Ni solos en el universo ni sobrevivir como especie

- en Firmas

Cuando mis lectores/as vean la foto que ilustra mi Blog de hoy y lean el título, seguramente pensarán que me ha invadido una corriente de pensamiento negativo para hacer este tipo de afirmaciones. Pero les pregunto: ¿nos estamos autodestruyendo como civilización? ¿No es que hemos llegado a niveles de desarrollo tecnológico impensables hace tan solo una década, aunque la igualdad, la justicia y la equidad siguen estando lejos de los niveles mínimos aceptables para una sociedad desarrollada?

Hemos recorrido un largo camino para llegar a los niveles de desarrollo tecnológico de los que disponemos hoy. Nos miramos al ombligo y nos decimos que somos la única especie en el planeta que puede manipular el entorno y entender buena parte de lo que le rodea. Eso sí…hasta que sucede un Tsunami o un terremoto.

Pero ¿hemos llegado al máximo de inteligencia o hay otras civilizaciones en el universo que nos superan en tecnología? Y lo que es importante para que midamos las consecuencias del desarrollo de nuestra especie o de cualquier otra, es que no solo hay que mirar su crecimiento y expansión según la tecnología que haya logrado. También hay otros valores a tener en cuenta, como son la ética y la moral. O sea, el progreso social y moral que es el que debe cubrir las necesidades de los ciudadanos de todos los países que conforman esa civilización. Las sociedades corruptas e insensibles a los demás se estancan en el tiempo.

Las desigualdades sociales y la falta de inclusión (temas tan en boga en el presente) junto a la lucha por la igualdad de género del que la mujer fue postergada durante siglos en la evolución de nuestra civilización, son todos ellos claros ejemplos de estancamiento y generación de conflictos sociales.

Cuando aún estamos luchando por un liderazgo más transformacional, integrador e inclusivo, no podemos jactarnos de que somos en términos de civilización una muy avanzada.

¿Por qué decimos esto? En primer lugar, no pensemos como que somos habitantes exclusivos de la galaxia. Por ello, ya en 1961 Nikolái Kardashov (1932- 2019) que fue un astrofísico ruso y el segundo director del Instituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia, obsesionado e intrigado por la vida extraterrestre, desarrolló lo que se conoce como “La Escala de Kardashov” que es un método para medir el grado de evolución tecnológica de una civilización.

Sin duda, si nos miramos hoy como especie, hemos alcanzado un punto clave en la civilización humana. Claro, una vez más creyendo que somos únicos, exclusivos y los mejores. Pero la ciencia lo ve de otra manera. Por ejemplo, el reconocido físico teórico Michio Kaku, afirma que los siguientes 100 años en la ciencia determinarán si sobrevivimos como especie, o nos extinguiremos. En otras palabras, podremos llegar a las estrellas, o permaneceremos como una civilización Tipo 0. ¿Por qué 0?

La escala de Kardashov lo explica, ya que se desarrolló como una forma de medir el progreso tecnológico de una civilización, basada en la cantidad de energía que tiene a su disposición. Los tipos de civilizaciones según Kardashov se clasifican del Tipo I al Tipo V y nuestra civilización se queda en 0. Es que no llegamos ni al Tipo I.

Voy a darles una buena y otra mala noticia. Es cierto, nuestro nivel de crecimiento de la ciencia y la tecnología es de tipo exponencial, al menos para nuestro conocimiento científico aplicable aquí en la tierra. Esta es la buena. Pero las desigualdades y una moral en nuestra especie no acorde con aquel nivel de desarrollo alcanzado, nos está condenando a la autodestrucción. Esta es la mala.

¿Es que soy pesimista? Para nada. Soy realista, basta ver la locura que está siendo en 2022 la Guerra de Ucrania. Se está arrasando un país. Y esto es perfectamente extrapolable a otras regiones del globo, si la insensatez de unos pocos líderes mundiales prevalece. Hasta ahora siempre ha ocurrido que aflora sentido común y dignidad humana en alguien (país o grupo de países, como fue el caso de los Aliados contra el Nazismo durante la Segunda Guerra Mundial) que se enfrentan al monstruo de turno para defender la vida y la libertad. Pero puede que ocurra en algún momento años adelante que nadie mueva un dedo y la destrucción que arrancó en una región se extienda y se agrave su intensidad destructiva global.

Seguramente, según entienden algunos científicos muy destacados, no cabe duda que hay actualmente y habrán existido también en el pasado, civilizaciones galácticas tecnológicamente mucho más avanzadas, que están a cientos de miles o incluso millones de años por delante de la nuestra.

Las que se supone habrán desaparecido tuvieron que enfrentarse a luchas internas por desigualdades muy importantes entre las poblaciones que vivían en esos planetas y o espacios compartidos de la galaxia en la que se encontraban. Porque se cree que, si el desarrollo tecnológico no iba acompañado de una moral y principios de actuación acorde con ese estatus, antes o después dichas inequidades se habrían convertido en el germen de la autodestrucción, básicamente por guerras y también por la desigualdad que habría generado enfermedades y expuesto a las poblaciones a catástrofes que solo los más preparados podían sobrellevar.

John Glenn (1921-2016) fue el primer astronauta estadounidense en hacer un vuelo orbital en febrero de 1962 y mientras circunvalaba la tierra dijo: “doy vueltas y vueltas y no veo fronteras”. Vaya ironía, cuando no hay en el presente fronteras para la ciencia y la tecnología que son las que nos permiten el desarrollo de las naciones, sí las imponemos desde las políticas, las mediocridades y miserias humanas. El universo no tiene fronteras, el conocimiento tampoco, pero no saldremos de la burbuja que nos lleve a la autodestrucción si no hacemos un desarrollo acompasado de la dignidad humana, sus derechos, su justicia e igualdad, así como inequidades ampliamente postergadas, que terminarán condenándonos a que no podamos superar el Tipo 0 de la escala de Kardashov. ¡Y esto sí que me hace ser pesimista!

 

 

 

 

Autor

Vicepresidente del FORO Ecofin y director de www.ecofin.es , CEO de www.demuestra.com, Presidente del Instituto Ecofin de Liderazgo, coordinador académico de la Red e Latam del grupo Media-TICS.

Noticias relacionadas

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios