Santa Teresa de Jesús

- en Historia
Escultura de Santa Teresa de Jesús

Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada (Ávila, 28 de marzo de 1515 – Alba de Tormes, 4 de octubre de 1582).

En 1527, falleció su madre, sumiendo a la pequeña en una gran pena que reflejaría con gran serenidad en su biografía, titulada «Libro de la vida«. Cuando Teresa tenía 15 años, su padre la envió a estudiar al convento de las agustinas de Ávila. El 3 de noviembre de 1532 tomó los hábitos.

Según cuenta en sus memorias, en 1541 -año de la muerte de su padre- tuvo la primera aparición de Cristo cuando rezaba ante un crucifijo sangrante. Desde ese momento evitó las visitas y se sumió en una vida de penitencia, mortificación y oración constantes. Su relacion con Alba de Tormes implicó la fundación del Convento de la Anunciación en 1571. Cuando acudió a Alba para la elección de una nueva priora fue cuando su salud empeoró y falleció el 4 de octubre de 1582 en el Convento de la Anunciación de esa localidad.

Nueve meses después, abrieron el ataúd, diseccionaron una de sus manos, la enviaron a Ávila y el padre Gracián le cortó el dedo meñique. En 1585, su cuerpo encontró sepultura definitiva en el convento de San José de Ávila. Durante esos traslados, se sacaron varias reliquias: el corazón y el brazo izquierdo están en Alba de Tormes.

Su cuerpo esta enterrado en Convento de la Anunciación de Madres Carmelitas en Alba de Tormes, en un arca de mármol guardado por nueve llaves, tres las guarda la duquesa de Alba, otras tres las monjas y otras tres el confesor de las monjas. Sus restos se encuentran divididos: el pie derecho y parte de la mandíbula están en Roma, la mano izquierda en Lisboa y el ojo izquierdo y la mano derecha en Ronda. Además del corazón que se encuentra en la Iglesia de la Anunciación en Alba de Tormes.

Canonizada en 1622 por el papa Gregorio XIII, fue la primera mujer que logró el grado de Doctora de la Iglesia Católica y los títulos de patrona de los escritores españoles, capitana de los reinos de España y doctora por la Universidad de Salamanca cuarenta y ocho años antes de que fuera beatificada. El 9 de octubre de 1641, Salamanca y Alba de Tormes deciden festejar la fiesta de Santa Teresa el 15 de octubre.

Santa Teresa y la Casa de Alba

Santa Teresa mantuvo a lo largo de su vida una estrecha relación con la Casa de Alba. En especial con la Duquesa María Enríquez de Toledo, esposa del Gran Duque de Alba, Don Fernando. Esta relación fue determinante para el hecho de que la santa falleciera en Alba de Tormes. Tal circunstancia se produjo cuando Teresa, que sintiendo cercano ya el momento de su muerte iba camino de su ciudad natal, Ávila, no dudó en acudir a la llamada de la Duquesa, que la reclamó para que asistiera al nacimiento de un nieto. Tras empeorar su estado de salud y permanecer sus últimos días en cama, falleció a las 9 de la noche del 4 de octubre de 1582 en una celda del monasterio de las MM. Carmelitas.

Puede parecer extraño que una santa que tuvo la austeridad y sencillez como norma de vida, mantuviera, a lo largo de buena parte de ella, esta estrecha relación de amistad con una de las dinastías nobiliarias más poderosas -y ricas- del momento. Pero así fue. Este vínculo tuvo una importante repercusión en la labor fundadora desarrollada por Santa Teresa.