Descansa en Paz Víctor

- en Hosteleria

Me quedo huérfano de muchas cosas pero, en vida, tú te encargaste de dejarme la despensa tan llena de vivencias, recuerdos, risas y abrazos, que jamás te voy a olvidar. A ti y a tu forma de entender y vivir la vida.

Los paseos por el Mercado de Abastos, los helados en tu casa, los videos que grabamos, los concursos de pinchos o los talleres infantiles no volverán a ser los mismos. Contigo todo el tiempo se convertía en poco. Contigo siempre era demasiado pronto para despedirnos, aunque fuera demasiado tarde para las cosas importantes. Por eso esta despedida duele tanto y por eso me va a costar acostumbrarme a una vida sin ti. Sin mi otro padre. El gastronómico.

Se va el hombre que puso en el mapa la gastronomía de Castilla y León consiguiendo la primera estrella Michelin para nuestra comunidad, en tiempos de los que ya nadie se acuerda. Se va el hombre que, junto con Margarita, enseñó a comer y a comportarse en la mesa a varias generaciones. Se va el hombre al que todo el mundo quería. Se va el hombre que escribió los primeros versos de los buenos tiempos que estaban por llegar. Pero sobre todo se va la persona más limpia que he tenido la suerte de conocer: el hombre de la sonrisa eterna, la educación exquisita y el corazón de oro. Se va como siempre fue: elegante, discreto y humilde.

Te vas sin el reconocimiento que mereces: de tu ciudad y de tu tierra. Aunque tú siempre me decías que no necesitabas nada e incluso me lo llegué a creer, al vivir de cerca el respeto de todo el sector, el cariño que te tenía todo el mundo y sus sonrisas cómplices cuando pasaban a tu lado. Pero no. La deuda existe, aunque te hayas ido sabiendo que estarías con nosotros para siempre, porque todos somos mucho mejores gracias a ti. Tu recuerdo y tu legado nos hacen más grandes.

Hasta siempre amigo.

Te quiero.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios