La sequía deja a la vista las huellas de un dinosaurio en Texas

- en Sociedad

Este verano, las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones están siendo protagonistas. Como consecuencia, el mundo se enfrenta a una sequía extrema en todos los rincones del planeta. Esta sequía que acucia al río que fluye por el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, en Texas, el río Paluxy, ha sacado a relucir una serie de huellas de dinosaurios que vivieron en la zona hace más de 113 millones de años.

Este parque se encuentra en la zona interior del suroeste de Dallas, y en su día estuvo al borde de un antiguo océano.

Son huellas de tres dedos que bajan por la orilla del mismo río, las redes sociales del propio parque publicaron las imágenes. Según los expertos, es una de las series de huellas de dinosaurios más largas de las halladas en la historia. «La mayoría de las huellas que se han descubierto recientemente y que se han descubierto en diferentes partes del río en el parque, pertenecen al Acrocathosaurus. Este era un dinosaurio que, cuando era adulto, medía unos 4,5 metros de altura y pesaba cerca de siete toneladas», declaró la portavoz del parque, Stephanie Salinas García.

«Debido a las condiciones de sequía excesiva de este verano, el río se secó por completo en la mayoría de los lugares, lo que permitió que se descubrieran más huellas aquí en el parque», continuaba Salas. «En condiciones fluviales normales, están huellas tan recientes permanecerían debajo del agua y suelen estar llenas de sedimentos, lo que hace que queden enterradas y no sean tan visibles». 

Pero por mucho que la sequía haya sacado a relucir estas huellas, se prevé que las próximas precipitaciones las vuelvan a cubrir, ayudando a protegerlas de la intemperie y de la erosión. «Aunque pronto volverán a quedar enterradas por las lluvias y el río, el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios seguirá protegiendo estas huellas datadas de hace más de 113 millones de años, no solo para las generaciones actuales, sino también para las futuras», explicaba Stephanie Salinas García.

Pero Texas no es el único ejemplo en el que la sequía ha sacado al descubierto increíbles hallazgos. Al este del país serbio, la bajada de los niveles de agua del río Danubio, ha causado que decenas de barcos alemanes de la Segunda Guerra Mundial hayan salido a la superficie, algunos de ellos incluso cargados de munición.

También en nuestro país, el seco pantano de Valdecañas, en Cáceres, ha mostrado el dolmen de Guadalperal, también conocido como «Stonhenge español», una construcción megalítica de entre los siglos V y III a.C.

O en India, donde en el río Yangtze, se han encontrado estatuas budistas que se estima que pueden tener su origen hace 600 años.

 

5 1 voto
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios