Romancero medieval de las Arribes

- en Historia
20

Romance de Flores y Blancaflor: Corporario(1910)

El romancero cristiano medieval y renacentista se conservó admirablemente en estas tierras de la Raya, alejadas de la mayor parte de las principales vías de comunicación.

Uno de los romances mejor conservados ha sido el de “Flores y Blancaflor” recogido en 1910 en Corporario con un apreciable grado de conservación, lo mismo en Mogadouro y Avelanoso en Tras-os-montes, por Federico de Onís:

1 Tan alta iba la luna como el sol al mediodía a pedir a dios del cielo y a Santiago de Galicia, a pedir a Dios del cielo que le diese un hijo o una hija para heredar el condado, que herederos no tenían.

2 Se sientan a merendar a la sombra de una oliva. al conde lo matan moros y a la condesa cautivan. Se la han de entregar a la reina de Turquía que dice que tiene ganas de una cristiana cautiva.

3 La reina estaba preñada, la condesa también lo iba; la condesa parió una niña. Las pícaras ,las comadres para ganar las albricias a la reina danle el niño y a la condesa la niña.

4 Ponía a contar la condesa, para cantar a la niña. “Morro , niña de mi alma, Morro, niña de mi vida; si estuviera en mi tierra rico bautizo te haría. yo te pusiera por nombre rosa de la Alejandría.

5 Como se llama mi madre, y una hermana que tenía; me la cautivaron moros día de Pascua florida, cogiendo rosas y flores de un jardín de una mi tía”. La reina estaba escuchando y d’esta suerte decía:

6 “Vuelve a cantar, la condesa, vuelve a cantar a la niña. Válgame Dios de los cielos y también Santa María; pensé de tener esclava y tengo una hermana mía”.

Este romance procede de una versión escrita en francés, posiblemente entre 1147 y 1150, pues lo menciona el trovador Girault de Cabreira en el Ensenhamen, que I. Cluzel fecha en 1.150. Aunque la crítica no se ha puesto de acuerdo sobre las fuentes de la obra que se han visto en la literatura española, parece ser que una fuente árabe es la que cuenta con más apoyos. La similitud con los Cuentos de las mil y una noches, y en especial con “Nima y Num” no es casual. La versión que nos habría llegado sería una adaptación hecha por un juglar errante, y hecha para el gusto de los peregrinos del camino de Santiago. La primera fuente escrita en España de este Romance, está en la “Estoria de España de Alfonso X”, en la que se inserta una historia completa de Flores y Blancaflor.

La extensión del romance fue muy alta, pues a principios del siglo XX está documentada en el Bierzo, Montaña de León, Tras-os-Montes, la Ribera salmantina,étc.

Autor

Redacción
Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.

Noticias relacionadas