicara la forma de comérselo.

-El cucurucho es oblea en donde se coloca el helado.

El amo debe sacar su lengua y lengüetear el ron y las pasas.

-¿Qué maligna manera de comer es ésta donde no bébese el ron, ni tráganse las pasas? -vuelve a preguntar esta vez sobresaltado, el ciego.

-No diga eso, que en más de una ocasión vi al amo lamer el jarro de vino y chuparse sus dedos una vez bebido.

Elixir de Baco es el bendito vino que los religiosos paladean en la santa casa de Dios.

-Pues ahora gente profana tiene por religión el tomarse un helado en la hermosa Plaza Mayor.

Probemos, pues -asiente el ciego.

Y abriendo su escasa y pocha dentadura dio un lamido en la copa del helado y bastante debió gustarle que, sin mediar palabra de aprobación, un segundo lengüetazo al ron con pasas asintió.

-No coja prisa, que el helado, además de alimento, es refresco.

¿Qué sabor pruebas tú, Lázaro? -interroga, gustoso el ciego.

-De chocolate y sepa el amo que fue también alimento traído de las Indias, por Colón, a la reina Isabel y que el gran conquistador Cortés avisó al emperador Carlos que, cuando se toma, puede uno viajar una jornada entera sin cansarse sin necesidad de pan, ni torreznos….

 

Autor

Jubilado. Ex-trabajador de la Librería Cervantes. Aficionado a la fotografía y la historia de Salamanca.

Noticias relacionadas

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios