El Salamanca UDS se abona a una épica que ya cansa

- en Deportes
roberto

Vamos a ver. El fútbol no son matemáticas. Eso es algo, aparte de constatable, obvio. Tiene ese componente emocional que hace que los aficionados se levanten de sus asientos, no cenen si pierde su equipo o se peguen una buena fiesta si gana. Una de las partes fundamentales en el fútbol es tirar de épica, sobre todo cuando un equipo tiene que remontar.

Precisamente a eso tiene que apelar el Salamanca UDS el próximo domingo para pasar la primera eliminatoria del ‘play-off’ de ascenso a Segunda RFEF después de caer de forma estrepitosa ante el Real Ávila en el Adolfo Suárez. En este caso, la afición, que ya empiezo a pensar que atraviesa un preocupante proceso de enajenamiento, se muestra incluso satisfecha porque un equipo como el Salamanca UDS jugó unos minutos bien. Es decir, el típico jugamos como nunca, perdimos como siempre. En un ‘play-off’, como dijimos en la previa, es fundamental dominar las dos áreas y el Salamanca UDS no dominó ninguna ante un Real Ávila que, de la mano del Chino Zapatera, supo lo que hacer en cada momento. Podemos poner todos los paños calientes que queramos, pero eso es un fracaso en toda regla. Por suerte es un fracaso reconducible.

Me hace gracia cuando alguien dice… “llegó tres veces y marcó dos goles…”. Claro. Es que de eso se trata. Eso es leer un partido, en especial un partido ‘a cara de perro’, donde no hay segundas oportunidades… salvo en el caso del Salamanca UDS, que puede tener la segunda oportunidad de la vuelta en casa. Y por eso, el seno del equipo charro parece una auténtica balsa de aceite. Aquí nunca pasa nada. Como la afición va a estar ahí… Como la afición confía en el equipo… Con qué poco se ilusionan estos aficionados que merecen infinitamente más de lo que reciben.

Pues a poner en marcha la maquinaria de la épica otra vez sin darnos cuenta que, en ocasiones, empieza a aburrir. A mí dadme, por favor, el rodillo del Barça de Cruyff, del de Guardiola, del Madrid de la Quinta del Buitre, del Madrid europeo. A mí dadme ese ‘aburrimiento’. Dejadme en paz de épicas y mandangas, porque lo único que estáis consiguiendo es que cada vez confíe menos y me aburra más. Que sé que soy una isla y que soy un poco gruñón, pero ya me merezco, al menos esta temporada, ir al Helmántico y ver al Salamanca UDS ganar desde el minuto 1 al 90. Como se dice en términos taurinos, someter al rival. Hilvanar jugadas, ¡qué palabra más bonita!, trenzarlas. Jugadas de treinta toques, llegar con el balón jugado desde la portería propia a la rival, golear. No pasar apuros y salir del estadio con un par de kilos más que cuando entré en él. ¿Dónde coño está el ADN ese que tanto predican si yo no lo veo por ningún lado?

Ni más ni menos. Ahora, en vez de esperar con tranquilidad al domingo y disfrutar, nos tocará vivir una semana de tensión, con esa épica que, hombre, les voy a ser sincero, en grandes ocasiones o en categoría elevadas, me pone tontorrón, pero que aquí, en la quinta división del fútbol nacional, una regional sin más, me aburre bastante, tanto como la autocomplacencia que observo.

Tal vez se deba al barullo institucional, al futuro siempre (o al menos desde hace unos años) incierto, a que el propio presidente daba por tirada la temporada hace unos meses. El caso es que aquí parece como si nunca pasara nada. Y sí, si pasa. Para muchos centenares de salmantinos pasa. Mucha gente siente ese escudo y esa camiseta como si la hubiera vestido en cuerpo propio durante años. Muchos lo sienten como parte de su vida. Y por ello, aunque muchos de ellos son felices en esta nada épica, también merecen una buena alegría, también merecen tranquilidad. También merecen percibir que lo que parece desde fuera, es en realidad. Porque son ya muchas temporadas en las que las expectativas acaban terminando en desidia y decepción. Y, por si fuera poco, anuncian el precio de las entradas para que se vuelva a enrarecer el ambiente.

El domingo es el Día de la Madre. Pensemos en ellas y en hacerles el mejor regalo y que lo disfruten. Bonita promoción habría sido invitarlas, pero no. Me da que cuando han puesto los precios no han pensado en ello (a lo mejor rectifican en estos días); ni en que Unionistas, que lleva cinco victorias seguidas y está a un paso de hacer historia metiéndose en el ‘play-off’ de ascenso a Segunda División, juega a la misma hora; ni que esa misma tarde Perfumerías Avenida se juega la Liga Femenina (ahí es nada), ni que es el día que es… o, lo que es más grave… a lo mejor sí han pensado… Esperemos que, al menos, nuestros jugadores no sean unas madres como lo han sido en muchos momentos de la temporada (en Ávila sin ir más lejos).

En fin, paciencia durante la semana, buen juego en el partido y suerte en el resultado que a mí, eso de la épica, ya no me motiva en absoluto.

Autor

Periodista y comunicador. Licenciado por la Universidad Pontificia de Salamanca.