José Ledesma Criado

- en Cultura
167
José Ledesma - Salamanca

Pepe Ledesma, como se le conocía en Salamanca, nació en esta ciudad en 1926 y murió el 20 de diciembre de 2005 en Alicante de un aneurisma cerebral mientras se encontraba de vacaciones. Fue uno de los poetas contemporáneos  que aglutinó la vida literaria salmantina. Estudió derecho y fue Doctor por la Universidad de la ciudad que le vio crecer.

Fundó con Juan Ruiz Peña la revista poética Álamo, así como el premio del mismo nombre y  la colección de libros que aportaron una dimensión notable a la actividad creativa.  Desplegó una amplia producción poética. Probablemente el libro de mayor aliento poético de José Ledesma fue Epistolario de un Recuerdo (1973), escrito en un momento de plenitud del poeta. Otros libros suyos fueron Ceremonial de urgencia (1968), Diálogo con España (1968), Libro de canciones (1970), Ceremonial (1974) o Poemas de Salamanca (1986).

Ledesma fue miembro de la Academia de Juglares de San Juan de  la Cruz de Fontiveros (Ávila), de la Academia Castellana Leonesa de Poesía y número de la Institución Gran Duque de Alba. Entre los galardones que ostentaba se encuentran el finalista del Nacional de Literatura (1978), el premio Ciudad de Guipúzcoa, el premio de Poesía Provincia de Segovia, el Ciudad de Irún o, en dos ocasiones, el prestigioso Ademar.

Gracias a él, desfilaron por Salamanca poetas como Dámaso Alonso, Luis Rosales, José Luis Cano, Luis Felipe Vivanco, Leopoldo de Luis, Celso Emilio Ferreiro o, entre otros, Gerardo Diego, quien, precisamente, calificó como “poesía nobilísima” los versos de Ledesma Criado.

Involucrado en la política cultural oficial de la Delegación Nacional de Cultura durante los años sesenta y setenta, José Ledesma aprovechó las posibilidades que ofrecía su cargo de delegado provincial para promover actividades poéticas cuyo mejor fruto fue el entorno de la revista, el premio y la editorial Álamo, con reconocida apertura a voces discordantes con el régimen franquista, como Aníbal Núñez, Paco Castaño, Juan Luis Fuentes Labrador y Paco Novelty.

En 1980 ganó el concurso para la creación del himno de la Unión Deportiva Salamanca compuesto junto a Jesús García Bernalt.

También quedó reflejado José Ledesma en  la última película de Basilio M. Patino Octavia, como el conversador incansable salmantino que quizá más lucía la capa de paño de Béjar en la época invernal.

Con la muerte de José Ledesma Criado, los poetas salmantinos quedaron huérfanos, al haber sido éste responsable de la dinamización literaria salmantina. El que versificó “Yo quisiera morir con los ojos abiertos” falleció una madrugada mientras pasaba unos días de descanso en la costa. Aunque el autor solía pasar sus vacaciones en la localidad portuguesa de Figueira da Foz, donde hay una plaza con su nombre.

Por su fuerte vinculación con el país vecino la mayor parte  de su obra se encuentra traducida al portugués.

Si paseamos por la calle San Pablo, podremos encontrar una escultura suya, del escultor Fernando Mayoral, en la que se le ve sentado al pie de la muralla, lugar donde solía descansar cuando daba sus interminables paseos por la orilla del río, en la que puede observársele con la típica capa charra que tanto usó. En este rincón dedicado a José Ledesma encontramos también un mural escultórico elaborado por Fernando Ledesma, hijo del literato. Se trata de un relieve de forja, donado por su autor, que se colocó en este lugar, en el homenaje dedicado al autor al  cumplirse diez años de su fallecimiento. Un acto en el que el dramaturgo Ángel González Quesada calificó como “un  llamamiento a reivindicar la cultura y la literatura como hecho de crecimiento de la ciudad”. Un crecimiento, que el poeta salmantino propició al atraer a la ciudad a grandes autores.

De allí en la muralla junto al río
los Olivos contemplan tu mirada
Descansa el alma y la voz,
resume el viento y la brisa de la tarde.

De la nube con su color de espuma
camina inexorable hasta el sueño,
como amarilla mancha de paloma,
como largo huir de soledades.

De allí en la muralla junto al río,
los Olivos contemplan tu mirada…

Principales Obras

  • Temblor de mis días (1964)
  • Los niños y la tarde (1967)
  • Biografía de urgencia (1968)
  • Poemas de Salamanca (1966)
  • Cronista de la muerte (Madrid, 1971)
  • Epistolario del recuerdo (1973)
  • Del amor y del silencio (1981)
  • Piedras albas (1990)
  • Color ceniza del agua (1997)
  • Memoria de la hiedra (2001)
  • Creo en el mar y sus orillas (2009) Recopilatorio póstumo de poemas inéditos.

Autor

Virginia Seguín
Periodista licenciada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Máster en Comunicación en entornos digitales por la Universidad Camilo José Cela.

Noticias relacionadas