Pasa “JEFE” a “LIDER”: Fomenta el bienestar emocional en el trabajo

- en Empresas
lider remando equipo salamanca

Seguro que te has preguntado alguna vez cual es la importancia del bienestar emocional en el trabajo. Y es que la salud mental en el entorno corporativo es un tema complejo y existen muchas maneras de fomentarla, así como muchos factores que pueden ponerla en riesgo. Los jefes, o mejor los lideres o lideresas, no son los únicos responsables del bienestar psicológico de sus empleados pero sí tienen un papel importante, a través de su actitud, su conducta y su estilo peculiar de liderazgo en el fomento de dicho bienestar.

A continuación comparto contigo cinco sugerencias que he aplicado con equipos propios y ajenos, que te recomiendo tener en cuenta para potenciar el buen ambiente en el trabajo; recuerda que tu empresa, sea del tamaño que sea, es como una barca en el mar donde la fuerza y disposición de cada uno es importante para que avance y llegue a buen puerto.

1. Promueve la comunicación saludable

Habla correctamente, detecta posibles malas prácticas en cuanto a la comunicación oral y escrita dentro del equipo para mejorar el bienestar emocional en el trabajo. Desde la autenticidad, responsabilízate de contribuir a un buen ambiente. Recuerda que, aunque tú no lo notes, la gente se fija en cómo entras, cómo te vas, cómo hablas y qué diferencias haces al dirigirte a cada persona del equipo. No te conviertas en un autómata, utiliza métodos de comunicación eficientes y no invasivos y escucha activamente a los miembros de tu equipo.
Escucha, da ejemplo y recuerda que detrás de cada empleado hay una persona.

2. Infórmate y fórmate

No te conformes con tu presunta buena intuición y talento sobre lo que es ser un buen jefe. Fórmate acerca de cómo promover la salud psicológica en el entorno laboral, cuáles son los principales factores que la ponen en riesgo y cómo todo esto es aplicable al equipo del que tú eres responsable. En la medida en que aprendas y pongas en práctica lo aprendido, tú crecerás personalmente y harás crecer a tu equipo.

3. Marca unos límites claros y asertivos para mejorar tu relación con los demás

A través de tu comunicación verbal y no verbal puedes marcar unos límites agresivos y convertirte en alguien distante, o bien unos límites protectores para ti y tu interlocutor que no os incomoden a ninguno de los dos. Recuerda que tú eres el responsable del equipo, no puedes abusar de tu autoridad y tampoco permitir que esta sea menoscabada por un subordinado boicoteado. Tampoco te pases con el protagonismo: repártelo.

4. Sé un buen ejemplo

Tienes la autoridad para exigir a otros aquello que tú no haces, pero es más probable que lo hagan si ven que tú también lo haces. Y, lo que es más importante, es mejor para su motivación y para su bienestar emocional en el trabajo, saber que tú te implicas tanto o más que ellos en el trabajo. Esto vale para ser puntual, disponer de tiempo personal, ir vestido de una manera u otra u obtener privilegios ajenos al cargo de cada uno.

5. Humaniza

Recuerda que detrás de un trabajador hay una persona. Somos humanos, no máquinas. Eso quiere decir que todos tenemos una vida al margen del trabajo, todos tenemos días buenos y malos y todos somos imperfectos. Cuida de la gente, dales espacio, demuéstrales que les escuchas y que tienes en cuenta lo que te proponen o lo que te piden, aunque no siempre puedas satisfacerlo. No abuses de las personas ni les exijas más allá de lo que es objetivamente justo ya que eso perjudica su bienestar, es malo para el equipo y a ti tampoco te gusta que tus propios superiores lo hagan contigo. No permitas que el trabajo os deshumanice.

Pon en práctica estas sugerencias, cada día, incorporándolas a tu forma de ser, paso a paso te iras convirtiendo en esa lideresa o líder con quienes todos quieren trabajar, con empleados y colaboradores motivados y con clientes satisfechos; lo que te hará disfrutar de grandes resultados, no solo para ti… sino para todos los que te rodean

Autor

Empresaria, conferenciante, mentora y coach de mujeres en España y Latinoamérica. Directora de IDEHA: Instituto de Desarrollo Humano Avanzado.