El ejercicio físico nos hace más felices que el dinero, según un estudio

- en Salud
Deporte

El ser humano ha buscado durante siglos la felicidad, tratando de encontrar el camino que le permita alcanzarla. A lo largo de la historia, se ha considerado que la riqueza y el dinero eran los principales factores que contribuían a la felicidad. Sin embargo, los estudios más recientes sugieren que el ejercicio físico puede ser incluso más efectivo para mejorar nuestro bienestar emocional que el dinero.

El ejercicio físico influye en nuestra felicidad

En primer lugar, es importante entender por qué la gente ha pensado durante tanto tiempo que el dinero era el camino a la felicidad. La respuesta es sencilla: el dinero es un medio para conseguir muchas cosas que la gente considera importantes, como un hogar cómodo, buena alimentación, viajes, etc. Todo esto puede mejorar nuestra calidad de vida y hacernos más felices. Sin embargo, también es cierto que el dinero no puede comprar todo lo que la gente necesita para ser feliz. Por ejemplo, no puede comprar amor, salud o amistad, que son aspectos esenciales de nuestra vida emocional. Por eso, aunque el dinero puede ayudarnos a satisfacer nuestras necesidades materiales, no puede proporcionarnos una felicidad duradera.

Por otro lado, el ejercicio físico se ha convertido en un tema cada vez más relevante en la discusión sobre la felicidad. Según numerosos estudios, el ejercicio físico puede tener un efecto muy positivo en nuestra salud emocional y en nuestro bienestar general. Uno de los efectos más destacados es la liberación de endorfinas, sustancias químicas que se producen en nuestro cerebro durante el ejercicio y que están asociadas con una sensación de bienestar y euforia. De hecho, la liberación de endorfinas es uno de los motivos por los que mucha gente describe la sensación de «subidón» que experimenta después de hacer ejercicio. Esto significa que el ejercicio físico no solo mejora nuestra salud física, sino que también puede hacernos sentir mejor emocionalmente.

Además, el ejercicio físico también puede ayudarnos a reducir el estrés y la ansiedad, dos emociones que pueden afectar negativamente nuestro estado de ánimo y nuestra salud en general. Cuando hacemos ejercicio, nuestro cuerpo libera hormonas como la adrenalina y el cortisol, que nos ayudan a hacer frente a situaciones estresantes. De esta manera, el ejercicio puede ser una forma efectiva de controlar el estrés y la ansiedad, lo que a su vez puede mejorar nuestra calidad de vida.

Otro efecto del ejercicio físico es la mejora de nuestra autoestima y confianza. Cuando hacemos ejercicio y vemos los resultados, como una mayor resistencia, una figura más tonificada, etc., esto puede tener un efecto positivo en nuestra percepción de nosotros mismos. Además, el ejercicio físico nos permite establecer metas y objetivos alcanzables, lo que puede ser muy motivador y gratificante. Todo esto contribuye a mejorar nuestra autoestima y confianza, lo que a su vez puede hacernos sentir más felices.

Además de estos efectos directos del ejercicio físico en nuestra salud emocional, también hay otros factores que pueden contribuir a nuestra felicidad. Por ejemplo, hacer ejercicio regularmente nos permite socializar con otras personas que comparten nuestros intereses y objetivos. Esto puede llevar a la formación de relaciones sociales y la construcción de amistades, lo que puede aumentar nuestra sensación de pertenencia y conexión con los demás. Además, hacer ejercicio al aire libre también puede tener un efecto positivo en nuestra salud emocional, ya que nos permite disfrutar de la naturaleza y de la belleza del mundo que nos rodea.

Otro factor importante a tener en cuenta es que el ejercicio físico puede mejorar nuestra calidad de sueño. Dormir bien es fundamental para nuestra salud emocional y física, ya que nos permite recuperarnos del estrés y la fatiga del día. Cuando hacemos ejercicio, nuestro cuerpo se cansa y esto nos ayuda a conciliar el sueño más fácilmente. Además, el ejercicio también puede reducir la intensidad y la frecuencia de los síntomas del insomnio, lo que nos permite dormir mejor y más profundamente.

Finalmente, también hay evidencia de que el ejercicio físico puede tener un efecto positivo en nuestra capacidad para manejar y superar la depresión. Cuando hacemos ejercicio, se libera una sustancia química llamada BDNF, que está asociada con el crecimiento y la supervivencia de las células cerebrales. Esto puede mejorar nuestra capacidad para manejar la depresión y la ansiedad, ya que ayuda a reducir la inflamación en el cerebro y a mejorar la comunicación entre las células nerviosas. De hecho, algunos estudios han sugerido que el ejercicio físico puede ser tan efectivo como los antidepresivos para tratar la depresión leve a moderada.

Comprar productos para hacer ejercicio físico

[amazon bestseller=»zapatillas deporte»]

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.