Tomás Bretón

- en Historia
68
Escultura de Tomas Bretón

Tomás Bretón Hernández, (Salamanca, 29 de diciembre de 1850 – Madrid, 2 de diciembre de 1923); compositor y director de orquesta español, nacido en Salamanca.

Realizó sus primeros estudios musicales a pesar de la pobreza de su familia, en la Escuela de Nobles y Bellas Artes de San Eloy y más adelante estudió violín y composición en el Conservatorio de Madrid, donde fue discípulo de Arrieta, y formó parte de la orquesta sinfónica dirigida por Barbieri.

En 1872 logra el primer premio de composición y ejerce durante diez años el cargo de director de la orquesta del Circo Parish, para la que escribió bailables y pantomimas. El cargo lo compaginó con el de violinista de la Sociedad de Conciertos de Madrid. Junto al músico Chapi logró el primer premio de interpretación y de 1872 a 1876 realizó estudios sobre la composición de Zarzuelas.

Perseverante defensor de la ópera española, inició estas actividades con la titulada Guzmán el Bueno, que, tras larga espera, se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid el año 1875. Seis años después, siendo pensionado en la Escuela Española de Bellas Artes de Roma, empezó a componer la ópera Los amantes de Teruel, basada en el drama de Hartzenbusch. La obra, para la que él mismo escribió el libreto, se estrenó en 1889 en Madrid y Barcelona. Alcanzó tal éxito que Bretón hubo de representarla en las escenas de Viena y Praga.

Para el Liceo Barcelonés compuso la ópera Garín, de asunto catalán. La representación despertó singular interés en Barcelona, pues, además de basarse en la leyenda montserratina del personaje que da título a la obra, introdujo una sardana, cosa que constituyó una memorabilísima novedad. En la posterior producción operística de Bretón resaltó La Dolores, basada en un drama de Felín y Codina, que glosó costumbres y sentimientos de la tierra aragonesa; su jota amplia y vibrante, mantiene aún vivo un gran interés. La obra se estrenó en Madrid el año 1895. No lograron tanta fortuna posteriores óperas, como Farinelli y Tabaré. Entre sus zarzuelas, muy numerosas, destaca La verbena de la Paloma (1894), que sigue conservando su plena lozanía.

Bretón fue catedrático de composición y comisario regio del Conservatorio de Madrid, además de dirigir compañías de zarzuela en Madrid y Barcelona, e incluso llegó a dirigir la opera del real (1879-1880). En 1885 dirigió la Sociedad de Conciertos, fue profesor de conservatorio y en 1910 desempeñó el cargo de director del conservatorio.

La calle de la Alegría, donde nació, fue llamada calle Bretón en su honor, y también el Teatro del Hospital recibió en su honor el nombre de Teatro Bretón.

Operas y Zarzuelas

  • Guzman, el Bueno (1875)
  • Los amantes de Teruel (1889)
  • Garin
  • La verbena de la paloma (1894)
  • El Clavel Rojo
  • Covadonga
  • Marcha funebre en Honor a Alfonso XII
  • Las Dolores (1895)
0 0 votos
Valoración
1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios