Cristóbal Colón

- en Historia
Escultura a Cristóbal Colón

Cristóbal Colón (¿Génova, Italia?, 1451 – Valladolid, España, 20 de mayo de 1506), cartógrafo y marino que, al servicio de la Corona de Castilla, encontró una ruta segura a las Indias Occidentales, arribando el 12 de octubre de 1492.

Orígenes de Colón

Es tradición que su origen fuera genovés, pero algunos historiadores sostienen que procedía de algún reino peninsular. Realmente su origen es un absoluto enigma, aunque es posible que lo ocultase tan cuidadosamente por tener ascendencia judía.

La idea de Colón

Al parecer, Colón sostenía que podía alcanzarse el lejano oriente (las Indias) viajando hacia el oeste, y que era posible realizar el viaje por mar con posibilidades de éxito. En aquella época, los europeos sólo conocían un camino marítimo a Oriente, bordeando África, y esa vía estaba controlada por Portugal, que no permitía el paso de naves que no fueran propias.

La importancia del viaje era traer de Oriente mercancías que no producía Europa (particularmente las especias) por otra ruta puesto que, desde la toma de Constantinopla por los turcos, la vía terrestre tradicional quedó monopolizada por éstos y sus aliados, los mercaderes genoveses. Las naciones más ricas de la Europa de entonces, Portugal y Castilla, querían esas mercancías sin intermediarios; los portugueses (cuya Reconquista acabó en el siglo XIII) se habían lanzado encontrar una nueva ruta por el Cabo de Buena Esperanza, creando a su vez un nuevo monopolio, que competía con Génova, por lo que Castilla, al terminar su reconquista, quiso buscar otra ruta para no depender de Génova o Portugal.

Desde los griegos (Eratóstenes) se conocía la circunferencia de la Tierra, y desde mucho antes la distancia entre Europa y las Indias por tierra; restando ésta de aquella, quedaba una distancia, navegando hacia el oeste, considerable, tal que las naves de la época no tenían capacidad de recorrerla. La teoría de Colón sobre la posibilidad del viaje se basaba en cálculos erróneos sobre el tamaño de la esfera, que suponía era más pequeña de lo que realmente es.

El proyecto

Colón empezó a idear su plan de llegar a Cipango (el moderno Japón) y a las tierras del Gran Khan navegando hacia Occidente. Es difícil estimar en qué momento nació el proyecto, pero puede fecharse antes de 1481.

La idea de Colón, se basaba en que la Tierra tenía una circunferencia de 29.000 km, según la «medición» de Posidonio, corrigiendo las medidas anteriores de Eratostenes (que se había aproximado con notable precisión a la circunferencia real de la Tierra) y la medida del grado terrestre de d’Ailly, sin considerar que éste hablaba de millas árabes y no italianas, que son más cortas, de modo que cifraba esa circunferencia en menos de tres cuartas partes de la aceptada científicamente desde tiempos de Eratóstenes. Como resultado de lo anterior, según Colón, entre las Canarias y Cipango debía haber unas 2.400 millas marinas, siendo 10.700 en la realidad. Para mostrar su proyecto, dibujó un mapa, basado en el de Toscanelli, que incluía numerosas islas en el camino que harían más fácil la navegación.

En su primer viaje alcanzó la isla de Guanahani, rebautizada como San Salvador por los españoles, después de dos meses de travesía, visitando después Cuba y La Española. Volvió a España siete meses después de su partida. En su último viaje solo tardó un mes y cuatro días en alcanzar las costas de América.

Hacia 1483 presentó este proyecto ante el rey Juan II de Portugal, siendo rechazado, porque entonces estaba el rey intentando alejar a Castilla de sus colonias, ya que ésta estaba a punto de terminar su Reconquista y su poder era suficiente como para competir en ventaja con Portugal, para lo que estaba tratando una división del mundo entre los dos reinos ibéricos, que acabó en el Tratado de Tordesillas, y que dejaba a Castilla el viaje, incierto, por Occidente.

No le quedó otro remedio que acudir a Castilla. Se dirigió con su hijo Diego Colón al puerto de Palos de la Frontera (Huelva), en 1485. En el vecino monasterio de La Rábida, hizo amistad con fray Antonio de Marchena, a quien confió sus planes. Fray Antonio lo apoyó y recomendó a fray Hernando de Talavera, confesor de la reina Isabel I de Castilla. Colón se dirigió a la corte, establecida por entonces en Córdoba, entablando relaciones con importantes personajes del entorno real.

Si bien el Real Consejo rechazó su proyecto, consiguió, gracias al valimiento de Talavera, ser recibido, en enero de 1486, por la reina Isabel, a quien expuso sus planes. La reina se interesó por la idea, pero quiso que, previamente, un consejo de doctos varones, diera un dictamen sobre la viabilidad del proyecto, defendido por Talavera y Diego de Deza, mientras asignaba a Colón, pobre de recursos, una subvención de la corona.

El Claustro de la Universidad de Salamanca se reunió en consejo y, basándose en la circunferencia aceptada de la Tierra desde Eratóstenes, que era de 252.000 estadios (tomando el estadio egipcio, tendría un error del 1% sobre la medida aceptada ahora de 40.000 km) dictaminó que siendo la verdadera distancia que había a las Indias excesiva para los conocimientos de navegación de la época, el proyecto era inviable.

La reina llamó entonces a Colón, diciendo que, aunque tenía asuntos más urgentes que atender (la conquista de Granada), no descartaba totalmente su plan. Mientras el navegante esperaba, se vio en la necesidad de vender mapas y libros para sobrevivir.

Durante estos años, Colon logra el apoyo de los dominicos de San Esteban de Salamanca, hospedándose en este convento y manteniendo diversas entrevistas en la finca de Valcuevo (Valverdón).

Conoció en esa época a la cordobesa Beatriz Enríquez de Arana, que fue madre de su hijo Fernando (había enviudado hacía tiempo, pero no contrajo nuevo matrimonio).

Los reyes aceptan el proyecto

En diciembre de 1491, Colón llegaba al campamento real de Santa Fe de Granada. Su proyecto fue sometido a una nueva junta, convocada por la reina, que nuevamente se rechazó por imposible. Entonces intervinieron Luis de Santángel y Diego de Deza, quienes ganaron para su causa al rey consorte de Castilla, Fernando, consiguiendo su apoyo. En el transcurso de las negociaciones, Colón rebajó sus exigencias, comprometiéndose a aportar parte del dinero y a dirigir la expedición, lo que constituía una garantía. El resultado de las negociaciones fueron las Capitulaciones de Santa Fe, del 17 de abril de 1492.

Colón puso de su hacienda personal medio millón de maravedíes, la tercera parte de los gastos en metálico de la empresa, pero debió buscar financiación para la parte que le faltaba y la encontró en una serie de comerciantes, encabezados por Martín Alonso Pinzón, destacado navegante de Palos, que apoyó la posibilidad del viaje, contra lo que la gente pensaba del proyecto.

La llegada a América

Primer viaje

Finalizados todos los preparativos, la expedición zarpó de Palos de la Frontera (Huelva) el 3 de agosto de 1492, con las carabelas «La Pinta» y «La Niña«, y con la «Santa María«.

Hasta el 6 de septiembre estuvo en las Islas Canarias, concretamente en La Gomera (visitando a Beatriz de Bobadilla, gobernadora de la isla) y en Gran Canaria, arreglando el timón de La Pinta, y sustituyendo sus velas triangulares originales por unas cuadradas, lo que la convirtió en la carabela más rápida de la flotilla.

El 12 de octubre, cuando la tripulación ya estaba inquieta por la larga travesía sin llegar a ninguna parte, el grumete Rodrigo de Triana, dio el famoso grito de: Tierra a la vista. Llegaron a una isla llamada Guanahani, a la que rebautizó San Salvador, en el archipiélago de las Bahamas.

También desembarcó en la isla de Cuba y la de La Española. En ésta, el 25 de diciembre de 1492, se hundió la nao capitana, la «Santa María». Sus restos fueron usados para construir el Fuerte de La Navidad, constituyendo así, el primer asentamiento español en América. Las dos carabelas, al mando de Colón, regresaron al puerto de Palos el 15 de marzo de 1493.

Segundo viaje (25 de septiembre de 1493 – 11 de junio de 1496)

Se realizó para explorar y colonizar los territorios a los que había llegado. En este viaje desembarca en la isla de Puerto Rico el 19 de noviembre. En su segundo viaje a la isla La Española, observó el eclipse lunar del 14 al 15 de septiembre de 1494, y comparando las horas del comienzo y fin del mismo con las registradas en las observaciones de Cádiz y Sao Vicente (Portugal) comprobó que Eratóstenes tenía razón en su medida de la esfericidad de la Tierra.

Tercer viaje (30 de mayo de 1498 – 25 de noviembre de 1500)

En este viaje parte desde Sanlúcar de Barrameda capitaneando seis barcos y llevando consigo a Bartolomé de Las Casas, quien después proporcionaría parte de las transcripciones de los Diarios de Colón.

Llegó el 31 de julio a la isla Trinidad. Desde el 4 de agosto al 12 de agosto el exploró el golfo de Paria el cual separa Trinidad de Venezuela. En su reconocimiento de la zona llegó hasta el río Orinoco, navegó por las islas de Chacachare y Margarita y renombró Tobago (Bella Forma) y Granada (Concepción). Inicialmente, describió las tierras como pertenecientes a un continente desconocido para los europeos, pero luego se retrajo y dijo que pertenecían a Asia.

El 19 de agosto retornó a La Española para encontrar que la mayoría de los españoles allí asentados estaban descontentos. Colón intentó repetidas veces pactar con los sublevados, los taínos y los caribes. Algunos de los españoles que habían retornado se encargaron de acusar a Colón en la corte de mal gobierno. Los reyes enviaron a La Española al administrador real Francisco de Bobadilla en 1500, el cual a su llegada (23 de agosto) detuvo a Colón y a sus hermanos y los embarcó hacia España. Al llegar a España el recuperó su libertad, pero había perdido su prestigio y sus poderes.

Cuarto viaje (11 de mayo de 1502 – 7 de noviembre de 1504)

Exploró las costas de los actuales Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, así como el golfo de Urabá en la actual Colombia. Desde el golfo de Urabá intentó retornar a la Hispaniola, pero una tormenta lo hizo desembarcar en Jamaica donde permaneció hasta 1504.

El 20 de mayo de 1506 muere Colón en Valladolid.

Salamanca

En Salamanca colón tiene un monumento en la plaza que lleva su nombre, y una placa, en la logia de la entrada, recuerda su estancia en el Convento de San Esteban.

Escultura a Cristóbal Colón

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.

Noticias relacionadas