Estreñimiento por estrés: qué es y cómo solucionarlo

- en Salud
estrenimiento

El estreñimiento por estrés se puede desencadenar por diversas razones. Por ejemplo, el estrés puede provocar cambios en la motilidad del tracto gastrointestinal, lo que puede resultar en una disminución del movimiento de los músculos del intestino y, por lo tanto, en la ralentización del tránsito intestinal. Además, el estrés también puede afectar la sensibilidad visceral, lo que puede llevar a una mayor percepción de la distensión abdominal y la necesidad de evacuar, lo que a su vez puede provocar retención de las heces por temor a la urgencia de la evacuación en momentos inoportunos.

El estreñimiento es un trastorno común del sistema digestivo que se caracteriza por la dificultad para evacuar las heces de manera regular y adecuada. Se considera que una persona padece estreñimiento cuando tiene menos de tres evacuaciones intestinales por semana o cuando las heces son duras y secas, lo que dificulta su eliminación. Una de las causas menos conocidas del estreñimiento es el estrés, que puede afectar negativamente al sistema digestivo y contribuir al desarrollo de este trastorno.

El estrés es una respuesta normal del cuerpo a situaciones de amenaza o demanda, ya sean físicas, emocionales o mentales. Sin embargo, el estrés crónico o prolongado puede tener efectos negativos en la salud, incluyendo el sistema digestivo. El estrés puede afectar la función del tracto gastrointestinal, ralentizando el paso de los alimentos a través del sistema digestivo y dificultando la eliminación regular de las heces.

El estrés también puede tener un impacto negativo en los hábitos alimentarios, lo que a su vez puede contribuir al estreñimiento. En situaciones de estrés, algunas personas pueden cambiar su alimentación, consumiendo alimentos poco saludables, altos en grasas, azúcares y bajos en fibra, lo que puede afectar la regularidad y consistencia de las evacuaciones. Además, el estrés crónico también puede afectar los patrones de sueño, lo que puede influir en la regularidad de las evacuaciones intestinales.

Síntomas del estreñimiento por estrés

  1. Dificultad para evacuar las heces de manera regular y adecuada.
  2. Heces duras, secas o difíciles de eliminar.
  3. Sensación de hinchazón abdominal o distensión.
  4. Malestar o dolor abdominal.
  5. Sensación de evacuación incompleta después de defecar.
  6. Necesidad de hacer esfuerzo excesivo durante la evacuación.
  7. Sensación de urgencia para evacuar, pero sin poder hacerlo.
  8. Cambios en los patrones de evacuación, como disminución en la frecuencia o consistencia de las heces.

Estrategias que pueden ayudar al estreñimiento por estrés

  1. Manejo del estrés: El primer paso para solucionar el estreñimiento por estrés es abordar y gestionar el estrés subyacente. Esto puede incluir técnicas de relajación, como la meditación, la respiración profunda, el yoga o el tai chi, que pueden ayudar a reducir los niveles de estrés y mejorar la función del sistema digestivo. Además, identificar y abordar las fuentes de estrés en tu vida, como el trabajo, las relaciones o los problemas emocionales, puede ser beneficioso para aliviar los síntomas del estreñimiento.
  2. Hábitos alimentarios saludables: Una alimentación equilibrada y rica en fibra es esencial para mantener un sistema digestivo saludable. Consumir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos, puede ayudar a mejorar la regularidad y consistencia de las evacuaciones. Además, es importante asegurarse de mantener una adecuada hidratación bebiendo suficiente agua a lo largo del día.
  3. Actividad física regular: El ejercicio regular puede tener un efecto positivo en la función intestinal, ya que estimula el movimiento del intestino y ayuda a mantener un tránsito intestinal adecuado. Realizar actividad física de forma regular, como caminar, correr, practicar deportes o hacer ejercicios de fuerza, puede contribuir a mejorar la función del sistema digestivo y prevenir el estreñimiento.
  4. Establecer rutinas regulares de evacuación: Establecer horarios regulares para ir al baño, preferiblemente después de las comidas, puede ayudar a entrenar al cuerpo para que tenga evacuaciones regulares. Es importante no ignorar la necesidad de evacuar y acudir al baño tan pronto como se sienta la urgencia.
  5. Evitar el uso excesivo de laxantes: El uso excesivo de laxantes puede tener efectos negativos en el sistema digestivo, ya que puede causar dependencia y dañar la función natural del intestino. Es importante utilizar laxantes solo bajo la supervisión de un profesional de la salud y como último recurso, cuando las estrategias de estilo de vida y alimentación no son efectivas.
  6. Reducción del consumo de cafeína y alcohol: Tanto la cafeína como el alcohol pueden tener efectos deshidratantes en el organismo, lo que puede empeorar el estreñimiento. Reducir el consumo de bebidas con cafeína, como café, té o refrescos, así como limitar la ingesta de alcohol, puede ayudar a mantener una adecuada hidratación y mejorar la función del sistema digestivo.
  7. Manejo de problemas emocionales: Las emociones y el estrés pueden tener un impacto significativo en la función del sistema digestivo. Si sientes que tus problemas emocionales, como la ansiedad, la depresión o el estrés, están afectando tu salud digestiva, es importante buscar apoyo emocional, ya sea a través de la terapia, el apoyo de amigos y familiares, o técnicas de manejo del estrés.
  8. Medicación bajo supervisión médica: En algunos casos, puede ser necesario el uso de medicación para tratar el estreñimiento por estrés. Sin embargo, esto debe ser siempre bajo supervisión médica y siguiendo las indicaciones adecuadas. Algunos ejemplos de medicamentos que se utilizan para tratar el estreñimiento incluyen laxantes osmóticos, lubricantes, estimulantes o ablandadores de heces. Es importante recordar que el uso de medicación debe ser considerado como último recurso y siempre bajo la supervisión y recomendación de un profesional de la salud.
  9. Biofeedback: El biofeedback es una técnica que utiliza dispositivos para medir las señales del cuerpo, como la actividad eléctrica del músculo, la presión arterial o la frecuencia cardíaca, y proporciona retroalimentación en tiempo real para ayudar a controlar estas funciones. Puede ser utilizado para ayudar a mejorar la función del músculo del esfínter anal y promover una evacuación regular y adecuada en personas que sufren de estreñimiento crónico.
  10. Acupuntura: La acupuntura es una técnica de medicina tradicional china que consiste en la inserción de agujas en puntos específicos del cuerpo para equilibrar el flujo de energía y promover la salud. Algunos estudios han demostrado que la acupuntura puede ser beneficiosa en el tratamiento del estreñimiento, ya que puede ayudar a relajar los músculos del intestino y mejorar la función del sistema digestivo.

Comprar un libro sobre estreñimiento por estrés

[amazon bestseller=»libro estreñimiento estrés»]

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.