Llegó septiembre

- en Firmas
Otono en Isla del Soto 18

Y pisé las quitameriendas.
Aquellas flores malvas que yacían en la hierba,
con un tallo largo, jugoso y blanco.
Con su forma acampanada anunciaba que el verano estaba acabando.
Las zarzas inundadas de moras,
de un intenso y brillante color violado,
endulzaban los solitarios caminos secos y largos.

El sol avanzaba cada vez más rápido,
es como si tuviera prisa,
y el calor se lo llevaba consigo bien temprano.
El reflejo del agua pálido, tornó de un azul cristalino a un desvaído azulino.
Las risas ya no huelen a rosas,
los juegos estivales ya no se sienten ni se tocan.

Y llegó septiembre robando las faldas cortas,
los besos apasionados de unos adolescentes,
en la esquina abandonada de una casa de pueblo empedrada.

Desplumando los continuos baños de aquellos niños de piscina y playa.
Hurtando poco a poco la serotonina,
buscando otros proyectos para poder suplir aquella falta de energía.
Y sin casi esperarlo, llegó septiembre.

Autor

Escritora. Autora del poemario "ALMA"